joseantonioPor José A. Bustamante
Estas palabras pronunciadas hace 2000 años por el maestro Jesús, definen de algún modo lo vivido por quien esto escribe, todas las vivencias experimentadas junto a todos los hermanos Sudamericanos, en la reunión de Arcas en Argentina.
Primero que nada estar y ser tan maravillosamente bien atendidos por los hermanos argentinos, procurando en cada uno de nosotros todas las atenciones y comodidades, para que nuestra estancia sea lo más grata y cómoda posible, habla de por sí sola de la calidez humana y amor entregados por nuestros hermanos transandinos, como si cada uno de nosotros fuéramos un Giorgio Bongiovanni más. Segundo, la experiencia de escuchar en varias oportunidades las enseñanzas entregadas por Giorgio a todos nosotros,  han calado profundamente en mi ser, ya que no me siento merecedor de tantos regalos, como es el pertenecer a la "Tribu de Juan" y el ser cada uno de nosotros "Estigmatizados Espirituales" con todo lo que ello conlleva en compromiso y responsabilidad. Tercero el haber tenido la oportunidad junto a mis hermanos del Arca de Chile de poder ser recibidos por Giorgio para conversar con él, teniendo la oportunidad de compartir en un ambiente de  más intimidad, ha sido y será un gran regalo para todos nosotros, por su amor y disponibilidad para acogernos y escucharnos. Por ello, todo lo vivido en Argentina en esos pocos días, nuevamente me he sentido espiritual y humanamente tan identificado con las palabras pronunciadas por Jesús el Cristo "A Dios lo que es de Dios", porque luego de mi regreso a casa, tengo que volver a convivir con el quehacer cotidiano, o bien lo que a mi entender define "al César lo que es del César". 
 
Con profundo amor y un fuerte y fraterno abrazo, a todos ustedes mis hermanos de todas las arcas. A ti Giorgio y Sonia mil gracias por vuestra entrega y vuestro amor. 
 
José A. Bustamante

Santiago de Chile (Chile)
22 de Abril de 2013