cabezal
logo introduccion 2
Pin It

giovaparte200ARGENTINA (II parte)

Por Giovanni Bongiovanni

En la mañana me levanto temprano, a las seis ya estoy en pie y empiezo a escribir algunos renglones de este diario. Ramón se ha levantado antes que yo para atender a muchas personas que vienen desde lejos para encontrarse con él. Ramón es un curandero, en otras culturas a estas personas se las llamaba también chamanes, son hombres especiales que tienen una fuerte sintonía con la naturaleza y con la madre tierra. Canalizan esta energía en sus manos y así curan a las personas. La cultura de este lugar tiene creencias muy profundas con respecto a las capacidades que tienen estas personas para descubrir los males del cuerpo y después curarlos.

La gente confía en ellos y recibe beneficios. Todos los días llegan desde muy lejos para consejos y tratamiento, Ramón acepta ofertas para la Fundación y pone a disposición un dormitorio para quien llega el día antes, y aquí dormiremos también nosotros.

Estoy despierto y mientras todos están todavía en la cama, con la calma matutina, empiezo a escribir... se acerca a mi Sandra, que también se levanta muy temprano para ir al local que tienen dónde preparan desayuno y comida para los viajeros. Cuando Ramón acaba su trabajo desayunamos todos juntos y nacen conversaciones bonitas, es una persona muy sabia y espiritual, un hombre lleno de enseñanzas de vida que logra transmitirte con su ejemplo y con esta unión entre espiritualidad y obra social.

El día de hoy servirá para acostumbrarnos a la altitud con pequeños paseos y desplazamientos breves.

Vamos al pueblito de Santa Rosa de Tastil que tiene un pequeño museo para los turistas que cuenta la antigua historia del pueblo, a partir de las ruinas incas que quedan todavía, uno de los puntos de atracción principales de esta zona. Pocas casas, una escuela y una iglesia, nada más. En un espacio comunitario algunas mujeres venden algunos productos artesanales: sombreros, bufandas, jerseys y muñecas. Todo hecho con materiales locales y tejidos de óptima calidad con motivos de fantasías ricos en colores. La lana se saca del pelo de las llamas.

giovaparte2 2

En el almuerzo comemos pasta a la boloñesa con una salsa muy buena preparada por Sandra, con la promesa de comer ligero y no recargar el organismo, pero la comida es demasiado buena y no logramos resistir al segundo plato. Me piden que haga una oración ya que el día anterior había sido Ramón el que "bendijo" la comida, así como están acostumbrados a hacer aquí. Lo hago dando las gracias por estar todos ahí, empezando por los chicos, mis amigos, por el trabajo que están haciendo en Italia y el compromiso que están poniendo en esta causa. El grupo de Gubbio hoy es uno de los más activos, las iniciativas y los contactos que entablan ellos y que se suman a nuestra causa son realmente muchos y los jóvenes que entran en su grupo y que abrazan nuestra causa, está en fuerte crecimiento. Doy las gracias a Ramón y a su familia por el ejemplo que nos están dando de servicio y sacrificio y sin dar una mínima señal de cansancio, porque hay muchas dificultades y todo lo que se lleva adelante se hace con mucho coraje para elegir una vida de servicio a los demás, que requiere renuncias y compartir con los demás. Bendigo la comida y empezamos a comer.

Ramón nos dice lo que es la esencia del trabajo que hacen. Saber compartir con los demás lo que uno tiene; disfrutar de la felicidad de los demás y dar a los demás lo que necesitamos para nosotros y no lo superfluo; sentir dentro el sufrimiento de los demás como si fuera nuestro y alejar de ti todos los sentimientos de egoísmo que te hacen pensar sólo en tu familia y en nadie más.

"¿Cuándo mi hijo tiene lo necesario para mí no está bien así, soy egoísta si no pienso también a quién no lo tiene.

"Para mi y mi familia tengo justo lo necesario y a veces tampoco eso, pero igualmente compartimos lo que tenemos dedicándonos continuamente al prójimo, mis hijos lo saben porque han crecido así. Pero después recibimos una recompensa dos veces más grande. La Vida siempre me ha ayudado en esto”.

“Sentir el sufrimiento de los demás como si fuera nuestro nos ayuda en nuestra evolución. Todos deberíamos sentirnos una familia porque somos habitantes del mismo planeta. ¡El egoísmo es el peor de los males de nuestra humanidad! Además de la pereza, nunca tenemos que ser perezosos y esperar a que los demás hagan lo que podemos hacer nosotros hoy. Cuando veo que puedo hacer algo no espero a los demás que lo hagan pensando que tienen que hacerlo ellos. Voy y lo hago porque Dios me está dando la oportunidad de hacerlo en el momento en que me doy cuenta de que esa cosa hay que hacerla y que puedo hacerla yo. Sería un gran pecado si nos quedamos esperando”.

“ Hay que hacer algo todos los días y no dejarlo nunca para mañana. Es un trabajo que tenemos que hacer con nosotros mismos, el de superar los límites humanos y elevar nuestro espíritu que ordene a nuestra materia, a nuestro cuerpo que haga algo, que luche en lo que creemos y sobre todo en lo que la conciencia nos dice que es justo, sin escuchar a nuestra mente, que a menudo nos engaña, sino al corazón. Cuando se hacen acciones que nacen del corazón cualquier decisión que tomemos será siempre justa. Empezamos a equivocarnos sólo cuando elegimos cosas solo para el bien de nosotros mismos".

Palabras que sacian nuestro espíritu más que cualquier cosa.

Nos volvemos a poner en camino para dirigirnos a la comunidad Pacha Inti. Esta tarde Ramón quiere llevarnos al manantial de agua y mostrarnos el lugar dónde será instalada la cisterna que abastecerá luego de agua a las casas de las 20 familias que viven en esa zona. Quiere mostrarnos también los nuevos materiales que han comprado, las válvulas de cierre de los tubos y paneles nuevos fotovoltaicos, que han preferido apoyar en la casa de una familia de la comunidad. Con el objetivo colaborar juntos. Pasamos con la furgoneta a buscar a Roberto, su mujer y sus dos niñas pequeñas preciosas. Cuando las veo pienso en mi hija. También ellas tienen poco más de un año... Pienso en lo que significa no tener agua en nuestras casas, algo terrible, y el sacrificio que se hace para recorrer kilómetros para ir a buscarla. Nos cuentan que esto se hace entre cinco y diez veces al día.

Llegamos a casa de Diego, uno de los chicos más activos de la comunidad, tiene un pequeño depósito con varios materiales, entre los que hay unos paneles nuevos fotovoltaicos y hoy descargaremos también las válvulas de cierre de los tubos. Recorremos un camino de tierra, pasamos sobre un pequeño torrente y llegamos a su casa. Empezamos con las fotografías mientras tenemos en la mano estas grandes y pesadas válvulas azules. Ramón y Diego empiezan a hablar mientras muestran el lugar del depósito y los materiales. Alrededor estamos todos nosotros de Italia para escucharlos e intentar entender lo que dicen en un castellano muy cerrado. Hacemos algunas preguntas a Diego y Roberto nos cuentan las luchas que han vivido en estos años pidiendo agua potable al ayuntamiento. Desde siempre él y sus familias no han tenido nunca agua en casa, siempre han recorrido kilómetros para recogerla y es una lucha infinita.

Roberto nos cuenta que su mamá ha muerto hace unos años, también ella luchó siempre pidiendo agua. Roberto ha nacido en esta tierra y ahora tiene 40 años y tiene hijos, no puede creer que finalmente haya alguien (la Fundación) que se está preocupando por ellos... "Es un orgullo para mi recibir este regalo, la Fundación está haciendo mucho por nosotros y estamos realmente agradecidos, no tenemos palabras para lo que está pasando, os agradezco todo desde lo profundo del corazón a vosotros que estáis colaborando con la Fundación y a Ramón y a su familia por todo esto".

Lo dice con las lágrimas en los ojos Roberto, y yo no he visto nunca tanta emoción y humildad en una persona dando las gracias por algo tan importante para ellos. Para nosotros en cambio representa un bien que damos por descontado y no le damos importancia, de hecho no nos escandalizamos cuando la desperdiciamos. El agua es el bien más preciado de la humanidad y mirándole a los ojos lo ves aun con más claridad. Los ojos de una persona que ha nacido luchando cada día. Tener el agua en casa ahora es la cosa más grande, no se encuentran las palabras para describirlo... sus palabras, mientras tiene a su hija en brazos, dejan a todos conmovidos.

Nos abrazamos y nos dirigimos hacia el manantial. Pasamos por un camino entre viejos carriles y un charco de agua limpia que sale del terreno. Es un don de la Madre Tierra. Agua que les sirve para todo, para lavarse, para los animales, para beber, para el campo. Al lado serán instalados los paneles fotovoltaicos para hacer funcionar la bomba y empujar el agua hacia el punto más alto dónde se recogerá en la cisterna y de ahí llegará a través de las cañerías hasta las casas de todas las familias.

Filmo a Ramón mientras nos cuenta que el proyecto no preveé degradar este lugar sino preservarlo, no se tocará nada de este manantial, las obras se realizarán a metros de distancia para no tocar lo sagrado de este lugar que para las poblaciones autóctonas es un lugar vivo y que hay que respetar y tutelar. No por casualidad el nombre que ha elegido la Fundación es Mama Cocha, que significa Diosa del Agua en lengua Quechua.

La última etapa, con la que se concluye la visita a todos los lugares de este proyecto, se encuentra poco más arriba de la casa de Roberto, aquí será posicionada la cisterna, un lugar muy alto dónde hay un paisaje estupendo. Las montañas tienen mil colores con varios tonos, desde el marrón al rojo, la vegetación que vemos aquí, donde estamos a 2.600 m. de altura, es de un color verde fuerte que contrasta con los colores de la tierra, después está el cielo, de color azul intenso, que domina todo y todo alrededor es fascinante. Montañas altísimas esculpidas por el viento dominan esta meseta, para el pueblo de Pacha Inti es su hogar.

En este lugar las comunidades son algo particular, algo que para nosotros no existe. Grupos de familias de la misma etnia, que no están reconocidas como personas jurídicas, pero tienen influencia política según la cantidad de personas y la capacidad de organización, pueden ser escuchados por el ayuntamiento, o por la provincia. Algunos tienen más influencia, otras menos. El problema es siempre la fuerte corrupción política de este país. Solo por interés se realizan obras, porque la mayor parte de los fondos desaparece en las manos del alcalde que reparte con los que son de su confianza.

No hay inversiones por parte del gobierno en estas zonas porque no hay compensación económica. Solamente poblaciones humildes que viven todavía fieles a usos y costumbres como en un tiempo. El proyecto Mama Cocha ha sido presentado por la Fundación Los Niños de San Juan a la Provincia que lo ha aprobado bajo condición de que los fondos sean erogados al ayuntamiento. Sabiendo que el proyecto había sido presentado y promovido por la Fundación, que desde siempre mantiene una estrecha relación con la comunidad Pachá Inti, y a pesar de ello lograron hacer desaparecer más de la mitad de los fondos y se realizó solo un 10 por ciento de la obra que después se dejó incompleta. Los fondos desaparecieron y la Provincia de consecuencia no podrá ya más ofrecer la segunda parte de los fondos porque nunca tendrá los recibos de lo que se gastó para realizar la obra. Podríamos sintetizarlo con el habitual “traga, traga” de fondos gubernativos para obras públicas.

La Fundación está luchando para demostrar esta situación a la provincia y mientras tanto recaudar fondos privados para completar la obra. La corrupción alcanza niveles altísimos y la elección es la de llevar a cabo las obras como privados, para mejorar la cualidad de la vida de las familias y salvar vidas.

Volviendo a casa, el paisaje deja de nuevo sin aliento, mesetas donde la vista se pierde y mil colores nos acompañan por la larga carretera con tantas curvas para volver a casa y volver a subir a Santa Rosa de Tastil, a 3.200 m. Aquí volvemos a sentir el aire pesado y falta de oxígeno. Estamos luchando para vencer la Puna y acostumbrarnos a la altitud. Acabamos con una buena cena de empanadas hechas a mano y en el horno a piedra de Ramón, que mientras tanto está preparando el pan para mañana y Sandra una buena salsa de carne y chimichurri. Vamos a dormir cansadísimos y caemos en un sueño profundo.

Mañana despertador pronto y empieza la preparación de bolsas con bienes de primera necesidad para distribuir entre las familias más pobres que viven lejos en el interior, en las montañas más salvajes de los Andes.

El proyecto prevé una intervención de carácter humanitario a favor de las poblaciones nativas, autóctonas que viven en estas zonas en condiciones ambientales difíciles y de pobreza extrema. Dedicaremos una atención particular a los niños, y el trabajo principal que hacer con los adultos es el de la educación que dar a sus hijos, y las buenas costumbres sociales para construir una sociedad más sana, sin cambiar sus usos y costumbres.

Palabras que sacian nuestro espíritu más que cualquier cosa...

del diario de Giovanni Bongiovanni "Trip to Argentina" - noviembre de 2018

8 de Abril de 2019

http://www.funimainternational.org/%E2%80%A6/1439-argentina-la-visi%E2%80%A6 

https://www.facebook.com/GiovanniBongiovanniFUNIMAInternational 

https://www.instagram.com/giovanni_funima/?hl=it 

Artículo adjunto:

- La visión del holocausto y el renacimiento de las comunidades nativas (Giovanni B.)
https://www.delcieloalatierra.com.ar/cronicas-de-las-arcas-2019/8529-la-vision-del-holocausto-y-el-renacimiento-de-las-comunidades-nativas

giovaparte2