cabezal
logo introduccion 2
Pin It
Adriana100Por Adriana Gnani
Muchos lo llaman valor, pero yo lo llamo Amor, esa fuerza de afrontar las vicisitudes de la vida.
Nosotros somos todos guerreros y soldados, guiados por un líder que se llama Jesús Cristo que nos ofrece las reglas para luchar en esta vida, en el seno de esta humanidad corrupta y perdida en el egoísmo y la indiferencia.
Cierro los ojos, escucho mi corazón, y me dejo guiar por Él.
Un HERMANO y MAESTRO mío, me dijo un día: “Escucha siempre a tu corazón, escribe lo que te dicta y haz lo que te dice”.
El AMOR no se equivoca nunca.
Y eso es lo que hago, vivo por ello, trabajo por este gran e inmenso sentimiento. Que te hace apreciar el aletear de una mariposa, el abrirse de una flor cuando sale el sol, el canto del mar, la brisa del aire, el piar de los pajaritos, una alegre carcajada de un niño.
Y esta fuerza invisible te ayuda, oficia de maestro, te impulsa a dar, a ayudar a tus hermanos sin pedir nada a cambio.
Nunca pido nada, no por renuncia, o por sacrificio, sino porque tengo todo lo que un ser puede desear. Tengo el AMOR de DIOS, que me ha dado el conocimiento. No soy perfecta, soy una pecadora y tengo mis debilidades. Pero tengo la fuerza que me ha dado DIOS para mejorar, para volverme como Él. Porque un día no hace mucho ÉL dijo: “Os hago a MI imagen y SEMEJANZA”. Y por ello lucharé hasta el extremo para parecerme a ÉL.
Con todo el amor de mi ser, os AMO hermanos, donde sea que estéis. Me siento parte de todos vosotros porque pertenecemos a la misma FUENTE.
Os AMO
Humildemente, vuestra hermana Adriana.
 
EL VALOR DE LA AMISTAD
 
El año escolar ya está por terminar aquí en Palermo y he llegado a la última clase de laboratorio con los niños del barrio Albergheria-Ballarò. Los niños del sacerdote antimafia y misionero Padre Cosimo Scordato.
Estoy muy contenta por los pequeños resultados obtenidos. Los niños son adorables, a pesar de sus carácteres que son un poco especiales. Hay momentos en los que te hacen enojar, pero es una forma que tienen de desahogar su rabia contra esta sociedad que los mata día a día. Todos los días están rodeados, no precisamente por una alegre ronda, cantando tomados de la mano, sino por un remolino que los oprime, casi invisible para nuestros ojos, que se percibe en el aire, que los hace cerrar los ojos impidiéndoles saborear las cosas hermosas de la vida y que apaga esa despreocupación y alegría de la cual todo niño es portador y que tiene en su corazón.
Intenté acercarme a ellos como una amiga en la actividad desarrollada.
El “Laboratorio de Oz” es un nombre puesto por casualidad, pero se nos ha enseñado que nada es casualidad, siempre hay una línea trazada y podemos comprender dicha trazabilidad solo gracias al buen Dios, que nos sensibiliza ante determinados caminos.
Nunca tendré las palabras suficientes como para poder agradecerle.
Gracias Dios, te amaré mientras viva, hasta que mi corazón deje de latir y si así lo deseas incluso más allá. Como dije anteriormente, intenté acercarme a ellos como una amiga. La amistad es un sentimiento muy importante, desconocido por ellos hasta ahora, al no tener confianza en nadie. Te permite entrar en sus pensamientos y lograr que te comprendan. Y es un valor que trataré de cultivar entre ellos para ayudarlos a que abran esas pequeñas portezuelas que son sus corazones.
Para los niños un amigo es considerado como un compañero de juegos y a eso lo sabemos bien, porque lo hemos vivido nosotros en primer lugar. A menudo los amigos son más importantes que los padres de uno, cuando necesitamos a alguien para desahogarnos, para hablar de nuestros problemas, para divertirnos, el primer pensamiento va siempre al amigo. Es lo que espero obtener de ellos, un poco de su confianza.
Hay niños que, al crecer en su propio camino de adolescentes, no cambian sus comportamientos, no aceptan su crecimiento, manteniendo actitudes infantiles, todo para llamar la atención de los adultos. Otros, en cambio, asumen actitudes de los adultos, pasando a veces por ridículos estando en compañía de sus pares.
Todo esto ocurre porque están desilusionados y no se sienten comprendidos por las personas que se definen como adultos.
Son chicos libres, demasiado por momentos. Viven las jornadas en una guerra permanente, gritando, imponiéndose, siempre tratando de hacerse respetar en cualquier tipo de situación. A veces no tienen miramientos para decirle a la gente lo que piensan en la cara, incluso si de esta forma pueden parecer arrogantes y maleducados. Para ellos el mundo de los adultos es como si fuera completamente equivocado. No ven otra cosa que personas que corren continuamente, que siempre están apuradas, que no piensan en otra cosa vestirse bien para aparentar, que nunca tienen tiempo para un poco de intimidad con sus propios hijos, no tienen tiempo para un abrazo, para una caricia.
Estos niños no tendrían que tener ningún peso sobre sus espaldas (como el mantener a una familia, llevar un sueldo a sus casas), sin embargo están sobre cargados de un montón de responsabilidades, justamente como hacerse valer en su comunidad, quemando etapas de serenidad, despreocupación, que en cambio tendría que ser una dote innata en un niño. Y es por ello que los envuelve tanta soledad.
Tienen que hacerse cargo de sus hermanitos, de hecho se nota un fuerte sentido de responsabilidad al defenderlos a capa y espada.
Y los ves tomarse de la mano unos con otros, como en una sensación de protección, de fuerza recíproca, liberando en ese gesto esa pureza de amor que los une, sin ser conscientes de toda esa fuerza.
Te hablan con entusiasmo de sus padres, contándote historias de cariño, de amor, de atenciones, de besos y caricias. Es lo que ellos viven en sus corazones y te lo cuentan con una luz en sus ojos, que al mirarlos, te provocan mucha ternura y emoción.
Pero es todo un sueño que ellos viven.
La realidad es muy diferente.
Tienen dificultades para relacionarse con sus padres, incluso en las pequeñas cosas, como compartir lo que les ocurrió a lo largo del día, o con quienes se han encontrado; confiar no es más que un tabú.
Los ven simplemente como aquellos que preparan la cena, que lavan, que acomodan, y que dicen “no” a cualquier tipo de pedido.
Mis brazos están abiertos para recibirlos a todos, y por más pequeña que sea mi parte intentaré ser un gran apoyo para ellos, en este camino compartido.
Agradezco mucho a la Asociación FUNIMA International.
Agradezco a Giorgio Bongiovanni, agradezco al Padre Cosimo Scordato porque me han dado la posibilidad de entregar el amor más grande de todos los amores, la enseñanza que nos diera nuestro Maestro Jesús Cristo, a esos parvulitos que son tan queridos para el buen Dios.
Humildemente gracias.
Adriana Gnani
Palermo, 08 de Junio de 2013


 

DVD - BOLETINES - LIBROS

unalagrima2

 

boletineslink

LIBROS

TAPA4 TAPA3

 
 TAPA1 TAPA2

 

 TAPA6 TAPA5

 
 

SITIOS AMIGOS

220x130_mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

SITIOS RELACIONADOS