cabezal
logo introduccion 2
Pin It

madonninaPor Claudia Marsili

"Os doy un mandamiento nuevo: qué os améis unos a otros. Como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuvierais amor los unos con los otros. (Juan 13, 34-35)

El amor más grande de todos los amores ha venido entre nosotros, ha caminado entre nosotros, ha comido con nosotros, ha partido el pan por nosotros, ha llorado con nosotros y por nosotros, ha sanado nuestras heridas y nuestras enfermedades, ha lavado nuestros pecados tomando sobre sí mismo nuestras humanas miserias, se ha hecho siervo entre los siervos lavando nuestros pies, nos ha donado sabiduría y esperanza, nos ha indicado el camino para la Salvación Eterna.

Él ha trazado el Camino Maestro. Y nosotros cada día intentamos recorrerlo, con todas nuestras fragilidades, llenos de miedos y de límites. Y quizás no nos damos realmente cuenta de lo que significa todo esto.

Para acceder a las frecuencias media-altas de la Dimensión superior, es indispensable que el ego inferior sea subordinado al "superior". El ego superior emerge en el momento en que se elige libremente actuar de modo altruista... El ego superior se despierta y se beneficia gracias a los gestos de altruismo y de coraje en defensa del prójimo (es decir para satisfacer las necesidades de los demás), sobre todo cuando dichas acciones no presuponen gratificaciones. Ha sido dicho: "Ama al prójimo como a ti mismo” ... Este es el "Camino estrecho", y es incómodo ya que va contra la programación natural del ego inferior... En resumen, amar al prójimo como a sí mismo es difícil ya que significa ir "en contra de la naturaleza"... Entonces la clave de acceso para entrar en la Nueva Sociedad de la Cuarta Dimensión es elegir deliberadamente vivir por el bien de los demás. NOSOTROS SOMOS LOS DEMÁS. Esto significa que la única cosa que tiene sentido que hagamos, es dar la vida por el bien de los demás (1)

¿Cómo se puede llegar a amar a otro ser como nos amamos a nosotros mismos? El amor por nosotros mismos, incluso cuando no se demuestra, es innato en nosotros, en nuestras células, que trabajan continuamente, cada instante, para hacer que nuestro cerebro actúe por nuestra supervivencia. Es difícil de verdad elevar este amor, para donarlo a ‘alguien ajeno a nosotros'. Pero es precisamente lo que se nos pide.

Para poner en práctica ese altísimo valor que entraña el mandamiento más importante que nos ha dejado Nuestro Señor, nos ha sido concedida la gracia de experimentar el Amor. Experimentarlo cada día, en sus diferentes formas. Para aprender a amar, como Él nos ha amado.

“La Ley del Amor se divide en las tres expresiones energéticas diferentes que son tres niveles expresivos de Amor distintos. En el primer nivel, el del Amor Altruista, nos encontramos en la Ley del Karma, la Ley perfecta del Equilibrio, Ley del dar y recibir: si le doy un beso a una persona desearé recibir otro beso, ya sea de ella o de alguien más, hasta sin necesidad de pedirlo porque esa es la Ley. Y como se trata de una Ley natural me sentiré feliz y satisfecho al recibirlo porque estaré en este equilibrio del dar y recibir. En el segundo nivel, el del Amor Desinteresado, si le doy un beso a una persona sin pedir y sin desear otro beso a cambio, lo recibiré de todos modos y cuando así sea no lo rechazaré, pero no por haberlo deseado. En el tercer nivel, el del Amor Incondicional, estamos en el Amor Crístico: sin desear nada para mi mismo, si beso a alguien infinitamente, hasta morir de Amor quiere decir que deseo mi muerte por tu vida... en el Amor Incondicional estás dispuesto a dar tu vida y en esta entrega de todo tu ser logras salvar a otras almas sin que las mismas sepan que eres su salvador. Este es el Amor de Cristo... La evolución del alma avanza al alcanzar progresivamente los niveles de Amor más elevados. Nadie puede poner en práctica el Amor Desinteresado sin antes haber puesto de manifiesto el Amor Altruista y el Amor Desinteresado.” (2)

Creo profundamente que uno de los regalos más grandes que el Padre nos ha concedido para poder experimentar las formas más elevadas de amor y acercarnos al amor Crístico, son los niños.

En cada niño se refleja la potencia de Dios y toda su pureza.

Son las criaturas más frágiles a proteger, a defender con nuestra misma vida y al mismo tiempo son nuestros maestros más valiosos ante quienes tenemos que inclinarnos. Son como arcilla a moldear orientándolos hacia los valores espirituales más elevados, y al mismo tiempo guerreros de la luz que desbaratan cualquier convicción nuestra con su carácter. Deben ser protegidos, acogidos, escuchados, abrazados, mirados a los ojos, y al mismo tiempo instruidos, guiados, reprendidos. No deben ser dejados solos, hay que dedicarles atenciones y tiempo de calidad, nuestra paciencia más extrema, tenemos que hablarles con respeto y con completa sinceridad. Los niños viven en el presente y están completamente inmersos en la verdad, por lo que es la verdad lo que nos piden. Los niños nos enseñan el valor de una sonrisa, de un abrazo, la importancia del perdón. No somos capaces de estar enfadados con ellos por demasiado tiempo, y aunque a veces estemos un poco enfadados con ellos, nunca disminuye nuestro amor hacia ellos y con una mirada nos derriten el corazón.

Todo esto, junto a la enorme responsabilidad que tenemos respecto a cada niño y a la ternura que son capaces de infundir en nuestro corazón, es sólo la base, el principio, el principio del camino hacia el amor Crístico. Y deberíamos lograr ponerlo en práctica con cada persona que encontramos en nuestro camino. Con cada hermano. Pensemos en todo lo que hacemos por un niño, o en todo lo que haríamos por cada uno de ellos. ¿Cuán lejos estamos de ponerlo en práctica con cada hermano nuestro?

"El camino de Tu Hijo, Madre, es estrecho, pero no existe uno más hermoso, jubiloso y rico en frutos. Él nos ha llamado a trabajar en su viña y a comer en su mesa sagrada, aunque seamos indignos pecadores. Tú, conociendo nuestra miseria humana, has dado a luz a sus ángeles, a través de nuestro vientre, por ti bendecido, para que puedan darnos la mano y nos conduzcan al jardín del padre. recordándonos que vivamos el nosotros y perdamos el yo. Ahora ellos están aquí, en tu presencia, para honrarte. Tus jóvenes y tus niños consagrados por la señal de Tu Hijo para la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Ellos son los líderes de Cristo que abrirán las puertas al amanecer del nuevo día que ya llega. Ellos son nuestros maestros, un ejemplo de fe y obediencia al lado de aquél que los guía y protege como un águila solar de las larvas de este mundo”. (3)

¿Qué poder tiene el amor de una madre? ¿A dónde puede llegar? Quizás no hay un lugar que no pueda alcanzar. Quizás no exista una meta inexplorada para el amor materno. Quizás el Padre ha puesto esta semilla en el seno materno, para que pueda expandirse y llevar frutos por todo el mundo.

Hace muchos días que reflexiono y medito sobre este aspecto, sobre estas palabras, días en que se abren en mi mente escenarios, pensamientos, inspiraciones, ideas, donde leo y vuelvo a leer las palabras de los escritos que he mencionado arriba.

Ayer antes de dormirme, sentí el fuerte impulso de abrir un libro del maestro Yogananda y he encontrado las siguientes palabras, que han confirmado mis intuiciones, y lo que estaba viviendo y realizando dentro de mí. He sentido una emoción muy fuerte:

“La madre es una expresión del amor incondicional de Dios. Las madres han sido creadas por Dios para demostrarnos que él nos ama, con motivo o sin motivo... Las madres no serían capaces de amar a sus niños, si Dios no hubiese infundido el amor en ellas... ¿Por qué se le ha dado a la madre tal amor? Para que pueda amar incondicionalmente al hijo. Amar al propio hijo es sólo poner en práctica el amor divino. La madre piensa que su hijo es suyo, mientras que es hijo de Dios. El hijo se alejará de ella en cuanto el Espíritu Divino lo llame. Por tanto, cada madre debería extender el amor que siente por su propio hijo a todos los hijos de la tierra. … Cada madre debería recordar que el amor divino incondicional pasa a través suyo y que por ello, ella es bendecida. Debería realizar interiormente que lo que da no es su amor sino el amor de la Madre Divina que está en ella… Una madre debería dar amor divino, incondicional a todos. ... Madres, sentiros orgullosas de que la Madre Divina haya asumido vuestra forma para prodigar tangiblemente Su amor al mundo, no sólo a vuestros hijos, sino a todos los hijos de la tierra. Entonces seréis realmente benditas; y en lugar de pensar que tenéis un hijo o cinco hijas, sentiréis dentro de vosotras 'Tengo muchos hijos, en toda la superficie de la Tierra'. Con esta conciencia vosotras seréis una única cosa con la Madre Divina. … La madre que considera a todos los hijos de Dios como sus propios hijos ya no es una madre mortal. Ella se convierte en la Madre Inmortal. Esto es lo que son todas las santas. Un día ellas llegan a realizar dentro de sí: 'El gran amor que siento por mi hijo, ahora lo siento por todos. Ahora sé que no estoy en este cuerpo, sino que soy una expresión de la Madre Cósmica'... La Madre Universal os ha hecho a Su imagen, y vosotras tenéis que manifestar esa imagen ofreciendo a todos los seres Su iluminado amor." (4)

La paternidad nos ofrece la posibilidad de aprender a amar a otro ser igual o incluso más que a nosotros mismos, para después difundir ese mismo e idéntico amor a todos los niños del mundo y a todas las personas que encontramos en nuestro camino. Ahí se nos da la oportunidad de poder tocar suavemente el amor más grande de todos los amores, de sentir su perfume, de percibir su vibración. En los ojos de un niño. En el abrazo de una madre.

Cada uno de nosotros, en la espera de experimentar la experiencia de ser padres, o quiénes no lo vivan en esta vida, recibe a su vez una gran posibilidad: aprender a donarse a todas las criaturas de la tierra, como si fueran todos hijos suyos, sintiendo la alegría de amar a todos al mismo nivel, sin tener que superar el apego afectivo hacia su propia prole, que puede volver dificultoso este pasaje de apertura.

Cada uno vivirá la experiencia que le sea más útil para poder alcanzar el mismo objetivo, la experiencia que necesita para poder ir en la misma dirección. El Padre dispensa gracias y ofrece posibilidades a todos los hombres y a las mujeres de buena voluntad, que ponen su vida al servicio de una causa más grande que ellos mismos y que su pequeño mundo.

En el gran gimnasio de la vida, todos tenemos la oportunidad de entrenarnos en el amor. Y entonces hagámoslo, entrenémosnos, empeñémonos con constancia en querer a nuestro prójimo como a nosotros mismos, a hacer gestos de altruismo y amabilidad, a perdonar, también y sobre todo cuando nos parezca difícil o casi imposible, porque será precisamente superando estas resistencias que avanzaremos cada vez un poco más en la escalera del amor, que nos conducirá al Reino prometido.

Gracias a las palabras de Giorgio, Marco, Sonia Alea y al maestro Yogananda que han inspirado las reflexiones que he decidido compartir con todos vosotros.

Con inmenso amor

Claudia

Gubbio, 21 de septiembre 2020

NOTAS. Los pasajes en cursivo y entre comillas pertenecen a:


(1) Cuarto Discurso del Suspiro Luminoso, de Marco Marsili:
https://www.delcieloalatierra.com.ar/mensajes/listado-de-mensajes/2020-listado-4/8968-los-jovenes-iniciados

(2) "La fe que cura y la sublime promesa", de Marco Marsili:
https://www.delcieloalatierra.com.ar/cronicas-de-las-arcas-2017/7648-la-fe-que-cura-la-sublime-promesa

(3) "A ti Madre", de Sonia Alea:
https://www.delcieloalatierra.com.ar/mensajes/listado-de-mensajes/2020-listado-4/9056-a-ti-madre

(4) "La naturaleza de Dios en la Madre y en el Padre" (Paramahansa Yogananda “La eterna
búsqueda del hombre")

Mensajes adjuntos:

- 25-03-20 ¿Quiénes son mis hermanos?
https://www.delcieloalatierra.com.ar/cronicas-de-las-arcas-2020/8896-quienes-son-mis-hermanos

- 19-02-19 Un bautismo de luz
https://www.delcieloalatierra.com.ar/cronicas-de-las-arcas-2019/8495-un-bautismo-de-luz

- 17-02-20 Si os dejáis ver por estos ojos físicos yo os dedico mi vida (Claudia Marsili)
https://www.delcieloalatierra.com.ar/cronicas-de-las-arcas-2020/8871-si-os-dejais-ver-por-estos-ojos-fisicos-yo-os-dedico-mi-vida

DVD - BOLETINES - LIBROS

unalagrima2

 

boletineslink

LIBROS

TAPA4 TAPA3

 
 TAPA1 TAPA2

 

  TAPA5

 
 

SITIOS AMIGOS

220x130_mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

SITIOS RELACIONADOS