cabezal
logo introduccion 2

mozart100aPor Sandra De Marco
Reunión con Giorgio Bongiovanni
Como si fuera en medio de un hechizo, el paisaje exuberante e irreal del Tirol pasa frente a nuestros ojos: imponentes cimas montañosas, bosques silenciosos, lagos, torrentes y pequeñas cascadas que corren sinuosamente recorriendo senderos hasta llegar al valle. Y después... los fuertes encastrados en una naturaleza incontaminada, que se alternan con pueblitos de cuentos de hadas: la arquitectura tirolesa nos sorprende con sus techos a dos aguas, los Erker y sus balcones en flor, mientras que las vacas y las cabras pastan tranquilamente en medio de una sucesión de valles y cimas espectaculares.

Después de varias horas de viaje llegamos a destino. Nos encontramos con la dominante montaña denominada Wilder Kaiser (Emperador Salvaje), un castillo de roca y hielo cuyas cumbres se elevan en forma extravagante, hasta recortarse en medio de un cielo cristalino. Aquí es donde el Ungido por el Señor apoyará hoy su cabeza y marcará a Fuego los espíritus que lo recibirán en su corazón. Aquí es donde Cristo ha decidido construir una nueva Arca.
Algunos hermanos abrieron la reunión con los saludos formales.

Christian: “... Con gran alegría y profundo respeto, hemos venido para escuchar tus directivas relativas al proyecto del 'Arca'”. Querido Giorgio, tu amor y tu carisma nos han tocado profundamente y nos has permitido ser testigos del misterio de la Sangración de los Estigmas.
En este tiempo es importante la colaboración y la interacción de grupos cristianos diferentes. Te agradecemos de corazón, amado Giorgio, por tu intervención y por la esperanza en que la pequeña, nueva 'Arca Austria' pueda crecer y recibir a muchos nuevos miembros; actuar a favor de la vida, de la Madre Tierra y apoyarte en la misión que te ha sido dada por la Madre María, en 1989.
Frente a este momento de misericordia y de gracia, nos ponemos claramente del lado de Cristo, que pronto regresará con Potencia y Gloria. Rezamos por Ti e invocamos a la Madre María, a todos los Ángeles y a los Seres de luz para que tengas Su protección”.

Otto: “... Te saludo como Señal Viviente, elegido por la Madre María. La Señal con la que Jesús, el Cristo, con Su vida y su muerte, nos ha dado realmente la posibilidad de regresar al Padre; que pronto regresará con Potencia y Gloria para la separación de los espíritus (separar el trigo de la cizaña) e instaurar el Nuevo Reino de Dios en la Tierra. También saludo a todos vosotros, que estáis aquí en unidad con el espíritu de Cristo y reunidos alrededor tuyo (Giorgio), para estar a tu lado y para servir al Señor.
Ruego a Dios, invoco Su ayuda y Su bendición, por la fundación del Arca en idioma alemán. Que este Arca pueda ayudar a muchos hermanos a llegar a Cristo a tiempo.
Que Dios esté con vosotros”.

Giorgio toma la palabra:
“Os saludo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Hoy os tengo que dar un mensaje con un proyecto: el proyecto se llama 'Arca', un nombre que recuerda al Arca de Noé. Al patriarca y mensajero de Dios le fue encomendada la misión divina de construirla y de hacer que entraran en ella los ejemplares de todas las especies vivientes, incluida su familia y otros muy pocos hombres y mujeres (Biblia, Génesis Cap. 6-9). Posteriormente Dios desencadenó el Diluvio universal y exterminó a todos porque vio que 'era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal'. Hace dos mil años Dios quiso enviar a la Tierra a Su Hijo, nuestro Señor Jesús Cristo para establecer un nuevo Pacto, el último, con los hombres. Esta es la razón por la cual el Hijo de Dios se ha sacrificado por nosotros: se dejó crucificar para salvarnos en el Espíritu, no en el cuerpo.

Nosotros, que seguimos a Cristo y que somos Sus discípulos, a pesar de nuestras imperfecciones, de nuestros pecados y limitaciones, tenemos que seguir Su Obra: salvar nuestras almas y el espíritu de otros hermanos que duermen.
El Arca es un grupo espiritual, no es la Iglesia. Cada uno de nosotros, cristianos, es libre de ir a la Iglesia, participar a la misa y elegir a un sacerdote verdadero; prestando atención a los falsos. Las Arcas que he fundado en todo el mundo, en los últimos veintisiete años – en Italia, en Sudamérica, Estados Unidos, Rusia, África, Europa y, esperemos que así sea, también en Austria – son grupos espirituales en los que amigos y hermanos, en su mayoría cristianos, pero también laicos que buscan la verdad, se encuentran, se reúnen y se organizan para difundir el Mensaje que yo recibí en el año 1989. El Arca es un grupo de personas simples que quieren hacer algo por la Obra de Cristo, a favor de la Vida, divulgando verdades que hoy en día son incómodas para el poder. Parece algo absurdo pero anunciar la Segunda Venida de Cristo, hablar de Seres extraterrestres, de Ángeles, del Mensaje de la Virgen de Fátima y denunciar los males del mundo son todas cosas muy molestas. El Arca está en contra de la guerra, de las armas y de la energía nuclear, en contra de la violencia sobre los niños, el racismo, la discriminación. El Arca está a favor de los derechos humanos, defiende y apoya a los hombres justos que trabajan en el mundo, en todos los campos, aunque sean pocos (en el ámbito de la Iglesia, de la justicia, de la ecología, etc.). Está en contra de la corrupción, de la mafia, no hace política, pero no tiene miedo de apoyar a hombres justos que operan y ayudan al pueblo, sobre todo a quienes sufren. La oración en el Arca es algo que está aceptado, es bienvenida, pero no tiene que ser algo rutinario, hay que rezar con el corazón, tiene que ser algo que nazca del espíritu, al igual que todas las demás cosas. El Arca prioriza sobre todo la acción en lugar de la oración. Cuanto más acciones realiza el Arca para ayudar a las personas necesitadas aún más el Señor Jesús Cristo ve como candidatos a los hermanos del Arca para heredar el Reino de Dios en la Tierra.

Nosotros no somos superiores a los demás, no somos los Ángeles, sin embargo Cristo nos ha llamado, sin merecerlo, por lo tanto tenemos que decir que 'si' y actuar según Su Voluntad. Nosotros no somos los elegidos, ni los doce Apóstoles, pero creemos en Él y en Sus apóstoles, por lo tanto tenemos el derecho y el deber de llamar, en nombre del Señor, a la gente que aún no ha sido llamada por Cristo. No tenemos que ser fanáticos, sino que tenemos que ser quienes somos, trabajar, amar a nuestra familia y tener el valor de transmitir esta Verdad. Si las personas no nos creen tenemos que respetar su decisión y continuar nuestro camino, sin mirar atrás. Aquel que forma parte del Arca no es un privilegiado, jamás tiene que sentirse más que los otros pero, si ha dicho que 'si' seguramente no es de este mundo. A nosotros no nos importan los valores materiales, no buscamos la riqueza, no deseamos tener el poder, ni fundar una iglesia o religión, ya hay varias. Lo único que queremos es poner en práctica lo que Cristo nos ha dejado dicho en el Evangelio. Nosotros no somos privilegiados pero hemos tenido la suerte de conocer las Profecías de los últimos Tiempos, de las cuales los elegidos están en conocimiento, quizás por la grande e infinita misericordia de Dios, o tal vez no.

Lo que se es que Dios quiere que nosotros las divulguemos. Que anunciemos la Segunda Venida de Cristo y la instauración del Reino de Dios en la Tierra, las profecías del Apocalípsis de Juan que se están cumpliendo y las numerosas catástrofes que ocurrirán. No llegará el fin, con Su Regreso habrá una purificación de este mundo. Nosotros tenemos que transmitir amor, tolerancia, humildad, paz, tenemos que ser felices por lo que Dios nos ha dado y aceptar si a veces nos lo quita, si lo hace es para poner a prueba nuestra fe, si eso llega a ocurrir los hermanos tienen que ir a socorrer y consolar al hermano al que Dios le ha quitado todo. El Arca no puede juzgar porque nuestro juicio siempre es parcial, incompleto. Aquel que juzga se deja influenciar por la sensación, no por las pruebas. Jesús fue juzgado, procesado y condenado solo porque tenían la “sensación” de que Él era un falso profeta, un blasfemo, no contaban con las pruebas, pero el Señor fue juzgado según lo que Satanás les sugería a ellos. Nosotros no podemos juzgar. Podemos denunciar al mal que provoca muerte y guerras, luego la justicia humana y la Divina harán lo que les corresponda durante el juicio. Si vemos un pecado capital, sin juzgar, tenemos que decir: '¡Ese es el mal!', hay que hacerlo, de lo contrario seremos cómplices. Yo no hablo de pecados personales, nadie tiene derecho a juzgar el pecado personal de un hermano porque ninguno de nosotros está libre de pecados. Jesús dijo: 'El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra'. Yo me refiero a los pecados mundiales, planetarios: la guerra, la energía nuclear, la contaminación, etc. El Arca está formada por un grupo de personas estudiosas, intelectuales, simples, por hermanos que hacen su aporte de sabiduría y sapiencia para despertar a las almas del lugar en el que viven, de la nación de cada uno. Siempre respetando la ley constituyen una asociación cultural simple, una organización autónoma, independiente que, al igual que todas las demás Arcas del mundo, difunde el Mensaje de los estigmas de Giorgio Bongiovanni, es decir, el Mensaje que Cristo le ha dado a Giorgio Bongiovanni. Todos son libres de profesar su idea política, si tienen una, lo importante es que no sea nazi, discriminadora e intolerante. Todos son libres de profesar su religión, lo importante es que no sea extremista, violenta o que exalte el odio, sino que sea una religión de paz, hermandad y me arriesgo a decir porque es justo que exalte a Cristo, que está por encima de todos los Seres divinos del Universo. Para nosotros esto es importante porque es Cristo el que está por regresar y que juzgará a todos, buenos y malos, malvados y justos, pequeños y grandes. Si Él tiene el poder de enjuiciar al mundo, si tiene poder sobre la vida y la muerte, significa que ese Dios que jamás se ha revelado, salvo a través de los signos, o hablándole al oído a Sus profetas, se ha personificado en Jesús de Nazarét, se ha dejado ver. Antes de la última cena el Apóstol Felipe le dijo: 'Señor, muéstranos al Padre' y Jesús respondió: '¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre'. Para nosotros Cristo es la manifestación del Padre, que está dentro de Él. Para el Arca esto es lo más importante, de lo contrario no se podría hacer nada. Sin Cristo no hay Luz: Él es el Sol, sin el cual moriríamos en las tinieblas. Hoy os haré reflexionar y luego todos vosotros me diréis si este proyecto os gusta, con amor, si lo sentís en el corazón. El nacimiento de un Arca es como el de un niño. Ni bien nace se pone a llorar: es el grito de la vida. El pequeño recién nacido no sabe hacer nada, necesita que su madre lo amamante, que lo cuide, que lo ayude. Con sus primeros sollozos comienza a darse cuenta de que existe, luego empezará a reír, a llorar y a moverse. Con el paso de algunos meses pronunciará sus primeras palabras, dará sus primeros pasos, hará sus primeros dibujos, sus primeras letras, hasta que luego se formará y se convertirá en un hombre, o una mujer. Si nace en un Arca, no tenéis que cometer el gran error de hacerlo hablar, caminar, escribir, o cantar inmediatamente al recién nacido. Inicialmente tendréis que crecer y yo os ayudaré. Lo importante es que el Arca nazca, que os reunáis, que os miréis, que habléis de los Mensajes, del Evangelio, de las novedades de nuestra actividad espiritual que es mundial, comentándola, intercambiando opiniones, hasta que el niño comience a moverse. Posteriormente cuando consideréis que estáis listos podréis organizar eventos, como ya lo habéis hecho muy bien en la primavera, luego os vendrán a la mente otras actividades, hasta convertirse en hombres, o mujeres. En el momento que el Arca se haya convertido en hombre, o mujer, pasaremos al segundo paso del proyecto, del cual no os hablo ahora porque el niño todavía tiene que nacer. El motivo por el cual he venido hoy es para hacerla nacer. Dios quiere que así sea, pero la decisión tiene que ser nuestra. Lo que más me enamora de Dios y que me hace enojar, aunque después pida perdón, es que nos deja libres. Él es el verdadero Dios porque quiere que comprendamos, con la más absoluta libertad, Su Voluntad. ¡Pero tened cuidado, no lo desafiéis, jamás! Preguntad, gritad, pero no lo desafiéis. Decid: 'Señor, quiero esto, yo no estoy de acuerdo. Señor, satisface mi solicitud...', pero al final repetid siempre: 'Señor, hágase Tu Voluntad'. Si no lo hicierais, aunque sea protestando, Él entenderá que Lo queréis desafiar. Recordad el primer mandamiento: 'Yo soy el Señor tu Dios. No tendrás otro Dios fuera de mí', por lo tanto podemos protestar, gritar, orar, pero hágase Su Voluntad, no la nuestra. Si reclamamos justicia para quienes están siendo perseguidos y no para nosotros mismos, Él aceptará nuestro pedido, porque verá que nos estamos dejando llevar por el amor de Su Hijo, el Cristo. De lo contrario, si nos dirigimos a Él invocando una justicia personal, por más que tengamos razón, Dis no verá el amor de Su Hijo en nuestro corazón y por lo tanto es muy fácil que nos haga sufrir, hasta que lleguemos a comprender. Si amamos al Padre y realmente queremos servirlo tenemos que seguir a Su Hijo, Jesús Cristo, seguir Sus enseñanzas. Es todo lo que tenía para deciros, esperaré las respuestas que con el paso del tiempo decidiréis dar. Si queréis ahora hacedme preguntas”.

P.: Cuando hablas de Austria ¿te refieres también a Suiza?
G.: "He hablado de Austria porque hoy me encuentro aquí pero me refería a todas las naciones, aquí pueden participar además los hermanos de Alemania, o de Suiza. Gracias a Dios las Arcas son sin fronteras, pueden nacer en cualquier lugar. El Arca es una sola, es solo que vivimos en naciones diferentes".

P.: Si vivimos en lugares lejanos de todos modos podemos estar unidos espiritualmente y reunirnos de vez en cuando.
G.: "Si, absolutamente. Las personas que decidan hacer nacer el Arca se reunirán y nombrarán a sus representantes. En el Evangelio Cristo no amaba la anarquía y nombró a los Apóstoles para que Lo representaran y para darles la misión evangelizadora. Nosotros no somos los Apóstoles pero tenemos que hacer cosas serias luego todos juntos ayudaremos al niño recién nacido a crecer, hasta que logre caminar. Yo creo en este proyecto. En las montañas que nos rodean, al igual que en otros lugares de Austria, de Suiza y de Alemania, existen bases de los Seres de Luz, no es casualidad que nos encontremos aquí. Os tenéis que amar. El bien no cuesta nada, es gratis, basta solo abrazarse, respetarse. El bien nos hace felices por lo tanto nosotros tenemos que ser felices".

P.: ¿Cómo se hace para ser felices en un mundo lleno de odio y de violencia?
G.: "Se puede. Nosotros podemos ser felices porque en nuestro interior tenemos a Cristo, nosotros estamos con Cristo. Tenemos que llorar por el sufrimiento de los demás, no por nosotros mismos. Nosotros tenemos todo, por lo tanto tenemos que cumplir con nuestro deber y dar a los que no tienen, donar la riqueza eterna que poseemos a quienes viven en las tinieblas, a quienes no aman la Vida. Es por ello que estamos aquí, en este mundo. En el Arca nosotros también recibimos a las personas que no quieren formar parte de ella sino simplemente frecuentar para estudiar y comprender, que solo quieren ser nuestros amigos, o colaboradores externos. Está claro que tienen que existir ciertas bases comunes, todas las que os he enunciado al principio. Si en cambio uno quiere pasar a formar parte del Arca y participar, tiene que asumir la responsabilidad del trabajo que realiza el Arca y es algo muy serio.
Antes que nada el niño tiene que crecer. En el mundo existen Arcas que han crecido hasta convertirse en hombres y mujeres, ahora participan en proyectos positivos ya sea del Arca que externos. Si el niño no se convierte primero en hombre no se puede hacer. El Arca tiene que tener el tiempo para crecer, para permitir que las personas nos conozcan, que nos convirtamos en amigos, que sepamos lo que hacen, que tengan la fe en Cristo en común y que sean una única cosa. El primer trabajo básico es estar juntos físicamente, si no es posible, hacerlo a través de los medios que ofrece internet. Después de ello hay que crear el primer proyecto en conjunto, que puede llegar a ser una conferencia con Giorgio Bongiovanni. Nosotros no tenemos que ir por ahí con nuestro maletín, golpeando puerta por puerta, ni tampoco tenemos que gritar en las plazas, esa no es nuestra misión. Nosotros decimos simplemente "aquí estamos", con los medios más delicados, sin ser prepotentes, a través de un mensaje publicitario, de una página de internet, de un e-mail, de un afiche. Tenemos que decir: 'aquí estamos... vendrá Pier Giorgio, para hacer saber estas cosas...'. A este lugar llegarán las personas que tengan que hacerlo, quienes hayan escuchado la conferencia y luego conocerán el Arca".

P.: ¿Todas las temáticas tienen que ser atinentes a tu actividad?
G.: "Claro, tienen que ser atinentes o cercanas a mi actividad. Sin embargo, mientras el niño aún es pequeño mi consejo es el de focalizarse en una única actividad, en realidad en dos: estar unidos y organizar algunas conferencias para divulgar el Mensaje de Cristo. Luego, dentro de un año, dentro de dos años, o hasta incluso dentro de seis meses, el Arca podrá emprender otro tipo de actividades: manifestaciones en contra de la energía nuclear, de las guerras , de las mafias, de la contaminación de la Tierra, sobre el hambre en el mundo, sobre las enfermedades, sobre el Anticristo, etc. El niño ya se encuentra en el vientre materno. El concepto del Arca es hermoso, tomadlo como una simbología, no como un compromiso. El Arca es una familia espiritual y el jefe es Cristo, no es un movimiento en el que hay que hacer carrera, o para llegar a estar al mando. En ella todos entienden lo que hay que hacer. Pero a veces Dios te pone a prueba para hacernos sufrir: es allí donde tienes  que seguir adelante, aunque no entiendas, esto es más difícil. Si sigues adelante igual tu sufrimiento será transmutado en alegría porque Dios premiará tu fe. Para mi lo más importante es la obediencia. Muchas veces los Apóstoles no entendían nada de nada pero amaban a Cristo y de todos modos hacían lo que Él decía. Es mucho más fácil que Dios lleve al Paraíso a quien hace algo por Él en contra de su voluntad propia, aunque no haya entendido nada, que a quien haya entendido todo y que haga con facilidad lo que Dios le ha dicho. Al primero el Padre le dará un premio mayor porque ese hombre ha confiado en Él. Así ocurrió con el centurión, el jefe de los soldados romanos, un pagano que no entendía y que no creía en nada, pero que había confiado en Cristo. 'Y cuando entró Jesús en Capernaúm se le acercó un centurión suplicándole, y diciendo: «Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, sufriendo mucho». Y Jesús le dijo: «Yo iré y lo sanaré». Pero el centurión respondió y dijo: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; mas solamente di la palabra y mi criado quedará sano. Porque yo también soy hombre bajo autoridad, con soldados a mis órdenes; y digo a éste: «Ve, y va»; y al otro: «Ven, y viene»; y a mi siervo: «Haz esto, y lo hace». Al oír lo Jesús, se maravilló y dijo a los que le seguían:  «En verdad os digo que en Israel no he hallado en nadie una fe tan grande. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos. Pero los hijos del reino serán arrojados a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes».' Así es Dios, premia a quienes hacen cosas por Él sin entender nada, pero que confían. Sólo después premia a quienes lo hacen y entienden. El ladrón en la cruz siempre había sido un criminal pero defendió a Cristo y Él se lo llevó consigo al Paraíso, la metodología de Dios no es la nuestra".  

P.: El amor entre nosotros tiene que ser el fundamento y la base del Arca.
G.: "Si, absolutamente, pero si tenéis que hacer que nazca un Arca, tenéis que hacer algo en común, de lo contrario no tendrá sentido. A pesar de que al inicio será difícil, ese es el fin. Os tengo que decir otra cosa, la más importante, que lo he dejado para lo último porque os hará reflexionar mucho. Como habéis escuchado el Arca es libre, no hay ninguna imposición, es una elección libre. Pero, como he dicho en todas las Arcas del mundo, antes de que nacieran, se hace un Arca si ella se convierte en la razón más importante de la vida. Esto no significa que hay que dejar a la familia, abandonar el trabajo, o a los seres queridos, a los amigos, o renunciar a los intereses personales, en realidad quiere decir que en vuestras vidas todo tiene que estar pensado en función del Arca. Para mi, que he dejado todo por esto, el Arca es Cristo, no es un pasatiempo. No es hacer algo por hobby, ni tampoco algo serio y nada más: es muy pero muy serio. Se puede construir un Arca solo si ella se convierte en la razón de tu vida, de lo contrario mi consejo es el de no hacerla. Nosotros podemos vernos, reunirnos, podemos organizar conferencias, rezar, pero si tomáis la decisión de hacer un Arca eso tiene que convertirse en lo más importante de vuestra vida. Si no fuera así os profetizo que será destruida, el demonio la tomará en sus manos. El Arca sobrevive eternamente si la consideras como tu vida, porque es difícil que el demonio pueda poseerla.
Gracias de todo corazón, a todos, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén. Y que Dios os bendiga. Gracias".

Sandra De Marco
27 de Agosto de 2016
San Giovanni di Polcenigo (Italia)