Marisa FlorePor Marisa Flore

¿Cómo se escribe sobre un día increíble? No lo se.

Entre las crónicas de los eventos en orden secuencial ... Llegada al hotel, preparación del banquete de recaudación de fondos pro Funima, la afluencia de personas, algunas conocidas durante los encuentros de Arca y observación del cielo en Cinisello, o simplemente  por haberlas leído en los chat de Contacto Masivo y de Arca. El encuentro con los diferentes grupos provenientes de otras provincias y regiones ...

Entre todos estos flash de memoria, se destaca (y es absolutamente íntimo y personal) el encuentro del alma a través de las miradas, los apretones de manos entre personas en gran parte desconocidas pero de de alguna forma "conocidas", unidas por un hilo invisible pero palpable: estamos aquí por Giorgio, por Funima y los niños que ayudan con amor y hechos. Y estamos aquí por Antonio y Simona.

Los últimos sólo en orden cronológico son el punto de apoyo, el impulso hacia una unión de intenciones entre diferentes almas. Catalizadores de armonía que barren las dificultades y los temores organizacionales. Y nosotros, sus afortunados ayudantes por lo poco que podemos hacer en esta ocasión.

La preparación del stand para la recaudación de fondos para Funima fue el lado más simple, cruzando las miradas y las manos de los recién llegados es el lado más íntimo ... y aquí están los jóvenes, que te sorprenden con su emanación de vitalidad, diversidad, corazones soñadores, portadores de un amor NO moralista hacia ese Dios que se quita la barba para encarnarse y hacerse visible en las palabras y los hechos de los individuos, individuos que Lo muestran con la alegría y la seriedad de las palabras de pacificación y búsqueda continua de limpieza en este mundo manchado por los tantos dramas cotidianos.

Pero damos un paso atrás ... o hacia adelante ...

Un auto azul entra al estacionamiento, nada más verla de frente  dije: ¡Ha llegado Giorgio! Lo reconocí antes de ver su cara, sobre el volante los guantes blancos que cubrían las heridas abiertas de sus manos lo han presentado. Un gran deseo de abordarlo y una fuerte sensación de respeto ...

Cuando Giorgio tomó la palabra sentado en la mesa de conferencias, sus palabras me han calentado el alma, siempre simples, humanas, amorosas pero firmes, dirigidas al mensaje del Cielo para todos, pero especialmente para los jóvenes, para el cambio que se está produciendo. Giorgio impacta profundamente por la humanidad que emana y por el espíritu de servicio hacia la Obra.

Giorgio en el explicar cómo pretende el Arca y dando plena confianza a nuestro Antonio, movía la cabeza y un halo dorado que lo rodeaba uniformemente (también lo notaron otras personas (además de mí), cuando se volvió hacia Antonio sentado a su derecha, el halo dorado se extendía detrás de su cabeza y su cuerpo como una nube viviente... Estoy ilustrando los efectos visuales notados por mí y por otros, no hablo de sensaciones.

Giorgio, tiene un corazón enorme volcado hacia todos, pero especialmente a la Obra y a los jóvenes que algún día heredarán el nuevo mundo y ese Dios que él lleva en sí mismo en la carne y en las palabras, se lee entre líneas de un Amor que abraza todos los colores de nuestra historia humana actual.

Y es hora de cenar, debemos apurarnos y como habréis podido notar, hemos, más bien yo personalmente, presionado a la gente para que se dé prisa. Se omiten todos los planes de una cena ordenada, dos salones y muchas más personas de lo esperado y la confusión obvia de quién y dónde sentarse ... ¡si no me equivoco, hemos llegado a 106 asientos frente a los 88 estimados! ¡Fantástico!

A Giovanni Bongiovanni la palabra para documentar, con un video reportaje, la experiencia de noviembre de la ayuda concreta y real que Funima llevó a los Andes ... Creo que la gente se ha dado cuenta de cuán compatibles son los hechos con las palabras de Giovanni y Giorgio Bongiovanni.

Después que Giovanni concluyó su intervención fue el turno de Antonio, lo encuentro espectacular (esto no quiere ser un cumplido, solo una costatacion de los hechos) por su capacidad para atraer a las personas catalizando su atención manteniéndose humilde y concreto... Aprecio mucho este lado suyo (Gracias).

Desde el punto de vista de la respuesta económica en la recaudación de fondos, todos estamos muy contentos, hemos podido contribuir más allá de las expectativas a Funima. Así que el resultado fue más que satisfactorio!!!

Antonio, después de la conferencia, tuvo la paciencia de estar con algunos amigos hasta las 5 y más de la mañana ... es realmente cierto que lo que haces y vives con el corazón quita el cansancio. Grande Antonio

Mi conclusión para este día es simple: podemos y debemos repetir esta experiencia porque enriquece los aspectos humanos y espirituales, estamos en grado de mejorar el aspecto organizativo dándonos el tiempo adecuado para la preparación de tales eventos y, en mi opinión, necesitamos acelerar la construcción de un Arca según las indicaciones de Giorgio, porque cuanto más sepamos y ayudemos, mayor será la cohesión entre todos nosotros y los resultados no se harán esperar.

Mi agradecimiento personal a todos.

Marisa Flore

30 de diciembre 2018