sonianavidadDe Sonia Alea
En esta nueva Santa Navidad tan diferente a todas las demás quiero desearles más sensibilidad para ver el mundo que está fuera de nosotros, y más introspección para ver lo que hay dentro de nosotros. Más perspicacia para entender que la vida es un soplo y es necesario fijar en nuestro corazón y en nuestra mente el propósito de este camino, los valores para exaltar y los que se deben realizar. Nuestra vida sólo habrá tenido sentido si luchamos por dejar un mañana mejor a las nuevas generaciones. Si hemos hecho nuestra parte.
La situación del mundo actual nos está dando una gran lección. Nos ha recordado que nada se debe dar por sentado. Que cada causa corresponde a un efecto que tarde o temprano caerá sobre nuestras espaldas si este no ha sido positivo. Que debemos convertirnos en hombres y mujeres vivos, fuertes, solidarios, con el coraje y la fuerza para levantarnos de la silla de la ilusión, de la comodidad y la indiferencia, para salir de la jaula donde el sistema nos ha encerrado para usarnos como esclavos. ¡Despertemos del entumecimiento y levantémonos con las manos en alto en señal de lucha para recuperar nuestra vida, el futuro de nuestros hijos y el de las generaciones futuras!
Por todos los niños que padecen hambre y toda la absurda violencia provocada por el hombre. Primero que nada la falta de amor.
Por todos los jóvenes sin futuro. Sin metas ni ejemplos a seguir.
Por todos los ancianos abandonados, que se sienten inútiles y solos, en un mundo que corre sin ellos.
Por los sin techo obligados a dormir en la calle mientras la vida fluye a su alrededor como si fueran fantasmas.
Por los padres desesperados que no pueden alimentar a sus hijos.
A todos los mártires que dieron su vida con ese coraje que nos falta para defender nuestros derechos y liberarnos del mal.
A todos los justos que cada día arriesgan su vida por todos nosotros.
A todos los hombres de buena voluntad
A todos los jóvenes que luchan por su mañana.
A todos los niños a quienes dejaremos nuestro legado.
A todos ellos hoy y siempre quiero dedicar mis pensamientos y mis días.
Que Cristo renazca con sus valores Eternos en el corazón de cada uno de nosotros para que mañana sea la libertad.

Feliz Navidad a todos
Sonia Alea
Sant´Elpidio a Mare
25 de diciembre 2020