cabezal
logo introduccion 2
Pin It

eschatus

HE ESCRITO EL 19 DE DICIEMBRE DE 2020:

"LA VERDAD SERÁ DIVULGADA A TRAVÉS DE LOS TECHOS DE LAS CASAS" (Mateo 10,27). ASÍ GRITÒ JESÚS CRISTO HACE DOS MIL AÑOS CUANDO PROFETIZÓ QUE SU MENSAJE, SUS ENSEÑANZAS, SUS PROFECÍAS SERÍAN DIVULGADAS A TRAVÉS DE LOS TECHOS DE LAS CASAS, ES DECIR, DE LAS ANTENAS, DE LAS RADIOS Y DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MODERNOS.
HOY HA SUCEDIDO DE NUEVO CON UNA TRANSMISIÓN DE ERIKA PAIS, ENTREVISTADA POR AGUSTÍN SAIZ.
EL GRAN PERIODISTA URUGUAYO JEAN GEORGES ALMENDRAS, AMIGO MÍO, HA ESCRITO UNA EXTRAORDINARIA Y MARAVILLOSA CRÓNICA.
EN FE
G. B.

19 de Diciembre 2020

Libre diálogo sobre un contacto masivo que será un acto de justicia
La espiritualidad más profunda a través del mundo de hoy
Erika Pais operadora del Cielo, en Radio AM 660 de Campana, junto a Agustín Saiz.

Por Jean Georges Almendras

Parecía que no había ni micrófonos, ni cámaras. Más bien, se asemejaba a un encuentro entre amigos, en algún lugar del planeta. Agustín Saiz, como anfitrión de un programa radial que se emite semanalmente en la provincia de Buenos Aires, Argentina, por radio Amplitud AM 660 y por Facebook, y Erika Pais, como invitada especial, hablando desde Montevideo, Uruguay.

Ella en Sudamérica, desde hace más de 15 años, es una de las más cercanas colaboradoras del estigmatizado y contactado (y periodista Antimafia) Giorgio Bongiovanni. Es además, una incondicional operadora de la Verdad. Una mujer de personalidad dominante, pero que se torna en extremo sensible y en extremo seductora, especialmente a la hora (o en el momento) de hablar de la obra espiritual del Cielo, o de los seres de otros mundos, no sin antes barajar con su voz (sin remilgos ni disimulos) un tono muy crítico dirigido a una humanidad loca y redoblada de incoherencias (y especialmente de injusticias y de imperios autoritarios). Es una firme activista (y filósofa) de la espiritualidad combativa y en consecuencia, es portadora de una visión muy rica y muy polifacética (y en ocasiones muy sabia) de las enseñanzas del Cielo. Pero fundamentalmente, y así lo recalcó en los inicios del coloquio con Saiz, es una eterna agradecida por “tener la dicha de estar cerca de Giorgio”.
Erika Pais habló frontal y sinceramente con Agustín, quien también tiene en su haber algunos años de vida de Obra, de búsqueda espiritual y de desencuentros con la sociedad moderna y esta humanidad disonante y superflua. Ambos, literalmente, construyeron un espacio de diálogo, revelador por excelencia. Pero, además, o casi sin pensarlo, incursionaron en las más recónditas verdades del Universo, preguntándose y respondiéndose, sobre temas que son comunes a todos, pero que no a todos llegan o calan en igual grado de intensidad.
La presencia de los seres cósmicos, los contactados (particularmente Antonio Urzi), el contacto masivo que se avecina y el hombre moderno viviendo el día a día en ese marco de revelaciones y de verdades del Cielo, fueron algunos de los temas que se trataron en los 90 minutos que demandó el programa. Un programa más de este Tercer Milenio, signado por el Cielo, en el que la espiritualidad les salió a ambos a borbotones, por todos los poros, y donde las palabras se fueron amoldando (libres) a los insistentes anhelos de despertar conciencias. Un programa de radio que resultó ser muy saludable (para el alma) y muy clarificador para la mente humana, pero especialmente muy oportuno, para los tiempos que corren, porque en esencia fue un muy buen grano de arena de apoyo sin reservas, a las causas en favor de la vida y de la justicia, diseminadas por el mundo.



“Estar contigo Erika, es como estar con Giorgio, por la sintonía que tienes tú con él, en todos estos años cerca suyo; y por estar tú en esa sintonía seguramente podrás hablar de muchos temas. ¿Estás preparada?”, puntualizó Agustín.
Hablaron sin tapujos, de todo aquello que sumerge al hombre moderno en los agujeros negros de la desidia y de la indiferencia. Confrontaron a las insidiosas mentes que no comprenden la razón de ser de una espiritualidad que más tarde o más temprano se torna revolucionaria. Y por si fuera poco, no solo encararon juntos la tarea de compartir, con la audiencia, la visión que tiene el Cielo de esta humanidad y de este presente, sino que además, juntos, desgranaron las bondades y las múltiples interpretaciones y verdades sobre el inminente contacto masivo con los seres de otros planetas. Anunciándolo, con naturalidad majestuosa.
“Giorgio nos enseñó a no cerrarnos en los hechos concretos, sino más bien a dispersar la mirada un poco más hacia el horizonte” dijo Erika. Y más tarde, hablando de la realidad extraterrestre, puso proa a la vida de contactado del estilista italiano Antonio Urzi, señalando: “Fui testigo muchas veces de sus experiencias. No es para guardarnos para nosotros mismos esas experiencias, por eso las divulga. Y muchos de estos contactos han sido anunciados por Giorgio. Los que estamos junto a Giorgio podemos avalar todo esto”

Enseguida Agustín profundizó preguntando: ¿El contacto es con toda la misión de Giorgio Bongiovanni?. Sobrevino la contundente respuesta de Erika: “El hecho de que se contacten con alguien de la comunidad de Giorgio es, de alguna manera una metodología precisa, para decir que es Giorgio el centro de todo aquello que anunciamos y de los mensajes. Pero para hacerlo más creíble entre comillas el Cielo opta para que el contactado sea Antonio Urzi, otra persona diferente a Giorgio, pero guiado por él. Así se expresan los frutos. Antonio Urzi es un fruto de Giorgio. Las mejores y mayores experiencias de avistamiento han sido cuando él ha estado en sintonía con Giorgio. Y es Giorgio quien muchas veces le ha dicho que va a filmar naves, porque recibió un mensaje”.
Agustín, en su circunstancial misión de comunicador, como integrante de la Obra espiritual que es, supo llevar el diálogo para ir redondeando las aristas que más polémicas han dejado en nuestra sociedad, al momento de conocer el mundo de los contactados extraterrestres.
¿Tenemos que diferenciar este contacto de los otros contactos, porque este se inscribe en una comunidad con una metodología de denuncia de la mafia, por ejemplo? ¿En una comunidad que ejercita una cultura cristiana no religiosa, es decir, dentro de una metodología diferente?” fue el planteamiento de Agustín. Y ésta fue la precisa respuesta de Erika: “Se produce el contacto porque se produce todo lo demás que mencionaste. Cuando hablamos de la Obra de Giorgio Bongiovanni, hablamos de la Obra que está compuesta por un mensaje que creemos que viene del Cielo y que es otorgado a Giorgio, pero a su vez ese mensaje se expresa en la materia, en la vida cotidiana, con acciones a favor de la vida. Se expresa a través de la lucha social, y como decías, a través de la lucha contra la mafia o el narcotráfico o contra la energía nuclear. Así se expresa, en la práctica. Y como nuestro mensaje está sí o sí en contacto con estos seres, con estas potencias, y desde siempre es que ahora vamos a un momento culminante: el momento de un contacto masivo”

Aspectos relacionados estrechamente con el voluminoso material gráfico de Antonio Urzi , cerca de 7000 registros, desde el año 2003 aproximadamente, siguieron sobrevolando en torno al espacio radial, que en definitiva significó un acto más de compromiso espiritual, de Agustín y Erika, en sintonía con la Obra de Giorgio Bongiovanni junto a una audiencia literalmente atrapada por el intenso fluir de conocimientos y de apreciaciones.
Una y otra vez, Erika fue aclarando aguas sobre los contactos, y en un determinado momento aludió a las filmaciones de Urzi, no específicamente de naves, sino de imágenes, como, por ejemplo: un niño Jesús en brazos de la Virgen, evidencia que oportunamente se hizo pública.

“Estas imágenes son una suerte de mecanismo de preparación. Nos introducen a que mentalmente nos despeguemos de pensar solamente que el “fenómeno “ se termina en las naves y los seres extraterrestres, porque ellos son capaces de hacer lo que sea. De prepararnos a nosotros al evento de contacto, para que los aceptemos por conciencia y no por miedo, plegándonos a sus valores morales, científicos positivos que ellos ejercen. Al poner una figura cristiana (para ser filmada por Antonio Urzi, por ejemplo) significa que nos están diciendo que ellos también siguen al Cristo. Ellos siguieron sus enseñanzas. Ellos nos preparan al contacto, con naturalidad”.

La reflexión no escatimó analogías, en la boca de Erika, aludiendo a las vivencias de los indígenas cuando vieron venir españoles, con sus barcos y sus indumentarias, su cultura, y su forma de vida.
“Yo pensaba en el contacto de los indios con los españoles. De la misma forma se producirá el contacto con esas civilizaciones que viven más allá de nuestro planeta. Por aquellos días, los pueblos originarios, por contactos que tenían con otras culturas, otros marineros, tenían información de que había barcos y personas blancas extrañas. Tuvieron elementos suficientes para proveer de que estas civilizaciones de blancos iban a llegar a sus costas. Y entonces tenían cierto recelo. Nosotros, hoy, somos tan básicos, que no vemos esos elementos que nos indican que este contacto se acerca. Hoy, no lo queremos asumir. Hay de todo: avistamientos, naves, fotos, videos, hombres de gobierno que están reconociendo que hubo contactos con naves. Hay elementos de sobra sobre un contacto masivo. Seguir negándolo es cosa de personas básicas. Entonces ellos se bajan a nuestro nivel y nos muestran naves o imágenes relacionadas con el cristianismo”.
Los miedos del hombre no estuvieron ausentes, en el ping pong de preguntas y respuestas, entre Agustín y Erika. Juntos se sumergieron en las profundidades de la condición humana y entonces la reflexión de la colaboradora de Giorgio Bongiovanni rasgó el silencio de hombres y mujeres, que, por generaciones, optaron por hacer a un lado los verdaderos motivos por los cuales tomaron prudente distancia de la posibilidad de un contacto masivo.
“Tenemos miedo porque parecería que nos vienen a conquistar desde el espacio. Y eso pasa porque la historia de la humanidad está repleta de conquistas, y siempre la civilización que tenía más poder, sometía a la más débil. Obviamente, que la civilización que viene de las estrellas tiene más poder. Pero nosotros cometemos el error de querer interpretar los hechos de acuerdo a nuestras perspectivas, nuestras visiones, nuestros valores; creemos que nos vienen a conquistar, pero en realidad nos han demostrado que no es la conquista el sentimiento que los guía. Es totalmente al revés. A nosotros nos cuesta concebir el bien y que haya una civilización que evolucionó y que los valores de la hermandad, la vida, la solidaridad, están por encima. El miedo del hombre parte de ahí”.

Erika Pais resplandeció en semblante y se regocijó en palabras cuando tuvo que responder sobre si todos esos miedos del hombre podían estar relacionados directamente con el retorno del Cristo, con los sentimientos de culpa de la humanidad, por no atreverse a confrontarse con lo que es, es decir “con aquello de haber construido un mundo a espaldas de Dios” en palabras de Agustin.
“Este es un sentimiento solapado de culpa, de decir, mira todo el daño que hice. Estos seres vienen y además me dicen que ellos responden al Cristo, al Cristo que yo torturé, humillé, asesiné y sigo asesinando cada día, porque por ejemplo cada niño que muere es como matar cada vez al Cristo, cada bomba que se tira es matar al Cristo, cada guerra que se hace es matar al Cristo. Pienso que es un miedo porque el hombre (el que lee y el que no lee, pero que está metido en ambientes políticos o de poder) inconscientemente asocia que la venida de estos seres está relacionada con el juicio, con la venida del Cristo, pero no lo dicen públicamente. Pero ese miedo lo tiene adentro, inconscientemente. Estamos hablando, obviamente de algo que trasciende la lógica y el pensamiento. Si vienen estos seres, es porque detrás de ellos viene el Cristo. Es un miedo latente”.

¿Y el mundo de hoy? ¿Qué opinas Erika? Agustín Saiz lanzó al aire la pregunta.

“Sin querer entrar en el discurso religioso del Armagedón, la lucha entre el bien y el mal, pienso que, en las cosas pequeñas, en las decisiones pequeñas que debemos tomar, debemos pensar si hacemos daño o no, es como cuando evocamos aquello de que el valor que posees depende del lobo que has alimentado dentro porque, bueno ese es el lobo que ha alimentado esta humanidad. Esta humanidad, por ejemplo, cuando suceden cosas o acciones positivas las resalta, cuando en realidad hacer lo correcto y positivo deberían ser cosas naturales. Un niño que encuentra dinero y lo devuelve, lo multiplicamos en todas las redes como algo maravilloso cuando debería ser algo natural y normal hacerlo. Son ejemplos que demuestran la decadencia reinante de la humanidad. La humanidad que ha alimentado la destrucción, la necesidad de conquista. Estamos hablando de que debemos evolucionar más ahora, y esto de lo que hablamos es un rastro que nos queda de evoluciones anteriores, el razgo animalesco, esa necesidad de mantenerte vivo, ese instinto de supervivencia que lo llevamos muy marcado adentro, que es un sentimiento básico”.

Recientemente en un mensaje del Cielo, a través de Giorgio Bongiovanni se anunció: “Setun Shenar y la Fraternidad Cósmica de Adoniesis comunican: Antes del 2050 de vuestro tiempo el final de la vida de nuestro planeta”.
“Los científicos mismos mencionan ese año 2050, pero yo le quitaría 20 años, pero para no causar alarma pública lo tiran para adelante. Obviamente, si seguimos consumiendo a este nivel o más todavía, la hemos destruido toda. Los científicos lo saben, pero lucran con la supervivencia. No salen a hacer una cruzada para concientizar a la gente. Cuando empezó la pandemia, que se paralizó el planeta, se demostró cómo los ecosistemas se purificaron. Eso demostró que podemos evitar llegar a esta catástrofe. Se demostró que es posible de lograrlo. La Tierra es un ser vivo también, de hecho, generó el coronavirus. Como raza somos responsables de llegar a un punto de no retorno. La Tierra está junto al hombre, pero es independiente de el, tiene sus propios mecanismos de defensa. La Tierra, el planeta en sí, evoluciona. Los científicos cuando nos dicen tramposamente que se terminan los recursos del planeta están subestimando a la Tierra como ser vivo. Por eso el Cielo interviene y dice que a algunos de ustedes los vamos a rescatar”.

A propósito de la presencia extraterrestre la Iglesia Católica siempre fue y es (y será, no obstante que dentro de sus filas hubo personajes que entendieron perfectamente el sentido y el mensaje de los seres de otros planetas) un ingrediente de obstáculo para conocer la verdad. Y en ese contexto las fuerzas negativas hicieron un trabajo fino, que perduró por siglos. Ni Erika ni Agustìn se hicieron los indiferentes. Agustín preguntó y obtuvo la siguiente respuesta: “Yo pienso que la oscuridad les sopla en los corazones, en las mentes, en los espíritus. La Iglesia Católica cometió el error de generar determinados mecanismos, metodologías para hacer sobrevivir la institución, cuando no tenían la cabeza suficiente para comprender a Giordano Bruno, a Galileo Galilei y a otros científicos de la época que nos decían cosas como por ejemplo que el hombre no es el centro del Universo; cuando no les daba la cabeza para entender, pero lo intuían que podía ser así, generaban mecanismos de defensa para que la institución no caiga: elegía matar, perseguir, ocultar, pagar para tirar arena encima de la verdad y evitar que salga la luz. Lo hacían porque entendían que proteger el mensaje del Cristo era proteger la institución que él había fundado. Para mí viene por ese lado: entender el mensaje como la institución y no como el Verbo. Pero esto es algo que se remonta a miles de años y esto lo vivió Jesús: al Sanedrín no le preocupaba el hecho de que El hacía milagros, sino que hacía demasiados milagros, muchos milagros. Hoy, no subestimemos el poder de la Iglesia, porque hay muchas fundaciones y científicos pagados por la Iglesia. Tiene mucho poder. Y además, tiene mucho que ver el espíritu de cada uno también. Para mí existen seres positivos y negativos en el planeta, sean estos manifiestos o no manifiestos. Todos poseemos más o menos inteligencia, pero unos tienen un espíritu negativo y otros positivo. Y aquel que posee un espíritu negativo no sabe por qué actúa así, pero actúa, socavando al científico que quiere hacer el bien o al economista que quiere repartir dineros. Y eso va relacionado además con la misión que cada uno tiene”

El hombre de este mundo vive una esquizofrenia, una disociación. Vive con un relato tendiente a vivir bien, a trabajar bien (para incrementar el consumismo), a progresar bien, pero los resultados son aterradores. La humanidad se destruye en el nombre del bien, porque hace todo lo contrario.
“Desde el punto de vista esotérico, espiritual, se busca evitar la evolución de las almas, y que la mayor cantidad de almas caigan. Desde el punto de vista humano, psíquico, pienso que ellos se dicen que dos más dos es cuatro: este planeta no sostiene tanta cantidad de seres humanos de acuerdo a lo que venimos consumiendo, entonces es un discurso hecho a propósito, solapado, para llevarnos a la muerte, a la enfermedad, a la decadencia, para que sobreviva el más fuerte y muera el más débil. Hay personas que lo piensan y lo conciben como algo natural, como parte de la evolución de la especie. Poco a poco esas personas se van quedando prisioneras de eso, y lo que antes era una razón de ser, termina siendo un valor instaurado, una escala de valores en la sociedad. ¿Estamos enfermos? Aquellos que salimos de esa matrix no podemos creer lo que está haciendo el hombre. Están locos, vamos a morir todos. Ellos no lo perciben así. Se sienten tan poderosos, y han construido tanto ese proceso, que piensan que ellos, su familia, serán beneficiados con el proceso”

Se va entrando en la recta final del espacio de comunicación, que se materializó (en una tarde calurosa del viernes 11 de diciembre) en una suerte de emblema de la Obra espiritual de Giorgio Bongiovanni, en una página más de una misión Celeste, porque en cada una de las palabras, del presentador y de la invitada especial, se fueron construyendo perlas de conocimiento iniciático, y se fueron decantando aguas, para que salieran a la luz, las verdades Universales, como enseñanzas.
“La batalla tiene que ser ahora, porque esta decadencia va a llegar a un punto que ni siquiera nosotros, los que nos damos cuenta de lo que sucede, podremos salir y ni siquiera vamos a tener la visión para verlo desde afuera. Ahora es cuando más debemos gritar. Más debemos hacer este tipo de programas en los medios de comunicación. Debemos hacer que la gente se pregunte todo. Y lo que me da más tristeza, me da rabia, es que sabemos que nosotros somos la mayoría, somos la gente que no tiene nada. La gente que sustenta a los que siguen la otra visión, alcanzando sus metas, a costillas nuestras. Entonces digamos no; digamos basta. Un virus microscópico paralizó el mundo. Esto debería ser una señal clara para nosotros. De que nosotros también podremos paralizar el mundo. Aceptar que podemos parar el mundo, es aceptar y vivir la utopía aquella que dice “lo superfluo para nadie, lo necesario para todos”. Vivir así, con esos valores no cuesta esfuerzo ni físico, ni mental, pero nosotros hacemos lo contrario vivimos con un constante esfuerzo, si nos plegamos a una forma de vida de capitalismo salvaje que te cuesta energía, vida, sangre, guerra, muerte, destrucción. Por eso la batalla es ahora, hasta para nosotros mismos” aseveró Erika. Aseveración que llevó a una pregunta más, tomando en cuenta que venimos de un siglo XX, saturado de transformaciones y de propuestas sociales.

¿Dejaremos algún piso para las generaciones futuras?: “Esta sociedad nos ha inculcado a vivir el ahora –respondió Erika. Eso es equivocado, porque sabemos que nuestros frutos van a crecer en las generaciones venideras. Muchos que no piensan como nosotros, pero irónicamente aceptan la reencarnación. Tampoco razonan, que ellos van a reencarnar en la próxima generación, entonces es para vos mismo en el futuro. Hagamos así, si creemos en la reencarnación, pero no nos da el cuero para ser solidarios y pensar en el futuro, pensemos, bueno va a ser para mí, porque lo que yo logré hoy, y encarno en 40 o 50 años, lo disfrutaré yo mismo. Mi espíritu lo va a disfrutar. Pero ni siquiera eso piensan. Nos tenemos que mover con el sentimiento de solidaridad y de vida eterna, y por eso tengo que entender que nuestras acciones van a repercutir en la eternidad, las positivas y las negativas. Existen mecanismos para que aquellas negativas las podamos enmendar, pero no sabemos hasta cuando ese mecanismo se va a aplicar o no. Somos semillas que tenemos que florecer y germinar. Mi hijo ya está luchando por las generaciones futuras”.
Palabras más, palabras menos, el comunicador, y hermano de la Obra, Agustín Saiz, (que llevó adelante la entrevista, con sabor a coloquio barrial o dominguero, propicio absolutamente, para que salgan a la luz preguntas, especialmente del alma, y no de la formalidad, ni de la diplomacia, ni de la especulación, porque además lo conozco como hombre de ideas y de creencias firmes, como operador de nuestra Obra) pidió a Erika, una puesta a punto (un broche de oro, en definitiva) sobre el contacto masivo en puerta, dibujándose en el horizonte.

Erika, suspiró, pero no fatigada por la hora y media de diálogo; suspiró (henchida de alegría y de ímpetu) porque es consciente del compromiso de sus respuestas, de su misión como operadora de una misión encomendada por el Cielo y de la responsabilidad que tiene como colaboradora directa de Giorgio Bongiovanni. Tareas y responsabilidades que yo personalmente conocí muy bien años atrás, y que en el transcurso de los cuales, alguna vez anhelé, que también a ella le tocaran en suerte. Y así aconteció, porque ahora es ella quien lleva sobre sus espaldas, no solo una tarea humana, sino además una misión en extremo compleja, en extremo abundante y en extremo relacionada con el alma y el espíritu, de la comunidad (y de los jóvenes de Our Voice, por si fuera poco) en la que nos encontramos, sumidos en la lucha social, en la revolución cultural y en el quehacer cotidiano para apisonar los caminos de la Verdad, preparando los senderos, no solo para el retorno del Maestro, sino además para que el contacto masivo sea un acto de justicia, de justicia divina.

“Este contacto tiene que ser si o si. No lo tenemos que buscar, y no se trata de creer, o esperar que suceda para tener aquello que nos falta, porque siempre, casi generalmente, aquellos que defienden determinadas ideas políticas lo hacen porque no tienen para comer, o no pueden tener esto o lo otro, y un día cuando logran tenerlo todo, de pronto, se termina la ideología. Nosotros, hablando del contacto no podemos hacer lo mismo. Nosotros no queremos este mundo, no nos sentimos a gusto, nos sentimos aislados del mundo, tal como está. Nos duele en el alma, en el cuerpo, en el espíritu lo que está pasando en el mundo, pero no debemos abrazar la idea del contacto porque no queremos sentir más eso, sino porque el contacto es justo, es necesario, y aunque no tengas nada que ver con él físicamente, tenemos que abrazarlo, insisto, porque es justo. Porque está escrito así, y porque debe suceder así, para que vuelva el Cristo, no para que estemos en un paraíso en la tierra, todos felices. No, para eso no. Sino porque es justo que sea así. Nosotros tenemos que amar más el sentimiento de la justicia que cualquier otro sentimiento”.

Jean Georges Almendras
12 de diciembre de 2020

Adjuntos:


-7-12-20 Giorgio Bongiovanni en Radio Onda Cero de España
https://www.delcieloalatierra.com.ar/mensajes/listado-de-mensajes/2020-listado-4/9182-giorgio-bongiovanni-en-onda-cero-de-espana-

Otras entrevistas
https://www.delcieloalatierra.com.ar/entrevistas-a-giorgio-bongiovanni-2-articulo

DVD - BOLETINES - LIBROS

unalagrima2

 

boletineslink

LIBROS

TAPA4 TAPA3

 
 TAPA1 TAPA2

 

  TAPA5

 
 

SITIOS AMIGOS

220x130_mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

SITIOS RELACIONADOS