cabezal
logo introduccion 2
Pin It

Patricia200Por Patricia Aboal

„... la composición se disuelve, la complexión se cambia, la figura se muda, el ser se altera, la fortuna varía, permaneciendo siempre los elementos lo que son en sustancia y perseverando el principio material único (que es la verdadera sustancia de las cosas, eterna, ingenerable, incorruptible) en aquello mismo que fue siempre.“ — Giordano Bruno

Eso que fuimos siempre, nuestra esencia inalterable, innegable, la sustancia de la que estamos hechos, matriz sagrada que nos une, originados de un mismo seno.

Hemos recorrido caminos diversos, hemos vivido tantas formas, cada uno librando sus propias batallas, labrando nuestra evolución.

Nos separan distancias enormes, océanos, mares, realidades, pero nada de eso impide que nos sigamos reencontrando, reconociéndonos, nuestras almas recuerdan, se sienten.

Ese amor que nos une, este propósito en común, es la esencia de nuestra existencia, por él estamos acá, por él seguimos adelante en este camino, que aunque cueste nuestra vida, la renuncia a nosotros mismos, sabemos que nada de esto realmente importa, aunque a veces dormimos bajo una ilusión material y bajamos la guardia, nos dejamos dominar por nuestros miedos, al final, venciendo las pruebas, de lo más profundo de nuestro ser emana aquello que siempre fue.

Esto es la medula, la naturaleza de lo que viví en este viaje.

El 15 de Abril, en la reunión espiritual con Giorgio, en Montevideo, soñamos con la idea de poder viajar todo Our Voice a Italia.

El Cielo me demostró por enésima vez, que si dejamos los miedos de lado y nuestra disponibilidad es total, los caminos se abren, los milagros ocurren, siendo la única certeza absoluta, que debemos de tener Fe.

Así fue hermanos que un 7 de julio, estábamos con Eli, arriba de un avión. Sintiéndonos las personas más afortunadas del mundo. Especulando como seria lo que íbamos a vivir las próximas semanas, les puedo asegurar que nada de lo que imaginaba se puede comparar con lo que vi, experimente, conocí y sentí.

En Roma nos esperaban Juli Y Mati, nos unimos a ellos y fuimos a Sant’ Elpidio.

Todo el viaje nariz pegada a la ventana del ómnibus, enamorada completamente de cada paisaje que veía.

Esa noche, al llegar, fuimos directamente a una presentación del libro Quel Terribile ´92, que escribió Aaron.

Que sensación fuerte e inexplicable la de poder finalmente abrazar a los hermanos que aun personalmente no conocíamos. Terminamos todos bailando tarantela, donde debo destacar una performance excelente por parte de Sonia Alea. Asi nos recibía Italia, con alegría, sonriendo, como si nos conociéramos de siempre, sintonizados y fluyendo bajo una misma energía.

Nos hospedamos en la casa de Giorgio, donde Mara se encargo de cuidarnos y estuvo pendiente hasta del último detalle. Quien comparte la cotidianidad con esta mujer, logra entender el verdadero significado de entrega, paciencia y amor incondicional.

En ese hogar, pequeño, humilde, con una vibra extraordinaria, ahí donde mora nuestro maestro, pasaríamos la mayoría de los días, entendiendo mejor el esfuerzo, dinámica y los pormenores, de los que pocas veces tomamos conciencia.

Todos los días venideros, eran una mezcla de locura por las actividades operativas de Our Voice que debíamos realizar, la felicidad de estar juntos, de conocer lugares de belleza indescriptible, estábamos experimentando una utopía.

Nosotros, ahí, sin nuestra rutina, era idílico. Quería detener el tiempo.

Recuerdo una pregunta de Bea, si ¿en algún momento vamos a estar todos juntos definitivamente? A la cual Giorgio respondió: algún día si querida.

Pero hasta ese entonces, disfrutábamos al 100% el regalo que el Cielo nos brindaba.

El arca 3, la cual Giorgio fundó hace más de 20 años, tiene una logística, una organización única, que permite convivir y conocer en profundidad los hermanos.

Temprano en el día repartíamos las tareas, si nos tocaba preparar la comida, luego de cosechar algunas cosas de la huerta, copábamos la cocina y al ritmo de música latina, baile y canto de por medio, cocinábamos.

Tantos almuerzos y cenas en esa mesa larga, bien tana, donde todos hablábamos al mismo tiempo, gritábamos, reíamos, como una verdadera familia.

Cumpleaños, tardes de volley en la playa, caminatas por la lungomare con el infaltable mate, tertulias filosofando sobre el universo, compartimos tantos momentos, hasta lo más monótono se hacía especial, porque estábamos juntos, en armonía y complicidad.

El 15 de julio, atravesamos Italia, nuestro destino Palermo, una ciudad que me recordó muchísimo a Montevideo, donde se respiraba otro aire, vibraba otra energía, hasta me atrevo a decir que sentí un poco de tensión.

Gracias al enorme esfuerzo de algunos hermanos, nos hospedamos en una villa hermosa, ahi nos esperaban jornadas agitadas, debíamos armar, organizar y ensayar el espectáculo que presentaríamos en unos días, a todo esto pudimos dedicarnos al 100% , gracias al tremendo equipo que formaron nuestros hermanos, Elena, Renzo, Gianna, Nena, Mara, Anna, Stefano, su dedicación y esfuerzo fue impagable, nada nos faltó, todo estaba meticulosamente pensado.

El 17 de julio, visitamos la casa de Paolo Borsellino, en el lugar nos esperaba parte del equipo de antimafia Duemila, miembros de otros movimientos, políticos, etc.

La seguridad que se desplegaba, me hacia tomar conciencia de la seriedad de lo que estábamos viviendo.

Quiero destacar que esa tarde, tuve el honor de conocer a los padres de Antonio Agostino, quien fue un policía, que estaba investigando un caso importante de un trunco atentado de la mafia hacia Falcone, donde estaba involucrada la policía, él tenía mucha información al igual que su esposa Ida Casteluccio. Antonio e Ida embarazada de dos meses, fueron asesinados por la mafia, el año 1989.

Vincenzo Agostino, papá de Antonio, desde el asesinato de su hijo, como forma de protesta nunca más se cortó la barba, su esposa Augusta Schiera nunca más uso otro color que no sea el negro.

El día que conocí a Vincenzo y Augusta conocí la tristeza en persona.

La profundidad en la mirada de Vincenzo, a través de sus ojos azules podía sentir el dolor de un padre que hace 29 años espera justicia por la muerte de su hijo.

Del rostro de Augusta se ha borrado cualquier expresión de felicidad.

La mafia les había arrebatado todo, porque, existe un dolor más grande que la pérdida de un hijo ? Los observaba y no podía parar de llorar, la amargura e impotencia eran aplastante. Quería poder abrazarlos y decirles que no están solos.

El 19 de Julio, participamos del evento en conmemoración de los 26 años del asesinato de Paolo Borsellino y toda la escolta que lo acompañaba, organizado por el movimiento agenda roja y Salvatore Borsellino.

Mientras Karim me contaba como había sucedido el atentado, miraba a mi alrededor, en los edificios, las partes que aún estaban afectadas por la explosión, en ese momento mi mente empezó a proyectar imágenes, como un viaje hacia el pasado, como si formara parte de una película, Paolo, Emanuela, Walter, Vincenzo, Agostino y Claudio, estaban ahí conmigo. Entre flashes que iban y venían, en mi cabeza surgía un planteo: Paolo tenía la información en sus manos como para cambiar la historia, ¿y si él no hubiese muerto? ¿Todo habría cambiado no? ¿En ese momento pensé en Cristo, en que hubiese sucedido si no lo hubiésemos crucificado? Pensé en todo lo que padeció y sufrió en el calvario.

Con protagonistas y situaciones diferentes, se repetía la historia! seguíamos cometiendo los mismos errores, seguíamos asesinando a las personas que dieron todo por hacer de este mundo un lugar más honesto. Seguíamos intentando callar las voces de quienes nos querían despertar.

Luego Capacci, y la misma sensación de opresión en el pecho, siempre veía las fotos de Giorgio en ese lugar tan significativo y ahora estaba ahí, experimentándolo yo misma.

“Pero tu vida ahora puede cambiar, solo si estas dispuesto a caminar, gritando fuerte y sin tener miedo, contando cien pasos a lo largo de tu camino” y asi fue que el 23 de Julio en Cinisi, comenzamos a contar 1,2,2…100, recorriendo un camino adornado de baldosas con imágenes y frases como:

“La mafia se combate con cultura, no con pistolas”, camino que nos llevó hacia la casa Memoria donde vivieron Peppino y Felicia Impastato.

Al llegar, me encontré con un pequeño y sencillo lugar, se respiraba un aire muy acogedor, cada rincón está repleto de posters, fotos y diferentes recortes de diarios que relatan su obra. Hubo un par de imágenes que me emocionaron de manera especial, las mismas captaban la naturaleza y esencia de Peppino, se podía ver un hombre sencillo, humilde, haciendo obras teatrales para niños, y otra nos enseñaba un hombre fuerte, rebelde participando de una protesta posando con la bandera de Palestina.

Y las fotos de Felicia donde se refleja la bondad en su rostro, despertando una admiración enorme por una madre que hasta el ultimo de sus días, busco justicia para su hijo.

En dormitorio de Peppino, donde se conserva todo tal cual como cuando el vivía, había una vibración energética enorme, al punto de que la piel se erizaba y el corazón palpitaba a otro ritmo.

Patricia2Créanme, que todos pudimos sentir ese día, que él estaba aún ahí.

Fuera de la casa, hay un árbol, que oficia de santuario, donde las personas han ido dejando pertenencias a modo de recuerdo, ahí colocamos una remera de Our Voice, donde cada uno escribió una dedicatoria y su nombre.

Más tarde, fuimos hasta al lugar donde fue asesinado Peppino.

En un terreno aledaño a las vías del tren, dentro de una pequeña construcción en ruinas, Impastato fue golpeado sin piedad, luego llevado a las vías , donde se armó toda la escena que simularía su suicidio, dentro de ese lugar siniestro, sentí nauseas, la angustia me ahogaba, me costaba respirar.

En mi mente resonaba, no se pueden matar las ideas! No podemos vivir con miedo, somos eternos.

Capacci, Via Amelio, Cinisi, habían conmocionado hasta la fibra mas intima de mi ser, sensibilizándome, acercándome humanamente a este brazo de nuestra lucha, que es ni mas ni menos el origen madre de Our Voice.

Ya en Sant Elpidio, transcurrían varios hechos espiritualmente relevantes, que voy a destacar y compartir.

El 31 de julio, fecha de cumpleaños de nuestro querido, Matías Guffanti , decidimos, esa noche, reunirnos la mayoría de los chicos de Our Voice a esperar el amanecer frente al Mar, una noche cargada de emociones, de comunión, hermandad, mientras de fondo sonaba claro de luna de Jovanotti, bajo un cielo que nos regalaba un paisaje de estrellas maravilloso, minúsculos en este espacio inmenso, esa noche, nuestros hermanos mayores se manifestaron. Nos dieron el mejor regalo. Es un consuelo saber que están ahí siempre, cuidándonos y guiándonos.

Fueron varias luces que atravesaron el Cielo, que aparecían y desaparecían, como si ante nosotros el universo, nos presentaba una especie de Ballet cósmico.

Que mas podíamos pedir? Acaso en ese momento no éramos los seres humanos mas afortunados?

Coronando una noche mágica, a las 5:55 asomando en el horizonte con toda la gloria, adornado con una mezcla perfecta de colores, se presentaba él, nuestro Padre, dándonos la bendición, recordándonos lo afortunados que somos de estar vivos, donde cada día nuevo, es una oportunidad de mejora que Dios nos regala, a la cual debemos aferrarnos y honrar.

“les voy a hacer conocer al Cristo” prometió Giorgio.

Hasta su retorno de Palermo, bajo esa premisa, tratamos de prepararnos en todos los sentidos, para estar a la altura del regalo que nos iba a dar nuestro Maestro.

Al final de cada jornada de trabajo, a la tarde nos juntábamos en la encina de Giorgio en el arca, cerca del árbol sagrado, a charlar sobre diferentes temas relacionados con el Cristo.

En este lugar donde ha habido tantas experiencias místicas, acostados, conectados, unidos, formando parte de una matriz única, presenciamos de nuevo la visita de nuestros hermanos mayores.

Recuerdo a Sonia diciendo algo así como “que pequeña es esa luz”, pensamos y dijimos, “podría ser más grande”, en ese momento ante nuestra provocación, esa pequeña luz se convirtió en una explosión brillante haciéndose enorme delante de nuestros ojos, no cabían dudas de que eran ellos, y nos estaban escuchando.

Ya con Giorgio entre nosotros, recuerdo la primer charla, fue en el arca, esa noche, comenzó la reunión con la proyección de en un video de la pasión de Cristo.

Conmocionados todos, llorando, atentos a cada palabra, Giorgio, con una sabiduría infinita, nos acercaba a nuestro maestro.

Pense, conocer al Cristo…..¿no es acaso suficiente ejemplo la muestra viviente que tenemos delante de nuestros ojos?

Yo no he visto a Cristo, pero conozco a Giorgio, para mí eso es suficiente.

Que mejor manera de hacernos conocer a Cristo que a través del ejemplo, imitándolo, Giorgio, ejemplo de coherencia absoluta. Veo a este hombre, portando los estigmas, dando su vida por el justo, soportándolo todo, y a través de acción suya, nos hace conocer a Cristo.

Fueron varios días donde pudimos disfrutar de horas de charla, donde Giorgio, nos contestaba a cada pregunta y compartía su conocimiento. Fascinados, podríamos habernos quedado por siempre escuchándolo.

El 7 de agosto viajamos a Roma, en esta oportunidad de visita al campo de Fiori, donde el 17 de febrero de 1600, Giordano Bruno fue quemado vivo.

: “Bruno, il secolo da lui divinato, qui dove il rogo arse”, con esta leyenda, a los pies del monumento a Giordano, 418 años después, se reunían nuevamente un maestro con sus discípulos, porque no hay mordaza que calle, ni fuego que queme las ideas.

Patricia3

“No importa cuán oscura sea la noche, espero el alba, y aquéllos que viven en el día esperan la noche. Por tanto, regocíjate, y mantente íntegro, si puedes, y devuelve amor por amor”

Ese dia, vi sonreir a Giorgio como pocas veces he visto, sé, lo mucho que significaba tenernos ahí, su sonrisa reflejaba la inocencia y alegría de un niño, para mi ese espectáculo, fue el mejor regalo.

Patricia4

El 9 de Agosto fue otra fecha importante, viajamos a Gubbio, más precisamente a Assis, ahí nos esperaban Marco y Francesca junto a todos los demás hermanos del arca.

Visitamos la Basílica de San Francisco, dentro del opulento edificio, se encuentra con su arquitectura original, la iglesia que el santo fundó, lugar de una sencillez absoluta, despojado totalmente de cualquier lujo o comodidad, así también, los espacios donde dormía e incluso donde murió, ahí emanaba una energía tan fuerte y especial, que te sumergía en un estado de paz y reflexión.

Esa tarde fuimos al bosque donde Francisco predicaba, rodeados de un paisaje verde espectacular y una tranquilidad que pocas veces se puede disfrutar, Marco nos instruyó sobre la vida del santo.

En la noche, nos dirigimos a la montaña, con la expectativa de tener algún avistamiento.

Elegimos un lugar, nos acomodamos todos juntos, Marco nos pidió que nos concentráramos, que dirigiéramos nuestros pensamientos y corazón a nuestro objetivo. Al cabo de un rato, bajo un Cielo, similar a un terciopelo negro adornado por miles de diamantes, estábamos disfrutando de una nueva función de Ballet Cósmico, haciéndonos palpitar nuestros corazones, exaltados, felices, honrados.

Quedaban pocos días de mi viaje y aún muchas más actividades por hacer.

El 11 de agosto viajamos hacia el norte, a Friuli, ahí nos esperaban Elena Forgiarini y Stefano Lautieri, quienes nos recibieron en su hogar y nos cuidaron como si fuéramos sus propios hijos.

Presentamos la Storia si Ripete en el Camping Sabbiadoro, un lugar sencillo, rodeado de naturaleza, el anfiteatro pequeño, colmado de público de todas las edades, pero la mayoría joven.

Esa noche, ni la lluvia nos paró, ante la posibilidad de suspender el show por la tormenta, decidimos seguir adelante, el Cielo nos concedió la oportunidad de realizar el espectáculo completo.

Salimos a darlo todo y logramos brillar, conmoviendo hasta las lágrimas al público.

Esa noche sentimos que había vuelto la esencia de los comienzos de Our Voice, y esto nos dejo un sabor dulce.

El 16 de Agosto fue la reunión de Arcas en Pordenode, como sucede en cada encuentro de esta naturaleza, se experimenta una montaña rusa de sentimientos.

Esa tarde, rodeando la imagen de la Santa Madre, en una atmosfera de profunda devoción y conmoción, una vez más, Giorgio, nuestro nexo con el Cielo, nos regalaba el privilegio de escuchar la verdad.

Terminada la reunión, debía retornar a Sant Elpidio, la angustia comenzó, era mi primera despedida, sentia una tristeza aplastante, me tenía que separar de mis hermanos, esa noche, parte de mi corazón quedo con cada uno de ellos.

El 17 de Agosto, Pina; Anna y Karim me llevaron a conocer Pésaro, ciudad donde crecieron Karim y Jamil. Pasamos un día fantástico, también cargado de emociones.

Esa noche en el arca, me esperaba una cena con parte de los hermanos. No se imaginan lo difícil que fue para mí despedirme, cada abrazo y beso, cada palabra, en horas se terminaba todo este sueño, este mes y medio que había sido el más especial en mi vida.

Mi ser cambió completamente con este viaje, y no son simples palabras, algo diferente despertó en mi.

Quiero agradecer a todos los hermanos italianos, me recibieron tanto cariño, me sentí tan cómoda, tan amada, que en ningún momento extrañé mi vida en Uruguay.

Gracias Julieta, porque nos diste el mejor regalo este año, gracias por ser tan dulce, valiente y por elegirnos para ser tu familia y los tíos locos de esta bendición que esperamos ansiosos.

Gracias Antonella y Anna, que me abrieron las puertas de su hogar, con paciencia y amor, haciéndome sentir como su hija.

Cada momento compartido, paseos, comidas, risas, llantos, abrazos confirmaron que nuestras almas se conocen desde hace cientos de años, explicando la conexión inmediata que formamos, el amor inmenso que sentimos.

Italia me marco, sensibilizándome y acercándome real y humanamente a Borsellino, Falcone, Peppino, dando un sentido más profundo y tangible a la lucha, haciendo que en mí, vibre más que nunca la sed de justicia.

Hermanos, en el momento más difícil, me dieron las fuerzas para no bajar los brazos, para levantar la cabeza y luchar, aferrarme a la vida con más ganas, porque sé, que a pesar de todo, ustedes están ahí para mí y no necesito nada más.

Gracias Giorgio, por ser nuestro maestro, por rescatarnos y empujarnos a convertirnos en nuestra mejor versión.

Nos volveremos a ver pronto, de eso estoy segura.

“El amor es el calor de la luz del ser. Por eso el amor lo abarca todo.

El amor es el calor y el resplandor de la unidad.

El amor es la esencia del universo”

Patricia Aboal.

Fray Bentos, 11 de diciembre 2018.