cabezal
logo introduccion 2

umilta consapevolezza CristoPor Gabriele Pappalardo

1 de Septiembre de 2018

El Consolador prometido, el Paráclito está en medio de nosotros, todos aquellos que dan testimonio de la Segunda Venida de Cristo, de la Santísima Madre, hasta el último de nosotros, que testimoniamos esta verdad, cada uno, con un pedacito cada uno, componemos el espíritu y el cuerpo del Consolador.

El mensaje que hemos recibido es universal, desde Eugenio Siragusa: la existencia de los extraterrestres, que son nuestros hermanos superiores, que están más cerca de Dios que nosotros. La última parte de la misión le compete a los jóvenes, a los chicos de OUR VOICE, nosotros tenemos que acompañarlos a difundir artísticamente el mensaje. Sin estos jóvenes la obra terminaría, desaparecería: ellos arrastran a los más “ancianos”.

Gabriele PappalardoPor Gabriele Pappalardo

“Venecia, que en tu alfombra salada

reflejas las estrellas del infinito, el infinito y las

estrellas son como las gotas del agua

de tu laguna, están unidas y son inseparables,

pero se pueden dividir y unir al mismo tiempo...

reflejos de luz en el agua de la laguna

son el infinito, el universo que se manifiesta

misiones9Por Omar Cristaldo

El día martes 11 de septiembre del 2018, viajo a la ciudad de San Juan Bautista de las Misiones, donde se encuentra trabajando nuestro querido amigo y hermano Félix Vera, quien es originario de esta ciudad, y donde conoce a gente y amigos que están hoy trabajando como directores o como profesores en diferentes colegios, y hemos hablando con Felix sobre la posibilidad de comentarles a quienes él conocía de nuestras actividades y si podíamos tener charlas con sus alumnos, y fue así que se consiguieron dos colegios, y es a ese propósito que viajo para compartir con los jóvenes estudiantes el mensaje que nos llega Del Cielo a la Tierra, que tiene como Corazón de su mensaje el Retorno del Maestro Jesús.

Fabio MaggiorePor Fabio Major

02-09-18

Seguir a Jesús significa poner en práctica Su enseñanza, no es suficiente con amarlo.

En un frío y lluvioso domingo de finales del verano, hermanos de todo el mundo se encontraron para honrar al Signo viviente que camina por el mundo. Estandarte del Reino de Dios que ya está en la Tierra. Símbolo de Su poder… Pero no es un domingo normal. Hoy es 2 de Septiembre y han pasado 29 años desde que Giorgio Bongiovanni dijera Si, en Fátima a la Virgen, un si que se renueva día tras día, con el servicio a Su hijo el Cristo, Rey del Universo.

Mientras todos esperábamos ansiosamente la llegada de Giorgio, Flavio y Pier Giorgio tomaron la palabra y compartieron enseñanzas y anécdotas para preparar el terreno a lo que vendría.

agustin3Por Agustín Saiz

Conferencia Giorgio Bongiovanni “Civilizacion mas allá de la Tierra”

- 01/09/18 Monte Urano (Italia)

"Daré la bienvenida a todas las pruebas, porque sé que dentro de mi están la inteligencia para comprenderlas y las fuerzas para superarlas" (Yogananda)

Siendo apenas un joven, el peso de la cruz cayó por primera vez sobre sus espaldas. El mundo en aquel entonces necesitaba rasgarse y que alguien, con la fuerza del Amor infinito, abra el velo para que la verdad universal vuele por si misma. Un joven había sido estigmatizado en el contexto de una misión poco imaginada. Eugenio Siragusa era el contactado extraterrestre más importante y su emisario en la Tierra. Quien había sido perseguido y burlado,  ahora como premio recibía en su jardín cósmico, a la rosa del Amor Crístico. Una señal tan tangible como irrefutable iba a comenzar a recorrer el mundo y hablar por sí sola. A buscar a los suyos y encontrarlos. Un hecho  tan trascendental quedaba por primera vez, absolutamente por fuera del control social de la iglesia y de cualquier otra institución del poder. El escándalo era máximo, el sistema jamás hubiera podido concebir una respuesta para contrarrestrar un milagro tan maravilloso como inesperado y contundente. El plan del Cielo era perfecto, a partir de ahora, cualquiera que busque la verdad con todo su ser, encontrara en su camino a Su verbo. El plan de redención quedaba al alcance de cualquiera que desee encauzar la vida en torno a Él, sin otro obstáculo que la propia entrega que cada uno decida hacer. Ahora, como un rayo de luz solar que atraviesa un bosque oscuro, el Cielo podía ingresar en la conciencia del hombre con total libertad.