cabezal
logo introduccion 2
Pin It
sonia2018Di Sonia Alea
La última hoja cae de un árbol ahora despojado. Sus ramas desnudas se destacan contra el cielo azul de invierno, como brazos implorando ayuda. Son los brazos de la humanidad despojada de sus valores morales, violentada en su pureza, burlada en la verdad de su esencia. Brazos que buscan el vínculo con sus orígenes que desde el cielo los conecta con la tierra en ese círculo mágico de la Vida. El Sol los ve allí abajo, mientras sus manos se agitan con el viento.
Movida por la compasión, la Estrella maravillosa y brillante, ardiente de pasión, sopla su aliento de Amor, inyectándoles nueva Vida que se renueva en el eterno devenir.
Su linfa vital atraviesa esas ramas y el tronco que las sostiene hasta la profundidad de sus raíces generando nuevos brotes. Son los brotes de la nueva primavera que viene y que se ha convertido en una nueva esperanza. Vida que se renueva y que generará nuevas flores fragantes y frutas sabrosas. Podemos en esta Santa Navidad ser la expresión del Nuevo Renacimiento, como aquellos árboles fuertes que reencontrando el significado de su existencia permiten el nacimiento, la protección y el crecimiento espiritual, ético y moral de los nuevos brotes que son hijos de la humanidad, nuestros hijos. A ellos les pertenece ese futuro por el cual debemos luchar hasta dar la vida.
¡Feliz Navidad a todos con el gozo más profundo del Espíritu porque Jesús el Salvador nació pero con tristeza en el corazón por ese grito de dolor y desesperación que aún se eleva en el cielo! El grito de los inocentes.
En Cristo, por Cristo y con Cristo, Feliz Navidad para todos con Amor.
Vuestra Sonia Alea
Diciembre 2018