cabezal
logo introduccion 2
Pin It

ourg100Por Agustin Saiz
La libertad, que hoy es vista de manera resignada casi como utopía, es en realidad un derecho fundamental de los pueblos, tal vez el más necesario, la llave que permite la evolución y habilita al verdadero progreso. Aquel en el cual lo material se ordena en función de la economía del cosmos y en el que las sociedades humanas se recomponen como el eslabón perdido, necesario, para la manifestación constante de la inteligencia creativa.

El problema del uso de la libertad por los pueblos fue el eje de la propuesta de Our voice con el estreno de Limbo. Las recientes presentaciones en la ciudad de Salta y Montevideo en el mes de Noviembre fueron recibidas con gran éxito no solo cumpliendo las expectativas del público, sino también las artísticas que son a veces más difíciles de alcanzar.

La obra realiza una síntesis muy precisa de una realidad dispersa, descompuesta en múltiples universos aparentemente desconectados. En ella el peso de las decisiones de sus protagonistas, impacta en ámbitos impensados. En otras palabras la caracterización que Our Voice hace de la sociedad, no es otra cosa que el corazón del mensaje de Fátima, en el que el peso de nuestras decisiones cotidianas juega un papel trascendental en la construcción de un destino común.

El mensaje de Fátima, otorgado por la Santa Madre para que lo instrumente en un principio la institución católica, es de carácter universal. La interpretación cerrada a los problemas de la iglesia provocó con el tiempo que se le escurra de sus manos, al insistir en su uso doctrinario para el control social de los fieles. De manera espontánea y por otra vía, Our Voice, que es un proyecto laico, termina expresando el mismo contenido al intentar plantear soluciones reales a los problemas que atacan hoy a nuestras sociedades. De ahí la razón de ser del título de la obra, que contiene una fuerte crítica a las personas que eligen quedar confinados indiferentes en sus Limbos de ilusión.

Pero además (y esto es lo importante cuando lo comparamos con el espíritu de la profecía), es que la obra presenta mediante ejemplos la dirección objetiva que deben tomar nuestras vidas, ante la cantidad de conflictos que nos ponen en una instancia planetaria nunca antes vista. Es decir, inculca el sentido de los valores espirituales desde el terreno práctico y los transmite por medio del sentido común para permitir que cualquiera pueda identificarse con la propuesta, sin que sea necesario tener la menor idea de lo que viene ocurriendo desde 1917. Al borrar de un plumazo todas las barreras teológicas, dogmáticas e ideológicas, queda expuesto de manera implícita, que el mensaje no fue dado simplemente porque no se quiso.

Fátima vuelve a ser algo nuevo como todo lo que hace el Cristo, los niños de las apariciones marianas hoy son jóvenes llenos de ganas de vivir y de amor a los ideales de un mundo mejor. La historia continúa también a través de ellos, ya no hay controles sociales, ni instituciones interponiéndose para obstaculizarlos. El mensaje de Fátima está libre en el viento, en las plazas, los teatros y en todos lados… todos los que sepan escucharlo, si prestan atención lo van a poder descubrir. Porque nuestra Madre nunca se fue, ni nos dejará jamás huérfanos. El horizonte de una nueva Tierra vuelve a aparecer delante nuestro y esta vez como una certeza.

Agustin Saiz

Campana 04/12/18.