cabezal
logo introduccion 2

3chicas230La cifra significa el 50% del presupuesto de investigación que dispone el Hospital Sant Joan de Déu

Daniela y Mariona, de 12 años y Candela han conseguido recaudar más de un millón de euros para investigar el cáncer infantil vendiendo las pulseras. (Quique García / EFE)
Lo que empezó casi como un juego se está convirtiendo en todo un fenómeno social y solidario. Daniela y Mariona, amigas de Candela -una niña afectada de leucemia-, decidieron un buen día montar una paradita en Benicarló para solidarizarse con su amiguita. El gesto solidario de las niñas, así como las pulseras, gustaron. Y se empezaron a vender a buen ritmo.

Tres años más tarde, gracias a la implicación de cientos de personas, el producto infantil se popularizó y ya se han vendido más de 274.000 unidades por toda la geografía española; lo que significa un millón de euros que van destinados al equipo oncológico del Hospital Sant Joan de Déu y para impulsar un laboratorio dedicado exclusivamente a la investigación del cáncer infantil, con seis líneas de investigación y 27 profesionales.
La historia empezó en manos de la propia paciente, quien durante su tratamiento en el hospital barcelonés aprendió de una voluntaria a hacer pulseritas. En uno de los viajes a Benicarló, Candela transfirió a sus amigas el conocimiento, quienes se lo tomaron muy en serio y pensaron que sería una buena manera de recaudar fondos económicos para la investigación de su enfermedad. Al principio, sus padres se tomaron la iniciativa con una sonrisa, conscientes de la ilusión que provocaba en ellas, pero después de los primeros resultados fueron conscientes de la dimensión que estaba tomando “el juego” de sus hijas.
Daniela, a la izquierda y Mariona, a la derecha, junto a su amiga Candela a la cual han ayudado vendiendo pulseras. Foto David Airob
Me siento muy feliz de recaudar tanto dinero, porque sé que va a ayudar a mucha gente

3chicas


Candela
Las peticiones empezaron a desbordarlas y para hacerles frente implicaron a padres y familiares de otros pacientes de la conocida octava planta del centro. Poco más tarde escuelas, residencias de ancianos, asociaciones de vecinos y empresas se comprometieron tanto en la producción como en la distribución de estas exitosas “Candelas”. Se calcula que para la composición de todas las pulseras vendidas hasta la fecha se han realizado 16 millones de nudos y se han utilizado casi 600 kilómetros de hilo.
La satisfacción de las tres niñas se hace palpable con sus declaraciones. “Me siento muy feliz de recaudar tanto dinero, porque sé que va a ayudar a mucha gente”, explicaba emocionada Candela tras recibir de manos del hospital un corazón de oro en reconocimiento a su labor solidaria. “Creo que nunca me voy a volver a sentir tan feliz, esto es impresionante”, reconocía Daniela. Mientras, Mariona expresaba: “Estoy alucinada y esto es mérito de todos”, en alusión a las miles de personas que han participado directa o indirectamente en las Candelas.
Sant Joan de Déu, un centro de referencia
El Hospital Sant Joan de Déu Barcelona es un centro de referencia nacional para la atención del cáncer infantil y de referencia internacional para determinados tipos de tumores. Cada año atienden cerca de 250 nuevos pacientes.
El cáncer infantil es muy diferente del cáncer de adultos. Tiene una incidencia mucho más baja, no se puede prevenir, requiere terapias diferentes y responde también de manera muy diferente. Por eso, los resultados de las investigaciones de cáncer de adultos no son extrapolables al cáncer infantil y se debe impulsar investigaciones científicas.

3chicas2
 
Daniela, a la derecha y Mariona, a la izquierda, junto a su amiga Candela a la cual han ayudado vendiendo 1 millon de pulseras. Foto David Airob



Martí Paola
12/01/2017

http://www.lavanguardia.com/vida/20170111/413266229263/un-millon-de-euros-pulseras-cancer-infantil.html 

Video: https://www.youtube.com/watch?v=Pru_43OEKqc