cabezal
logo introduccion 2
Pin It
miachela200De Michela Raddi.

Mientras persistamos en vivir en este mundo guiados solo por la mente, con todas sus facetas materiales engañosas, nunca podremos comprender y darnos cuenta del verdadero significado de nuestra existencia. El destello que inflama el espíritu
La tierra sobre la que caminamos es el vientre de una madre, que ahora ya no es fértil de vida.
En todas partes brota la incansable semilla del mal, que alimenta y satisface la indiferencia del ser humano.
Hay un hambre en el cuerpo que mata, aplasta, atenasa. Rostros secos por las lágrimas, que han dejado profundos surcos en las mejillas que no han conocido ninguna caricia. Bocas temblorosas que anhelan alimento, especialmente la del corazón.
Y un hambre en el alma en ausencia de sanos valores vivificantes.
Nuestra vida parece un paseo en una calesita de infinitas ilusiones.
Miremos a nuestro alrededor ... ¿no hemos tenido suficiente todavía?

Hay hambre de amor. De caridad. De unión.
Hambre de generosidad. Esperanza. Justicia.
Camino por la calle y encuentro nuevos ojos, corazones. Caras indiferentes, almas desnudas y cuerpos embellecidos. Tan absortos en nosotros mismos, en nuestros intereses.
Todo fluye rápido. La vida y sus momentos. Parece que no hay tiempo para detenerse, para escuchar y hablar. Ya no hay tiempo para entrar en el universo de los demás y sumergirse en sus personalidades. Ya no hay tiempo para mirarse a los ojos, para admirar, para comprender.
Vivimos y compartimos un solo hogar ... Lo que le sucede a otro ser humano también nos afecta a nosotros.
El hilo invisible de las emociones nos une.
Hay hambre de amabilidad. De gestos reales. De palabras sinceras.
Podemos llenar el vacío y alimentar esta tierra con acciones cotidianas, convirtiéndonos en voluntarios de la vida.
Donar es sinónimo de Amar.
No hay donación que no nazca de un soplo de amor.
Y no hay amor que no sepa darse a sí mismo.
La empatía es hija de valores esenciales: simplicidad y humildad.
Ser voluntario de la vida es desnudarse del IO para revestirse del NOSOTROS.
... nacer en la individualidad y luego fluir hacia la plenitud de la humanidad.
Ser voluntario de la vida es tener ojos profundos que se sumergen en el mundo de cada alma, percibiendo a cada hombre, mujer o niño como parte de sí mismos.
Es reconocer la grandeza de los pequeños gestos, incluso en el escenario extraordinario de la vida cotidiana.
No importa dónde estemos, o las herramientas a nuestra disposición, todos podemos operar en nombre de la Vida.
Cada instante cela la posibilidad de donarse.
Todos los días se nos ofrece la oportunidad de amar y servir.
Aprendemos a ser voluntarios de la vida ... Ángeles sin alas, pequeños héroes en nombre del amor.
Estrellas del cielo, luz de consuelo para los demás.
Lágrimas de caridad que caen sobre las tierras que sufren.
Rayos cálidos de sol que irradian esperanza, generando vida.
Que nuestra sonrisa florezca en dedicación y altruismo.
Somos amaneceres de paz en tiempos oscuros ...
Gotas de solidaridad en desiertos de indiferencia.
Raras perlas de la humanidad que embellecen los confines del mundo.
Somos auroras de sueños e ideas, con preciosos colores que inflaman el corazón.
Respirosde ternura, somos milagros terrenales.

Michela Raddi
16 Enero del 2020

DVD - BOLETINES - LIBROS

unalagrima2

 

boletineslink

LIBROS

TAPA4 TAPA3

 
 TAPA1 TAPA2

 

 TAPA6 TAPA5

 
 

SITIOS AMIGOS

220x130_mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

SITIOS RELACIONADOS