discorsoluminoso10web

DEL CIELO A LA TIERRA


HE ESCRITO:

DEDICO A LOS JÓVENES DE ESTE TIEMPO MIS 31 AÑOS DE SERVICIO A LA MADRE CELESTE DE FÁTIMA Y A SU HIJO CRISTO.
EL ESCRITO QUE ADJUNTAMOS DEL JOVEN INICIADO DE LA TRIBU DE JUAN, MARCO MARSILI, ES UN EJEMPLO Y LA PRUEBA DE QUE YO DISMINUYO Y DE QUE ELLOS CRECEN BAJO LA PROTECCIÓN DE LAS GRANDES ALAS DEL ÁGUILA DE ADONIESIS.
EN FE PARA SERVIR
G.B.

PLANETA TIERRA
2 de septiembre 2020

DISCURSOS DEL SUSPIRO LUMINOSO
XI° Discurso

LA REVELACIÓN DE ISAÍAS
Marco Marsili
 
El 29 de agosto de 2020, después de las 16:00 estaba observando la montaña donde se eleva la Cruz de Nuestro Señor. La cima del monte estaba cubierta por pocas nubes que por momentos se despejaban dejando entrever a los rebaños pastando bajo el sol En ese momento el Suspiro Luminoso me tomó el corazón y pensé que allá arriba los animales eran parecidos a la gente que vive en función de Dios, los que combaten "la Buena Batalla" impasibles ante los ruidos del mundo, dirigiéndose hacia la Cruz de la Salvación mientras desafían los fuertes vientos de las alturas espirituales emergiendo de entre las nubes de la vida material, y durante la ardua subida superan la indolencia, el desaliento y las tentaciones. A la vista de los profanos puede parecer que vaguen extraviados cada uno por su cuenta, pero los ojos atentos que saben ver más allá de las apariencias ven el conjunto y reconocen un movimiento colectivo, unánime, comunitario, dónde las diferentes direcciones siguen un diseño común. Entonces el Suspiro Luminoso entró en mí para darme fuerza: "Por esta viviente metáfora, lee el Libro del profeta Isaías y transcribe las palabras de luz para iluminar al Pueblo de tus Hermanos Fieles al Altísimo. Esas palabras valen para vosotros en el presente y en el futuro".
Es así que tomé el Libro y noté que algunas palabras y frases eran un poco más luminosas que otras: las veía como contorneadas por una aureola sutil, que hacía que resaltaran con respecto a todas las otras. Entonces empezé a tomar nota sólo de las "palabras de luz", omitiendo las demás, y me quedé impresionado por la coherencia de los discursos que tomaban forma de ese modo. Mientras escribía, el Suspiro llenaba mi corazón de un indomable entusiasmo ofreciendo mi mente a estas disposiciones: “Donde leas "Señor" escribe “Adonai”. Donde leas “Israel” escribe “Los que combaten por Dios”. Donde leas “Jerusalén” y “Sión” escribe “Ciudad de la Paz” o “Visión de Paz”. Donde leas “ensalza” escribe “Nave”.

El conjunto de los pasajes escogidos revela un Discurso poliédrico en el que los elementos de carácter apocalíptico quedan conectados por un único hilo lógico-conductor, que es la intervención de Dios en la Historia de la evolución humana. La realización de la Justicia de Dios implica la conclusión de una Era en que la humanidad ha desobedecido a las Leyes Divinas, ha causado la perversión de la sociedad, ha emarginado al Pueblo de los buenos, ha odiado y perseguido a los Justos (el Resto Santo), y ha rechazado las posibilidades de Redención. Después del aniquilamiento de la humanidad perversa, la Nueva Era surge, la Nueva Sociedad heredada por los Redimidos que vivirán en una Tierra renovada junto a civilizaciones “extranjeras que vienen de lejos” (las civilizaciones cósmicas que “vuelan como nubes y como palomas”, una Tierra donde Adonai, a través del Emanuel Dios-con-nosotros, cohabita con los Redimidos, el Nuevo Pueblo Elegido compuesto por los que combaten por Dios, es decir los que de hecho se han distinguido de la masa de la humanidad (“Ya que ellos están en el mundo pero no son del mundo", y han combatido la Buena Batalla llevando a la práctica los dictados divinos, cumpliendo obras buenas en favor de la sociedad, demostrando concretamente de haber acogido la Redención mesiánico-salvadora y de ser por tanto merecedores de acceder a la Nueva Era.
He aquí los puntos fundamentales del Discurso:
 
- Motivaciones que empujan a Adonai a elegir un nuevo Pueblo Elegido, tomándolo de los pueblos de toda la Tierra, para sustituir al primer pueblo hebreo que más de una vez traicionó la antigua Elección/Alianza; la última vez - la definitiva - la “ruptura del Pacto” ocurrida con la muerte de Jesús Cristo, el Mesías: a partir de aquel momento, el Pueblo Elegido se renueva reencarnándose en la “Galilea de los Gentiles” (pueblos latinos) de la que Italia es la patria-capital. Desde entonces, pues, el Nuevo Pueblo Elegido está “esparcido por toda la Tierra” en las poblaciones latinas, y demuestra su identidad gracias a las acciones concretas, o bien expresando los valores crísticos-mesiánicos-universales a través del compromiso social, en antítesis a lo que podríamos definir "Sistema-Babilonia", es decir el sistema injusto, perverso y malvado que domina al mundo desafiando las Leyes de Dios, las Leyes de la Naturaleza, y empuja a la humanidad a la autodestrucción.
- Identidad y Llamada del Nuevo Pueblo Elegido, que obedece a Dios y es tutelado por Él.
- Profecías sobre la figura salvadora de Jesús-Cristo como encarnación de Adonai, Libertador, "Destructor", Juez, "piedra angular", Santo de aquellos que combaten por Dios.
- Profecías sobre la ruina del antiguo pueblo (que ya no es más el Pueblo Elegido), que se convierte en el “Duce” de la humanidad malvada.
- Profecías sobre la derrota del mundo y del príncipe del mundo a manos de Adonai y de las Milicias Celestes.
- Obra salvífica/redentora de Adonai, que llama, exhorta, reúne, y tutela al Nuevo Pueblo Elegido, para prepararlo a entrar en la Nueva Sociedad (el "Reino prometido"), después del cumplimiento de la Parusía.

A continuación, la transcripción fiel de los discursos proféticos de Isaías, así como me han sido indicados. He evidenciado las partes que hacen referencia a civilizaciones cósmicas y otras que he considerado oportuno resaltar, y a veces he agregado breves explicaciones entre paréntesis cuadrados.
 

Visión de Isaías...
Oíd, Cielos, y escucha tú, Tierra; porque Adonai dice: “Leudé hijos, y los hice crecer, y ellos se rebelaron contra mí... mi Pueblo no comprende”.
Ay nación pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, ¡hijos corruptos! Han abandonado a Adonai, han despreciado al Santo de quien combate por Dios, le han vuelto la espalda [...]. Si el Señor de los Ejércitos no hubiese dejado un Resto [el Nuevo Pueblo Elegido], ya seríamos como Sodoma, parecidos a Gomorra... ¡Escuchad la palabra de Adonai, vosotros Jefes de Sodoma, prestad oído a la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra! ¿Para qué me sirven vuestros innumerables sacrificios? dice Adonai... “Cuando extendéis las manos aparto mis ojos de vosotros. Aunque multipliquéis vuestras plegarias no las escucho. Vuestras manos están llenas de sangre...” [inutilidad de la oración sin acción social]. ¿Cómo se ha convertido en prostituta la ciudad fiel?... ¡Está llena de asesinos! Es verdad, la Visión de Paz se está perdiendo... porque su hablar y sus obras están en contra de Adonay [...].
Pueblo mío, tus guías te corrompen, destruyen el camino que tú recorres ["Ciegos guías de ciegos"].... La viña del Señor de los Ejércitos es la casa de los que combaten por Dios.... Él se esperaba Justicia y he aquí derramamiento de sangre... "Por eso mi Pueblo irá al destierro sin que ni siquiera lo sospeche" [deportación = reencarnación]. ...Han despreciado la palabra del Santo de aquellos que combaten por Dios. Por eso se encendió la ira de Adonai contra su pueblo, y extendió su mano contra él y le hirió; temblaron los montes...
Pero con todo, su cólera no ha amainado, su mano está aún extendida. El levantará una señal hacia un pueblo lejano, y silbará al otro extremo de la Tierra; y ahí vendrá veloz y ligero.... Las ruedas de sus carros son como un torbellino [Adonai hace venir de otros mundos a la Tierra a los 144 mil Elegidos para nutrir al Nuevo Pueblo Elegido].... Entonces voló hacia mi uno de los serafines.... Él me tocó la boca.... Luego yo oí la voz de Adonai que decía: "... Vete y dí a este pueblo: Incluso "escuchad, pero sin comprender, incluso observad, pero sin percibir". Vuelve insensible el corazón de este pueblo, endurece su oído, ciega sus ojos, que no vea con los ojos ni oiga con los oídos ni entienda con su corazón ni se convierta ni se cure". [Adonai condena a la perdición al pueblo desobediente, que por lo tanto desde este momento ya no es el Pueblo Elegido]. [...]

¿No os alcanza con acabar la paciencia de los hombres que queréis también agotar la de mi Dios? Adonai mismo os dará, pues, una señal. Mirad: La Virgen encinta da a luz un hijo, a quien ella pondrá el nombre de Emmanuel (Dios-con-nosotros) ... El será una trampa y un obstáculo.... una roca que hace caer... un obstáculo y una trampa... muchos tropezarán, caerán y se harán pedazos.
Ya no habrá más oscuridad dónde ahora hay angustia.... En el tiempo [Adonai] llenará de gloria el camino del mar, más allá del Jordán y la región de los Gentiles [poblaciones latinas: "Llamaré mi Pueblo al que no era mi pueblo"]. El Pueblo que caminaba en las tinieblas vio una gran luz; sobre los que habitaban en un país de mortal sombra la luz ha despuntado [es decir el pueblo latino, los Gentiles, que era pagano, recibe la Luz de la Verdad ya que dentro de este pueblo se encarnan los Llamados y los Elegidos y por tanto serán capaces finalmente de comprender la Voluntad de Adonai].... Ya que un niño ha nacido por nosotros, nos ha sido dado un hijo. Sobre sus hombros la señal de la soberanía y su nombre será: "Consejero admirable, Dios potente, Padre eterno, Príncipe de la Paz" [...].

El pueblo no ha vuelto con quien lo hiere, no ha buscado al Señor de los Ejércitos. Por eso Adonai cortará de Israel cabeza y cola.... Los guías de este pueblo conducen a extravío y los guiados se han perdido. Por lo tanto, Adonai no tendrá compasión de sus jóvenes, no tendrá piedad de los huérfanos y de las viudas, porque todos son ímpios y perversos; toda boca profiere palabras necias. Con todo eso no se calma su cólera, su brazo está aún extendido. [...]
Sucederá aquel día que el Resto de aquellos que combaten por Dios y los sobrevivientes... se apoyarán en Adonai, sobre el Santo de los que combaten por Dios, con lealtad. Un Resto tornará... al Dios fuerte. Pues, aunque fuera tu pueblo, oh Israel, como la arena del mar, sólo un Resto volverá; está decretado un exterminio como plenitud de la Justicia, ya que Adonai, Dios de los Ejércitos, llevará a cabo el exterminio decidido.... Aquel día Adonai volverá a alzar su mano para rescatar el Resto de su pueblo sobreviviente... Izará una enseña para las naciones y reunirá a los desterrados... de los cuatro extremos de la Tierra. ... Volarán hacia occidente.... y habrá un sendero para el Resto de su pueblo sobreviviente... como hubo uno para aquellos que combaten por Dios, cuando salió de la tierra de Egipto. [...] Aquel día diréis: "Alabad a Adonai, invocad su nombre; proclamad sus proezas entre las naciones, repetid que su nombre es sublime. Cantad himnos a Adonai, porque ha hecho Obras grandes, que se sepa en toda la Tierra"...
Oráculo sobre Babilonia.... He dado órdenes a mis consagrados, he llamado a mis héroes [las Milicias Celestes] como instrumento de mi desdén.... El Señor de los Ejércitos pasa revista a su Ejército de guerra. Vienen de países lejanos [de otros mundos], del extremo horizonte, de la extremidad de los cielos, el Señor y los instrumentos de su cólera, para devastar toda la Tierra... como una devastación de parte del Omnipotente. [...] Ved, ya viene el día de Adonai, implacable, con furia, cólera encendida, a convertir la Tierra en un desierto, a exterminar a los pecadores. Las estrellas del cielo y la constelación de Orión ya no darán su luz; el Sol se oscurecerá desde que sale y la luna ya no enviará su luz. Yo castigaré al mundo por su maldad, a los ímpios por su iniquidad; acabaré con la arrogancia de los orgullosos y humillaré el orgullo de los déspotas. Haré a los hombres más escasos que el oro y a los mortales más raros del oro de Ofir. Por eso haré temblar los cielos y la tierra será removida de su lugar ante la furia del Señor de los ejércitos, en el día de su ardiente ira. Y será como gacela perseguida, o como ovejas que nadie reúne; cada uno volverá a su pueblo, y cada uno huirá a su tierra [...]. Y Babilonia, hermosura de los reinos, gloria del orgullo... será como cuando Dios destruyó a Sodoma y a Gomorra. Nunca más será poblada ni habitada de generación en generación... En efecto Adonai... elegirá nuevamente a aquellos que combaten por Dios... A ellos se unirán los extranjeros [Extraterrestres] [...].

Ese día Adonai te liberará… de la dura esclavitud… Entonces entonarás esta canción contra el rey de Babilonia y dirás: “¡Cómo ha acabado la tortura, ha terminado la arrogancia! Adonai ha roto la vara de los impíos, el cetro de los dominadores, el que hería a los pueblos con saña furiosa golpeando sin tregua. La tierra entera descansa tranquila, gritando de júbilo. [...] El infierno abajo se espanta de ti, para ir a tu encuentro en tu venida, por ti despiertan las sombras, todos los dominadores de la Tierra... todos los reyes de las naciones [...] En los infiernos ha caído tu soberbia... gusanos serán tu cama y gusanos te cubrirán. ¿Como caíste del cielo, Lucifer, hijo de la aurora? ¿Cómo has sido derribado a tierra, señor de los pueblos? Sin embargo, pensabas: “Subiré al cielo, sobre las estrellas de Dios levantaré mi trono... Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”. ¡Sin embargo has caído en los infiernos, en la profundidad del abismo! [Lucifer, Ser Patronímico del planeta-Luz Malona, después de haber desobedecido a Dios fue proyectado sobre la Tierra con la misión de seleccionar a la humanidad, para que emergieran de la masa humana aquellos que son Fieles a Dios, es decir “la Calidad de entre la cantidad”, mientras el resto de la humanidad que cede a las tentaciones de Lucifer está destinada a la autodestrución y a la renovación] Los que te ven se te quedan mirando, te contemplan atentamente. ¿Es este el hombre que espantaba a la tierra...? Tú asesinaste a tu pueblo, nunca jamás será nombrada la descendencia del malvado. Preparad la matanza de sus hijos... no se levanten más a conquistar la tierra y llenar de ruinas la faz del mundo”. Contra ellos me levantaré – palabra del Señor de los Ejércitos – exterminaré el nombre de Babilonia y del resto, vástago y retoño”, Oráculo de Adonai.

[...] Esta es la decisión tomada por toda la Tierra y esta es la mano extendida sobre toda la gente. Ya que el Señor de los Ejércitos lo ha decidido; ¿QUIÉN lo impedirá? Su mano está extendida. ¿QUIÉN la hará retroceder? [...] ¿Qué se responderá a los mensajeros de las naciones? [...] Cuando el tirano desaparezca y se acabe la devastación, el devastador tendrá fin... entonces el trono se afincará en la bondad, en él se sentará con fidelidad, bajo la tienda de David, un Juez amante del Derecho y celador de la Justicia. ... Será como cuando el segador toma a brazadas la mies y su mano siega las espigas, como cuando se recogen las espigas.... Ah, el rumor de inmensos pueblos, rumor como el bramido del mar.… rugido de naciones como el rugido de aguas impetuosas, pero Adonai las amenaza y huyen lejos, dispersas como paja en los montes por el viento y como un torbellino por el vendaval. Al caer la tarde ya era todo terrorífico, antes de la mañana no está más. [Tal como sucedió con Atlántida por el Diluvio y con Sodoma y Gomorra]. Este es el destino de nuestros saqueadores y la suerte de quienes nos despojan. [...] He aquí, Adonai cabalga una nube ligera... él le mandará a un salvador que los defenderá y los liberará.... Ellos exclaman y dicen: "¡Ha caído, ha caído Babilonia!" .... El Señor de los Ejércitos lo ha decidido para humillar el orgullo de toda grandeza y abatir a todos los ilustres de la Tierra.... extendió la mano sobre el mar, hizo temblar los reinos.... Él dijo: "No te alegrarás ya más... ".... se usará la canción de la meretriz: "Toma la cítara, recorre la ciudad, prostituta olvidada; toca bien, canta muchas canciones para que seas recordada”. [...] He aquí que Adonai devasta la Tierra, la arrasa y trastorna su faz y dispersa a sus habitantes, sacerdote igual que laico, esclavo lo mismo que señor, comprador y vendedor.... Está de luto... la Tierra; es miserable... el mundo.... La Tierra ha sido profanada por sus habitantes, porque han infringido las Leyes... han roto la alianza eterna. Por eso la maldición devora la Tierra, sus habitantes sufren los efectos.... ya no se bebe el vino entre los cantos.... Está destruida la ciudad del caos.... Terror, foso y red sobre ti, oh habitante de la Tierra... Sí, la Tierra será sacudida, enteramente desmenuzada será la Tierra, se derrumbará la Tierra. Temblará la Tierra como un ebrio y será removida como una choza, su iniquidad la oprimirá y caerá para no volver a levantarse. Aquel día Adonai castigará al ejército de los cielos en lo alto y a los reyes de la Tierra sobre la Tierra. [...]

Adonai... has hecho maravillas... la fortaleza de los soberbios ya no es ciudad, no se reconstruirá jamás. Por esto te glorifica un Pueblo fuerte [el Nuevo Pueblo Elegido], la ciudad de gente poderosa te venera. Porque tú eres un refugio para el pobre... el himno de los tiranos se apaga. [...] El Señor de los Ejércitos... arrancará... el velo que cubría la cara de todos los pueblos. Eliminará para siempre la muerte... secará las lágrimas de todos los rostros... Ese día se cantará este cántico...: "... Abrid las puertas: entra el Pueblo Justo que ha guardado la lealtad... Confiad siempre en Adonai, porque Adonai es una roca eterna; porque él ha derribado a los que habitaban en lugar sublime; humilló a la ciudad exaltada, la humilló hasta la tierra, la derribó hasta el polvo. La pisotean los pies de los oprimidos, los pasos de los pobres”. [...] Adonai, tu mano está alzada, pero ellos no ven. Vean tu celo por tu pueblo y se avergüencen; ¡y el fuego preparado para tus enemigos los devore! [...] Adonai Dios nuestro, otros señores fuera de ti nos han dominado, pero nosotros solo tu nombre invocaremos. Los muertos no vivirán más, las sombras no resurgirán; ya que tú los castigaste y destruíste, y deshiciste todo su recuerdo. Has acrecentado la nación... has ensanchado todos los confines.... Adonai, te hemos buscado siempre en la angustia... en la prueba, que es tu corrección [karma]. [...] Pero revivirán TUS muertos... Se despertarán y exultarán los que yacen en el polvo, porque tu rocío es rocío luminoso, la Tierra dará luz a las sombras. Anda Pueblo mío, entra en tus aposentos y cierra la puerta detrás de ti. Escóndete por un momento en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí, Adonai sale de su morada para castigar al morador de la Tierra.... En aquel día Adonai castigará... Leviathàn serpiente huidiza, Leviathàn la serpiente tortuosa y matará al dragón que está en el mar. [...] En los días futuros... quién combate por Dios florecerá y brotará, llenará el mundo de frutos.... Adonai sacudirá las espigas y seréis recogidos uno a uno, vosotros que combatís por Dios. Aquel día se tocará la gran trompeta, vendrán los Perdidos y los Dispersos... en la Ciudad de la Paz.

[...] Ay de la corona de soberbia de los ebrios... aturdidos por el vino! Ese día el Señor de los Ejércitos será una corona de gloria, una espléndida diadema para el Resto de su Pueblo, inspirador de Justicia para el que se sienta en juicio... Se tambalean por el vino, salen del camino por los licores. Sacerdotes y profetas se tambalean por beber, el vino los domina, se engañan mientras tienen visiones, se tambalean cuando hacen de jueces. Todas las mesas están llenas de fétido vómito; no queda sitio limpio. "¿A quién va a enseñar la Ciencia? ¿A quién quiere explicar su Doctrina? ¿A los niños apenas destetados, a los recién apartados del pecho? Sí: mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón”. Con labios balbucientes, en extraña lengua hablará a este pueblo aquél que les dijo: “¡Es el reposo! ¡Dejad que reposen los cansados! ¡Llega la calma!
Mas no quisieron oír. La palabra, pues, de Adonai para ellos será: “Mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá”, para que cuando anden se caigan para atrás y sean quebrantados, enlazados y presos. Escuchad pues la palabra de Adonai, hombres arrogantes...: "Vosotros decís: Hemos firmado una alianza con la muerte, y con el infierno hemos hecho un pacto; cuando pase el azote destructor, no nos alcanzará; porque hemos puesto en la mentira nuestro abrigo y nuestro refugio en el engaño". Dice Adonai: "He aquí que pongo una piedra, angular, preciosa, bien afincada: el que crea no vacilará. Pondré el Derecho por regla y la Justicia por nivel. El granizo arrasará el refugio de la mentira, las aguas arrollarán vuestro cobijo. Será anulada vuestra alianza con la muerte; no valdrá vuestro pacto con el infierno. Cuando pase el azote Destructor os aplastará. Y pasará mañana tras mañana, de día y de noche. Y sólo el terror hará entender la Revelación.

[...] Un decreto de ruina yo he oído, de parte de Adonai, Dios de los Ejércitos, con respecto a toda la Tierra. ... De repente, serás visitada por el Dios de los Ejércitos con truenos, terremotos, gran estruendo, con huracán y tempestad y fuego devorador. Será como un sueño, como una visión nocturna.... Deteneos y pasmaos, quedad ciegos sin vista, borrachos más no de vino, tambaleandoos, pero no de licor. Porque Adonai ha derramado sobre vosotros un espíritu de sopor, ha cerrado vuestros ojos, ha velado vuestras cabezas. Toda visión se ha hecho para vosotros como las palabras de un libro sellado: si se le entrega a uno que sepa leer diciéndole: "Lée esto", responde: "No puedo, porque está sellado". O bien se da a uno que no sabe leer diciéndole: "Lée esto", contesta él: "No sé leer". Dice Adonai: "Ya que este pueblo se acerca a mí tan sólo con palabras y sólo de labios me honra, mientras su corazón sigue lejos de mí, siendo así su religión para conmigo solo un mandamiento humano, por eso yo continuaré obrando maravillas y prodigios con este pueblo; fracasará la sabiduría de sus sabios y la inteligencia de sus inteligentes se eclipsará". Ay de aquellos que se esconden de Adonay para disimular sus designios, los que maquinan en la oscuridad diciendo: "¿Quién nos ve y nos conoce"? ¡Qué perversidad! Como si el barro pudiera compararse al alfarero. Como si un objeto pudiera decir a su autor: No me hizo él”. O el vaso dijera al alfarero: “Nada sabe”.

[...] Ese día los sordos oirán las palabras de un libro y liberados de las tinieblas y de la oscuridad verán los ojos de los ciegos. Los humildes volverán a alegrarse en Adonai, los más pobres exultarán en el Santo de quien combate por Dios. Porque ya no habrá tirano, ni burlón, y serán eliminados cuantos traman maldad, los que por nada declaran culpable a un hombre, los que tienden lazos a la puerta a quien juzga y defraudan al Justo por nada. [...] Ay de vosotros, hijos rebeldes... que hacéis proyectos que no son míos, acumulando pecado tras pecado. [...] Oráculo sobre las bestias... a través de una Tierra de tribulación y miseria, guarida del león y de la leona, de la víbora y de los dragones voladores... a un pueblo que de nada les servirá.... Ya que este es un pueblo rebelde, son hijos mentirosos, hijos que no quieren escuchar la Ley de Adonai.
Ellos les dicen a los videntes: "No tengáis visiones" y a los profetas: "¡No nos hagáis profecías sinceras, decidnos cosas agradables, profetízanos ilusiones! ... sacadnos de la vista al Santo de los que combaten por Dios". Por lo tanto dice el Santo de los que combaten por Dios: "Ya que vosotros rechazáis esta advertencia y confiáis en la perversidad y en la perfidia... ahora bien esta culpa se convertirá en vosotros como una brecha... que avanza sobre un alto muro y se derrumba en un instante, de repente... sin misericordia... ". Ya que Adonai dice...: "En la conversión y en la calma está vuestra salvación, en el abandono confiado está vuestra fuerza". Pero vosotros no habéis querido.

Sin embargo, Adonai espera para hacerles Gracia... surge para tener piedad de vosotros, porque un Dios Justo es Adonai. Pueblo de la Visión de Paz, tú ya no tendrás que llorar; a un grito tuyo de súplica te hará gracia; apenas grites, te dará respuesta. Aunque Adonai te dará el pan de la aflicción y el agua de la tribulación, sin embargo, no te será escondido más tu maestro; tus ojos verán a tu maestro, tus orejas sentirán detrás de ti estas palabras: "Éste es el camino, recorredlo", por si acaso vayáis a la derecha o a la izquierda. [...] La luz de la luna será como la luz del Sol y la luz del Sol será siete veces más, cuando Adonai cure la plaga de su Pueblo.
He aquí el nombre de Adonai venir de lejos; ardiente es su cólera e incómodo su estallar; sus labios desbordan desdén, su lengua es como un fuego devorador.... Viene a zarandear a los pueblos con el cedazo destructor y para poner en las mandíbulas de los pueblos una rienda que lleva a la ruina. Vosotros [Nuevo Pueblo Elegido, mientras que la cólera divina estalla] levantaréis vuestro canto como en una noche de fiesta; tendréis gozo en vuestros corazones como los que parten al son de la flauta, para ir al monte de Adonai, a la Roca de los que luchan por Dios. Adonai hará oír su voz majestuosa y enseñará como golpea su brazo con cólera ardiente, entre un fuego devorado, entre nimbos, tempestad y granizo furioso.... Cada golpe del bastón punitivo que Adonai le hará caer encima, será acompañado con tímpanos y cítaras [es decir del júbilo del Nuevo Pueblo Elegido]. [...] Él se levantará contra la raza de los malvados.... Ya que así me ha hablado Adonai: ""Como el león ruge por su presa ... cuando toda la hueste de pastores se reúne contra él, y no teme sus gritos ni se preocupa por su rugido, así descenderá el Señor de los ejércitos .... Como los pájaros protegen sus polluelos, así el Dios de los Ejércitos protegerá la Ciudad de la Paz; él la protegerá, y ella será salvada, la perdonará y ella será liberada."

[...] Caerá el enemigo bajo una espada que no es de hombre; una espada no humana lo devorará. Ya no se cerrarán los ojos de quien ve... en fin en nosotros será infundido un espíritu de lo alto [Compenetración, Nuevo Pentecostés, Personificación] [...]. mi Pueblo habitará en una morada de paz, en viviendas tranquilas, en lugares seguros. Altísimo es Adonai ya que vive allá arriba. He aquí los heraldos gritan por fuera.... Quién camina en la Justicia y habla con lealtad, quién rechaza una renta fruto de abusos, sacude las manos para no aceptar regalos, se atasca las orejas para no oír hechos de sangre y cierra los ojos para no ver el mal: ése habitará en lo alto.... tus ojos verán un rey en su resplandor, contemplarán un país ilimitado.... tus ojos verán la Ciudad de la Paz, morada tranquila.... Ninguno de los habitantes dirá: "Yo estoy enfermo"; el Pueblo que os vive ha sido absuelto por sus culpas [es decir purificado por el karma]. [...].

Acercaos, pueblos, para oír, y vosotros, naciones, prestad oídos; ¡escuchad la Tierra y cuanto os habitan, el mundo y cuanto produce! Ya que Adonai se ha irritado contra todos los pueblos y es desdeñado contra todos sus ejércitos; les ha votado el exterminio, los ha destinado a la matanza. [...] Toda la Milicia Celeste se extiende, los cielos se enrollan como un libro, todos sus astros bajan.... Ya que en el cielo se ha embriagado la espada de Adonai, he aquí ella se abate... sobre un pueblo que él le ha votado el exterminio para hacer Justicia.... Una gran hecatombe.... Su tierra se empapa de sangre.... Adonai tenderá sobre ella la cuerda de la soledad y el nivel del vacío. No serán más sus aristócratas, no se proclamarán más reyes, todos sus jefes serán reducidos a nada. [...]

Buscad en el Libro de Adonai y leed: nadie de ellos [del Nuevo Pueblo Elegido] os falta, ya que la boca de Adonai lo ha mandado y su espíritu los reúne.... Ellos verán la Nave de Adonai, la recompensa divina. [...] Habrá una calle allanada y la llamarán "Calle Santa"; ningún impuro la recorrerá y los necios no vagarán en ella... ninguna bestia feroz la recorrerá, las caminarán los Redimidos [el Nuevo Pueblo Elegido]. Sobre ella volverán los Rescatados por Adonai y vendrán a la Ciudad de la Paz con júbilo; felicidad perenne resplandecerá sobre su jefe. Ahora levanta un ruego por aquel Resto que todavía queda en vida [que es decir no se conforma a las lógicas del mundo y por tanto no está entre "los muertos que entierran a sus muertos"]. [...] Ya que de la Visión de Paz saldrá un Resto, de los Sobrevivientes de la Ciudad de la Paz. Éste hará el celo del Dios de los Ejércitos. [...] "Consolad, consolad a mi Pueblo, dice vuestro Dios. Hablad al corazón de la Ciudad de la Paz y gritadle que se acabó su esclavitud... ". Una voz grita: "En el desierto preparad la vía al Señor, allanad en la estepa la calle para nuestro Dios.... Entonces se revelará la Nave de Adonai y todo hombre la verá.

Todo hombre es como la hierba y toda su gloria es como una flor del campo. Seca la hierba, las flores marchitan cuando el soplo de Adonai exhala sobre ellas... pero la palabra de nuestro Dios siempre dura. ... Sube una alta montaña, tú que traes buenas noticias a la Ciudad de la Paz ¡levanta la voz con fuerza...: "¡He aquí vuestro Dios! He aquí, Adonai viene con potencia.... He aquí, él tiene consigo el premio y sus trofeos lo preceden. Como un pastor él hace pastorear el rebaño y con su brazo lo reúne..." ¿QUIÉN... ha calculado la extensión de los cielos con la palma? ... He aquí, las naciones son como una gota de un cubo, cuentan como polvo en la balanza.... ¿no lo sabéis quizás? ¿No lo habéis oído? ¿No os fue anunciado quizás desde el principio? ¿No habéis entendido los fundamentos de la Tierra? Él se sienta sobre la bóveda del mundo, desde dónde los habitantes parecen saltamontes. Él extiende el cielo como un velo, lo enrolla como una tienda dónde habitar; él reduce a la nada a los potentes y destruye a los señores de la Tierra. [...] Levantad en alto vuestros ojos y mirad: ¿quién ha creado aquellos astros? El hace salir en número preciso a su ejército y los llama a todos por su nombre. ¿No lo sabéis quizás? ¿No lo has oído? Dios eterno es Adonai, Creador de toda la Tierra... su Inteligencia es inescrutable.

[...] Aquellos que esperan a Adonai... ponen las alas como águilas. ¿Quién ha suscitado del oriente aquel que llama la victoria sobre sus pasos? ... roza apenas la calle con los pies. ... Yo, Adonai, soy el primero y yo mismo estoy con los últimos. ... Pero tú, que combates por Dios, ... eres tú el que yo he tomado de la extremidad de la Tierra y he llamado de las regiones más lejanas y te he dicho: "Mi siervo tu eres, te he elegido... ". [...] He aquí, serán avergonzados y confundidos cuántos se enfurecieron contra ti; ... Buscarás, pero no encontrarás, los que pelearon contigo; serán reducidos a nada, a cero, ... Ya que yo soy Adonai tu Dios que te tengo por la derecha y te digo: "No temas, yo te vengo en ayuda". no temer, tu Redentor es el Santo de quien combate por Dios. [...]Vengan y cuéntenos qué va a pasar. Narren lo que fueron cosas pasadas ... escuchemos cosas futuras ... Anuncien lo que sucederá en el futuro y reconoceremos que son dioses. [...]
Yo he suscitado uno del norte y ha venido, del lugar dónde surge el Sol lo he llamado por nombre. El pisoteará a los poderosos como arcilla. Por primero yo lo he anunciado a la Visión de Paz y a la Ciudad de la Paz he mandado un mensajero de cosas maravillosas. [...] He aquí mi siervo..., mi Elegido del que me complazco. He puesto mi espíritu sobre él; él llevará el Derecho a las naciones... y por su doctrina estarán en espera las islas. Así Adonai dice que crea los cielos y los despliega, distiende la Tierra con aquello que les nace, da respiro a la gente que la habita...: "Yo, Adonai, te he llamado por la Justicia... como Alianza del Pueblo y luz de las naciones, para que tú abras los ojos a los ciegos y hagas salir de la cárcel a los prisioneros, de la reclusión a los que habitan en las tinieblas. Yo soy Adonai: éste es mi nombre. Los primeros hechos, he aquí, han ocurrido y los nuevos yo preanuncio; antes de que despunten yo os los hago sentir."

[...] Adonai avanza como un valiente, como un guerrero excita su ardor. Haré caminar a los ciegos por calles que no conocen, los conduciré por sendas desconocidas; transformaré delante de ellos las tinieblas en luz. Sordos, escucháis, ciegos, volvéis la mirada para ver. [...] ¿Quién entre vosotros entrega la oreja a eso, os tiene cuidado y escucha por el futuro? [...] Ahora así Adonai dice que te ha creado..., ay, tú que combates por Dios: "No temas, porque yo te he rescatado, te he llamado por nombre: tú me perteneces. ... Porque tú eres alhaja a mis ojos, porque... yo te quiero, doy hombres a tu sitio y a naciones a cambio de tu vida. ... Del oriente haré venir tu estirpe, del occidente yo te reuniré. Diré al norte: "Devuelves", y al mediodía: "hace' volver mis hijos de lejos y mis hijas de la extremidad de la Tierra, los que llevan mi nombre... ".... Vosotros sois mis testigos..., que yo me he elegido.... antes de mí no fue formado ningún dios ni después tampoco habrá. Yo, yo soy Adonai, fuera de mí no hay Salvador... yo soy Dios, siempre el mismo de la eternidad. Nadie puede sustraer nada a mi poder; ¿QUIÉN puede cambiar cuánto yo hago?". Así Adonai vuestro Redentor dice, el Santo de quién combate por Dios: "... Yo soy Adonai, vuestro Santo, el Creador de quien combate por Dios, vuestro Rey."

[...] ¡No os acordéis de las cosas pasadas, no penséis más en las cosas antiguas! He aquí que yo hago una cosa nueva; ya sale a la luz; ¿no lo notáis? Abriré también un camino en el desierto, y ríos en la soledad... para que beba mi Pueblo, mi Elegido. ... Soy yo, soy yo, quien tengo que borrar tus faltas [gracias al sacrificio de Jesús Cristo], y no me acordaré de tus pecados [karma]. [...] Infundiré mi espíritu sobre tu descendencia, mi bendición en tu posteridad... Este dirá: "Yo soy de Adonai"... otro escribirá con su mano: De Adonai y será llamado con el nombre de "Quién combate por Dios". Así habla el Rey de los que combaten por Dios, el Redentor, el Señor de los Ejércitos: "Yo soy el primero y el último; no hay otro dios fuera de mí. ¿Quién es como yo? ... ¿Quién reveló desde el principio el porvenir? ...Vosotros [que combatís por Dios] sois mis testigos: ¿Hay quizás un dios fuera de mí o una roca que yo no conozca?". [...] Yo no olvidaré a quién combate por Dios. ... Vuelve a mí, pues yo te he redimido. Exultad, cielos, porque Adonai lo hizo ¡gritad con júbilo, profundidades de la tierra! ...porque Adonai... ha manifestado su Nave a aquellos que combaten por Dios. Adonai dice, tu Redentor que te formó desde el seno materno: "Soy yo, Adonai, el que ha hecho todo, el que despliega, solo, los cielos, el que afirma la Tierra sin ayuda alguna. ¿Quién estaba conmigo? Yo deshago los presagios de los adivinos, demuestro la locura de los magos, hago volver atrás a los sabios y desvanezco su sabiduría. Yo, el que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; que dice a la Ciudad de la Paz: “Serás habitada”; ...reconstruiré las ruinas...”

Dice Adonai a su Elegido...: "... Te entregaré tesoros escondidos.... Por amor de quien combate por Dios, mi Elegido, yo te he llamado por nombre... aunque tú no me conozcas. ... Yo formo la luz y creo las tinieblas, doy la dicha y provoco la desgracia.... Oh Cielos, de lo alto…las nubes hagan llover Justicia...". [...] ¿Quién osará decirle a un padre: "Qué engendraste"? o a una mujer: "¿Qué diste a luz”? Dice Adonai, el Santo de quién combate por Dios...: "¿Me vais a interrogar sobre el futuro de mis hijos y darme órdenes sobre el trabajo de mis manos? ¡Yo he hecho la Tierra y en ella he creado al hombre; yo mismo con mis manos he extendido los cielos y doy órdenes a todo su Ejército...!" [...] "... Quién combate por Dios será salvado por Adonai con salvación perenne... ". Ya que así lo dice Adonai, que ha creado los cielos..." ... Yo no he hablado en secreto, ... Yo soy Adonai, que hablo con Justicia, Reuníos y venid, acercaos todos juntos, ¡Sobrevivientes de las naciones! ... de mi boca sale la Verdad, una palabra irrevocable: ante mí se doblará toda rodilla, toda lengua jurará por mí".... En Adonai será justificada y se glorificará toda la descendencia de quien combate por Dios.

[...] Escuchadme, ...sobrevivientes de la casa de aquellos que combaten por Dios; vosotros que habéis sido llevados por mí desde el vientre, sostenidos desde el seno materno. Hasta vuestra ancianidad yo seré el mismo, os sostendré hasta vuestra vejez. Yo siempre seré el mismo... os llevaré y os salvaré... Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos... Yo desde el principio anuncio el fin y de antemano lo que aún no ha sucedido; yo os digo: “¡Mi proyecto es siempre válido, yo cumpliré mi voluntad!”. Del oriente llamo al águila, de una Tierra lejana al hombre que he designado... Hago que se acerque mi Justicia: no es lejana; mi salvación no tardará.

[...] Desciende y siéntate en el polvo, virgen hija de Babilonia. Siéntate en la tierra, sin trono... Será tu vergüenza descubierta, y tu deshonra será vista... Nuestro Redentor... se llama Señor de los Ejércitos, el Santo de quien combate por Dios... Oye, pues, ahora esto, mujer voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, tú que dices en tu corazón: “Yo soy, y fuera de mí no hay más... Pero te sucederán estas dos cosas, de repente en un mismo día, orfandad y viudez en toda su fuerza vendrán sobre ti, a pesar de la multitud de tus hechizos... Tu sabiduría y tu saber te han desviado... Un desastre te alcanzará que no sabrás alejar; una calamidad caerá sobre ti que no podrá evitar. Quédate pues con tus encantamientos y con tus numerosos sortilegios [...]

Oíd esto, vosotros que sois llamados "Los que combaten por Dios" y que tenéis origen en la Estirpe de Jesé, vosotros que juráis en el nombre de Adonai e invocáis al Dios... que se llama Señor de los Ejércitos. Yo anuncié desde hace tiempo las cosas pasadas.... De repente yo he actuado y han ocurrido. ... Ahora te hago oír cosas nuevas y ocultas que tú ni siquiera sospechas. ... Mira, te he pasado al fuego como la plata, te he probado en el horno de la tribulación. Escúchame, tú que combates por Dios, que yo he llamado: Soy yo, yo sólo, el primero y también él último. Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha desplegó los cielos con la palma; yo los llamo y todos a una se presentan. Juntaos todos vosotros, y oíd... Aquel a quien yo amo ejecutará mi voluntad... Yo, yo he hablado; yo lo he llamado, lo he traído para que lleve a cabo su designio. ... No he hablado en secreto desde el principio, desde que esto ha sucedido estoy allí. ... Dice el Señor tu Redentor, el Santo de Aquellos que combaten por Dios: "Yo soy Adonai tu Dios que te enseño por tu bien, que te guío por el camino, por el que tienes que andar... " ¡Salid de Babilonia... con gritos de júbilo anunciad y proclamad esto, publicadlo hasta los confines de la tierra! Decid: Adonai redimió a su siervo...” No han padecido sed los que él ha guiado a través del desierto, agua de la roca ha hecho brotar para ellos, ha hendido la peña y ha manado agua. No hay paz para los impíos, dice Adonai. Escuchadme, islas, prestad atención pueblos lejanos; Adonai me ha llamado desde el vientre de mi madre.... Hizo de mi boca una espada afilada... una flecha puntiaguda.... Me ha dicho: "Mi siervo tú eres, tú que combates por Dios, sobre el cual manifestaré mi Nave. ...Para restablecer las Tribus... y traer de nuevo a los sobrevivientes de aquellos que combaten por Dios... te he puesto como luz de las naciones para que llegue mi salvación hasta los extremos de la Tierra". Dice Adonai, el Redentor de quien combate por Dios, su Santo...: ... "...Te he formado y puesto como Alianza para el [Nuevo] Pueblo [Elegido], para hacer resurgir ...la herencia devastada y decir a los prisioneros: "Salid", y a los que están en las tinieblas "mostraos". ...Aquél que tiene piedad de ellos los guiará, y convertiré en caminos todos mis montes. He aquí estos vendrán de lejos; y he aquí estos del norte y del occidente... ". Cantad alabanzas, oh cielos, y alégrate, tierra, ...porque Adonai ha consolado a su pueblo... ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, no tendrá compasión del hijo de sus entrañas? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida [Estigmas]. Alza tus ojos alrededor, y mira: todos éstos se han reunido, han venido a ti... “...Ellos traerán a tus hijos en el regazo y llevarán a hombros a tus hijas. Sus reyes serán tus protectores y sus princesas tus nodrizas...”.

[...] Adonai me ha dado una lengua de iniciado, para que yo sepa responder al cansado; despertará mañana tras mañana mi oído para que oiga como los Iniciados. Adonai me ha abierto el oído, y yo no fui rebelde, ni me volví atrás. He ofrecido mi espalda a los que me golpeaban, mis mejillas a los que me arrancaban la barba; no escondí mi rostro a los insultos y a los escupitajos. Adonai me asiste, por esto no me confundo, por eso puse mi rostro duro como una piedra, sabiendo de no quedar decepcionado. Está cerca quien me me hará justicia; ¿quién contenderá conmigo? Afrontémonos. ¿Quién me acusa? Que se acerque a mí. ¡He aquí, Adonai me ayuda...! ¡Quién de vosotros tema a Adonai, escuche la voz de su siervo! [...]

Escuchadme, vosotros que vais en pos de la Justicia, vosotros que buscáis a Adonai.... Mi victoria está cerca, mi salvación se manifestará como luz... Alzad al cielo vuestros ojos.... Escuchadme, expertos de la Justicia, Pueblo que llevas en el corazón mi Ley. ¡No temáis el insulto de los hombres, no os asustéis por sus ultrajes... Despierta, despierta, vístete de fuerza, ¡brazo de Adonai! Despierta como en los antiguos días, como en los días de las generaciones pasadas. ¿No eres tú quizás... el que traspasó al dragón? ¿No eres tú el que secó el mar, las aguas del gran abismo... para que pasaran los Redimidos? Los Liberados de Adonai volverán y vendrán a la Ciudad de la Paz con gritos de júbilo; felicidad perenne estará sobre su jefe; alegría y felicidad las acompañarán; se desvanecerán aflicciones y suspiros. Yo, yo soy tu Consolador. ¿Quién eres tú para temer a un hombre mortal, a un hijo de hombre, condenado a la suerte del heno? ... Muy pronto el cautivo será puesto en libertad... Yo soy Adonai tu Dios, que agito el mar y hago rugir sus ondas, soy tu Dios, cuyo nombre es Señor de los Ejércitos”. Y en tu boca he puesto mis palabras... y diciendo a la Ciudad de la Paz: “Tú eres mi Pueblo”. Despierta, despierta, levántate, Ciudad de la Paz, que bebiste de la mano del Señor... Así dice Adonai, tu Dios que defiende la Causa de su Pueblo: "Mira, yo quito de tu mano la copa del vértigo, el cáliz de mi cólera; no volverás a beber más de él. Lo pondré en las manos de tus opresores...". Despierta, despierta, vístete de tu magnificencia, Ciudad de la Paz; ponte los vestidos más espléndidos, Ciudad de la Paz, Ciudad Santa; ¡porque jamás volverá a entrar en ti... lo impuro. Sacúdete el polvo, levántate Ciudad de la Paz esclava! ... Ya que Adonai dice: "... ¡Sí, mi Pueblo ha sido deportado por nada! ... Por tanto mi Pueblo conocerá mi nombre, comprenderá en aquel día que yo dije: "Aquí estoy” [por medio de Cristo: “Yo y el Padre somos Uno", “Quién me ve a mi ve al "Padre"]. Oh que bellos son por los montes los pies del mensajero que trae alegres nuevas, que anuncia la paz, mensajero de bien que anuncia la salvación.... ¿Oyes? Tus centinelas alzan la voz, juntos gritan de alegría, ya que ven con sus ojos el Retorno del Señor.... Cantad alabanzas, alegraos juntos, ruinas de la Ciudad de la Paz, porque Adonai ha consolado a su Pueblo... todos los confines de la Tierra verán la salvación de nuestro Dios.

[...] He aquí que mi siervo prosperará... muchos se asombraron de él – de tal manera ...tan desfigurado estaba su semblante que no tenía ya aspecto de hombre, muchos pueblos se llenarán de asombro; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído. ¿Quién ha creído en nuestra Revelación? ¿Sobre quién se ha manifestado el brazo de Adonai? ... Despreciado y desechado por los hombres... se ha cargado sobre si mismo nuestros sufrimientos [Jesús Cristo tomó sobre sí mismo el karma colectivo], asumió nuestros dolores.... Él fue traspasado por nuestros delitos, aplastado por nuestras iniquidades. El castigo, precio de nuestra paz, cae sobre él [Torturas, Flagelación y Crucifixión]; y a causa de sus llagas hemos sido curados [Heridas y Estigmas: la sangre de los Estigmatizados ("alter Christus"), "derramado por muchos", sigue "sacando el pecado del mundo", es decir extingue el karma de los que cumplen la voluntad de Dios: el Nuevo Pueblo Elegido]. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; Adonai cargó en él el pecado de todos nosotros. Maltratado, se dejó humillar y no abrió su boca; fue como cordero llevado al matadero ["He aquí el cordero de Dios... "]... Con opresión y juicio fue aprehendido... Si, fue eliminado de la Tierra... herido de muerte por los pecados de mi Pueblo... si bien no hubiese cometido injusticia ni había engaño en su boca... Si él ofrece su vida en expiación, verá Descendencia, prolongará sus días, a través de él se cumplirá la voluntad de Adonai [la "Descendencia", el Nuevo Pueblo Elegido, cumple la voluntad de Dios en virtud de la salvación puesta en acto por Jesús Cristo, el cordero inmolado, poniendo en práctica sus enseñanzas]. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y las culpas de ellos él soportará. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte... habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores. ["Curaba a todos"; "Padre, perdónales..."] …Tu Descendencia entrará en posesión de las naciones.... Ya que tu esposo es tu Creador, "Señor de los Ejércitos” es su nombre; tu Redentor es el Santo de aquéllos que combaten por Dios, es llamado "Dios de toda la Tierra".... Dice tu Redentor, el Señor. Ahora es para mí como en los días de Noé [...].

Porque los montes se correrán, y los montes se moverán, más mi amor de tu lado no se apartará, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dice Adonai que tiene misericordia de ti. ... yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré [las gemas simbolizan los chakras y varias virtudes espirituales que significan la ascensión a la Dimensión superior]. Todos tus hijos serán discípulos de Adonai... en Justicia serás consolidada. ... Quien quiera que te ataque, contra ti se estrellará. He aquí, yo he creado... al Destructor para destruir. Ningún arma... contra ti tendrá éxito, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta será la herencia de los siervos de Adonai [...].

A todos los sedientos: Id por agua; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed... Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno... He aquí tú llamarás a gente que no conocías [Extraterrestres]; acudirán a ti pueblos que no te conocían, en virtud de Adonai, tu Dios, Santo de los que combaten por Dios.... Buscad a Adonai, mientras puede ser hallado, invócalo, llamadle en tanto que está cercano [es decir mientras tenemos la posibilidad de comunicar y colaborar con Sus representantes, por ejemplo, los Estigmatizados, para conocer la evolución de Sus designios y cumplir Su voluntad].... Así como el Cielo domina la tierra, así mis caminos dominan vuestros caminos, y mis pensamientos vuestros pensamientos. Pues vosotros con alegría saldréis [viajes interestelares], y en paz seréis conducidos.

[...] Así Adonai dice: "Respetad el Derecho y haced Justicia, porque cercana está mi salvación; mi Justicia está a punto de manifestarse.... Oráculo de Adonai que reúne a los Dispersos de los que combaten por Dios: "A los ya reunidos todavía añadiré otros”. ... sus vigías son todos ciegos, no se dan cuenta de nada. Son todos perros mudos, incapaces de ladrar.... Son perros voraces, insaciables, y los pastores son incapaces de comprender [son los jefes religiosos que deberían guiar al Nuevo Pueblo Elegido y en cambio se han convertido en "Ciegas guías de ciegos": "Ay de vosotros... hipócritas, que cerráis el reino de los cielos ante los hombres; porque vosotros no entráis, y no dejáis tampoco entrar a los que quieren entrar".]. Cada uno... cuida de su propio interés.

Ahora venid aquí, vosotros, hijos de la hechicera, raza adúltera y prostituta. ¿De quién os habéis burlado? ¿Contra quién abrís la boca, y sacáis la lengua? ¿No sois vosotros hijos del pecado, prole bastarda? Vosotros, que ...sacrificáis los hijos en los valles ... [referencia a las élites de los hombres de poder y ricos que cometen infanticidios como propiciatorios rituales satánicos.] [...] Tras la puerta y el umbral has puesto tu emblema [el príncipe de este mundo y sus servidores usan símbolos para identificarse], has hecho un pacto con aquellos con los que te gustaba coquetear... te has humillado hasta lo más bajo.... ¿Y de mí no te acuerdas? ¿No te importa? ¿No soy yo el que tiene paciencia y cierro un ojo? [uno de los símbolos más usados por el príncipe de este mundo y sus servidores es justo el ojo cerrado] Pero tú no tienes Temor de mí. ... Cuando grites, que te liberen tus ídolos. Todo se lo llevará el viento, los arrebatará el aire. Pero aquél que se ampara en mí poseerá la Tierra.

En lo excelso y sagrado yo vivo, pero también estoy con los oprimidos y los humillados, para avivar el espíritu de los humildes y reanimar el corazón de los oprimidos. ... Yo pongo sobre los labios: "¡Paz, paz al de lejos y al de cerca [Paz sobre todas las fronteras!] ", Adonai dice.... No hay paz para los impíos, dice mi Dios.

[...] Éste es el ayuno que quiero: desatar las malas cadenas, deshacer las coyunturas del yugo, dar libertad a los oprimidos y arrancar todo yugo... dividir el pan con el hambriento... recibir en casa a los pobres, sin hogar... vestir a uno que ves desnudo, sin apartar los ojos de los de tu carne [son las "obras de misericordia", es decir las acciones sociales, que valen más que los ayunos y las oraciones].... Entonces tu luz surgirá como la aurora, tu herida [karma] se cicatrizará pronto. Ante ti caminará tu Justicia, la Nave de Adonai te seguirá. Entonces invocarás y Adonai te contestará.... Eliminarás la opresión a tu alrededor, no apuntas con el dedo y no hablas maldad, si ofreces el pan al hambriento... entonces resplandecerá en las tinieblas tu luz, tu oscuridad será como el mediodía [es decir te distinguirás de la masa de la humanidad conformista y egoísta]. Adonai te guiará siempre... fortalecerá tus huesos; serás como un jardín regado y como un manantial cuyas aguas no secan [en virtud de tus buenas obras tendrás la salud del alma y del cuerpo]. Los tuyos reedificarán las antiguas ruinas, reconstruirás los fundamentos de épocas lejanas [es decir el Nuevo Pueblo Elegido realizará la Nueva Sociedad que es parecida a la antigua Edad de Oro atlantídea].

[...]Vuestras manos están manchadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios hablan falsedad, y vuestra lengua habla perfidia. No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; se confían en la nada y hablan falsedad; conciben maldades, y dan a luz iniquidad. Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiera de sus huevos, morirá; y si son aplastados sale una víbora... Así es descuidado el Derecho.... Así la Verdad es detenida, y el que se aparta del mal es despojado [el Nuevo Pueblo Elegido es marginado por el sistema mundano]. Esto ha visto Adonai y desagradó a sus ojos.... Las acciones serán recompensadas como se debe [pago kármico, lo se recoge lo que se siembra]: con desdén a sus adversarios, con vergüenza a sus enemigos. En occidente verán el nombre de Adonai y en oriente su Nave, porque él vendrá... empujado por el viento.... Como Redentor vendrá por la Visión de Paz.

[...] Levántate, resplandece, porque viene tu luz, la Nave de Adonai brilla sobre ti. Ya que, he aquí, las tinieblas cubren la Tierra, espesa niebla envuelve a las naciones; pero sobre ti resplandece Adonai, su Nave aparece sobre ti. Caminarán los pueblos a tu luz.... Alza los ojos a tu alrededor y mira: todos se reúnen y vienen a ti. Tus hijos vienen de lejos, tus hijas son llevadas en brazos [llegan los pueblos de las estrellas, integración cósmica]. Tú al verlos te pondrás radiante, palpitará y se ensanchará tu corazón... las riquezas de las naciones vendrán a ti". Una multitud... te invadirá... proclamando las Naves de Adonai. ...Se reunirán alrededor de ti... estarán a tu servicio, se levantarán como oferta... haré espléndido el templo de mi Nave. ¿Quiénes son ésos que vuelan como nubes y como palomas hacia sus palomares? Son naves que se reúnen por mí... para traer a tus hijos de lejos... por el nombre de Adonai tu Dios, por el Santo de los que combaten por Dios.... Extranjeros reconstruirán tus paredes, sus reyes estarán a tu servicio [los Sabios de las estrellas ayudarán al Nuevo Pueblo Elegido]... Tus puertas estarán siempre abiertas, no se cerrarán ni de día ni de noche, para dejar entrar a ti las riquezas de las naciones, traídas por sus reyes que harán de guías [la integración cósmica implica un constante cambio cultural entre el Nuevo Pueblo Elegido y las civilizaciones extraterrestres, que coordinarán a la Nueva Sociedad]. ... Te llamarán "Ciudad de Adonai", "Visión de Paz del Santo de los que combaten por Dios". Después de haber sido desamparada, odiada, sin que alguno pasara de ti, yo haré de ti el orgullo de los siglos, la alegría de todas las generaciones. ... Sabrás que yo soy Adonai tu salvador y tu Redentor [a través del Cristo que es Uno con el Padre], yo el Fuerte... Daré a tu soberano la Paz, a tu gobernador la Justicia. ... El Sol no será más tu luz de día, ni te iluminará más la claridad de la luna. Pero Adonai será por ti luz eterna, tu Dios será tu resplandor. No se pondrá jamás tu sol, ni tu luna menguará, pues Adonai será para ti luz eterna; y se habrán acabado los días de tu luto. Tu Pueblo será sólo de Justos, para siempre tendrán en posesión la Tierra, gérmenes de los semilleros de Adonai.

El espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque Adonai me ha consagrado con la Unción [Personificación]; me ha ordenado anunciar la buena nueva a los pobres, vendar las llagas de los corazones rotos, proclamar la libertad de los esclavos, la excarcelación de los prisioneros, promulgar... un día de venganza por nuestro Dios, para consolar a todos los afligidos.... Se llamarán "Encinas de Justicia", plantaciones de Adonai... Reconstruirán las viejas ruinas... Extranjeros apacentarán vuestros rebaños e hijos de extraños serán vuestros labradores y viñadores. Vosotros seréis llamados "Sacerdotes de Adonai", "ministros de nuestro Dios" seréis llamados. …Porque yo soy Adonai que amo el Derecho y odio la rapiña y la injusticia: yo les daré fielmente el salario [pago kármico positivo], cerraré con ellos una Alianza eterna... Los que los vean les tendrán estima, porque son la Estirpe bendita de Adonai.

[...] Entonces los pueblos verán tu Justicia, todos los reyes tu Nave; se te llamará con un nombre nuevo que la boca de Adonai indicará. Serás una magnífica corona en la mano de Adonai, una diadema real en la palma de tu Dios. ... ... Tu tierra tendrá un esposo. Sí... se casará contigo tu Arquitecto... Vosotros, que os acordáis de las promesas a Adonai, no descansaréis nunca, y a él tampoco le daréis descanso, hasta que haya restablecido la Ciudad de la Paz... Adonai ha jurado con su diestra y con su brazo poderoso: «Nunca más daré tu grano en comida a tus enemigos... ¡No! Los que hayan recogido el grano lo comerán y cantarán himnos a Adonai... Los llamarán "Pueblo Santo", "Redimidos de Adonai"...».

[...] ¿Quién es ése... con los vestidos teñidos de rojo? ¿Ése, espléndido en su vestido, que avanza en la plenitud de su fuerza? - "Yo, que hablo con Justicia, soy grande en socorrer" [se trata de Jesús Cristo, cuyo vestido está rojo de sangre por dos razones: por haber expiado con la muerte el karma colectivo, y por haber hecho Justicia contra los malvados en Su aspecto de "Destructor"] …Quiero recordar los beneficios de Adonai.... Él es grande en bondad por la casa de los que combaten por Dios. Él nos trató según su amor, según el tamaño de su misericordia... y fue para ellos un salvador.... No un Enviado ni un Ángel, él mismo los ha salvado [es decir a diferencia de todos los demás "Enviados" como Buda, Rama, Confucio, Zoroastro, etc., el Cristo es el propio Adonai, no un Ángel Suyo, no un Enviado Suyo, no un "Avatar" como los que lo han precedido, es el propio Adonai en persona]; con amor y compasión él los ha rescatado [...].

Así tú condujiste a tu Pueblo... Mira desde el cielo y observa desde tu morada santa y gloriosa... tú eres nuestro Padre.... Tú, Adonai, tú eres nuestro Padre, desde siempre te llamas nuestro Redentor. ...Retorna por amor a tus siervos, por amor a las Tribus, tu herencia. ... ¡Si tú desgarraras los cielos y bajaras! Delante de ti se asustarían los montes [...]. Tú vas al encuentro de cuantos practican la Justicia y recuerdan tus caminos. ... Adonai, tú eres nuestro Padre; nosotros somos arcilla y tú el que nos da forma, todos nosotros somos obra de tus manos... He aquí, mira: todos somos tu Pueblo.

[...] Dice Adonai: "Así como cuando se encuentra zumo en un racimo, se dice: "No lo destruyáis, porque hay aquí una bendición", así yo haré por amor de mis siervos, para no destruir cada cosa. Yo haré salir una Descendencia... un Heredero.... Mis Elegidos... Pero vosotros, que habéis abandonado a Adonai... yo os destino a la espada; todos os doblaréis a la matanza, porque he llamado y no habéis respondido... Dejaréis vuestro nombre como blasfemia entre mis Elegidos... Pero mis siervos serán llamados por otro nombre... porque serán olvidadas las tribulaciones antiguas... En efecto, he aquí que yo creo Nuevos Cielos y Nueva Tierra; no se recordará más el pasado, no volverá más a la mente... No habrá más un niño que viva sólo pocos días, ni un viejo que en sus días no llegue a la plenitud; porque el más joven morirá a los cien años... Mis Elegidos...no se fatigarán en vano... Antes de que me invoquen, yo responderé; mientras aún estén hablando, yo ya los habré escuchado. El lobo y el cordero pastarán juntos, el león comerá paja como un buey, pero la serpiente comerá polvo, no hará mal ni daño...», dice Adonai. Así dice Adonai: «El Cielo es mi trono, la Tierra el taburete de mis pies... ¿Sobre quién dirigiré la mirada? Sobre el humilde y sobre quien tiene el espíritu arrepentido y sobre quien teme a mi palabra...». Escuchad la palabra de Adonai, vosotros que veneráis su palabra. Han dicho vuestros hermanos que os odian, que os rechazan a causa de mi nombre: «¡Muestra Adonai su Nave, y vosotros hacednos ver vuestra alegría!». Pero ellos serán confundidos. Viene un ruido, un estruendo de la ciudad, un rumor del templo: es la voz de Adonai que paga la recompensa a sus enemigos.

[...] Alegraos con la Visión de Paz, exultad por ella a cuantos la amáis... os saciaréis de sus consuelos... Porque así dice Adonai: «...Como una madre consuela a un hijo, así yo os consolaré; en la Visión de Paz seréis consolados... Porque he aquí que Adonai viene con fuego, sus carros son como un torbellino... Yo vendré a reunir a todos los pueblos y a todas las lenguas; ellos vendrán y verán mi Nave [el Nuevo Pueblo Elegido está presente en los pueblos latinos de todo el mundo]. Yo pondré en ellos una Señal y mandaré sus Sobrevivientes a los Gentiles... a costas lejanas que no han oído hablar de mí ni han visto mi Nave; ellos anunciarán mi Nave a las naciones. Traerán a todos vuestros hermanos de todos los pueblos como ofrenda a Adonai... como los hijos de aquellos que luchan por Dios... Sí, como los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra, que yo haré, durarán para siempre delante de mí - Oráculo de Adonai - así durarán vuestra Descendencia y vuestro nombre...».

En Fe, Marco Marsili
29 de agosto 2020

Mensajes adjuntos:

- 2-09-19 2 de Septiembre 1989 – 2 de Septiembre 2019
https://www.delcieloalatierra.com.ar/mensajes/listado-de-mensajes/2019-listado-3/8672-2-de-septiembre-1989-2-de-septiembre-2019

- 2-09-15 Gracias por existir
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2015-lista/6834-gracias-por-existir

- 2 de Septiembre 1989-2 de Septiembre 2018
https://www.delcieloalatierra.com.ar/component/search/?searchword=2%20de%20Septiembre%201989-2%20de%20Septiembre%202018&ordering=newest&searchphrase=all&limit=20

- 2-09-18 La Virgen María, desde Siracusa a Fátima
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2018-lista/8308-la-virgen-maria-desde-siracusa-hasta-fatima

- 3-09-14 Esencias divinas para los servidores de Cristo
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2014lista/5452-esencias-divinas-para-los-servidores-de-cristo

- 2-09-13 Hijo, te confío una misión…
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2013lista/5039-hijo-te-confio-una-mision

- 2-09-11 Fátima. 2 de Septiembre 1989. Palermo. 2 de Septiembre 2011. Aniversario estigmas de Giorgio Bongiovanni
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2011lista/3850-fatima-2-de-septiembre-1989-palermo-2-de-septiembre-2011-aniversario-estigmas-de-giorgio-bongiovann i

- 2 de Septiembre 2010. Teología aplicada
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2010lista/2140-teologia-aplicada

- 2-09-08 Que Cristo sea vuestra certeza
https://www.delcieloalatierra.com.ar/2008lista/3663-que-cristo-sea-vuestra-certeza