cabezal
logo introduccion 2

sandrafoto2ENCUENTROS ESPIRITUALES CON GIORGIO BONGIOVANNI

Por Sandra De Marco
sonsan2DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 15 DE ENERO DE 2017:

LA EMOCIÓN Y LA ALEGRÍA PREVALECEN SOBRE LA TRISTEZA, EL SUFRIMIENTO, LA DESILUSIÓN Y LA AMARGURA QUE SIEMPRE CANSAN A MI ESPÍRITU QUE VIVE EN MISIÓN EN ESTE PLANETA, EN EL QUE MIS HERMANOS DEL MUNDO SE VEN OPRIMIDOS POR LA MATERIA.
PERO HOY VENCEN LA EMOCIÓN Y LA ALEGRÍA CONQUISTANDO MI CORAZÓN, PORQUE CUANDO LOS JÓVENES A LOS QUE HE ADOPTADO COMO MIS HIJOS EXPRESAN, CON AMOR Y BELLEZA SOLARES, LA VERDAD, MI ESPÍRITU SE SANA DE LAS HERIDAS PROVOCADAS POR LA MISERIA HUMANA.

Sandra De Marco2016 100DEL CIELO A LA TIERRA

SETUN SHENAR COMUNICA:
AGRADECEMOS CON EL CORAZON Y CON EL ESPÍRITU A LA HERMANA CRONISTA QUE HA REDACTADO Y DIVULGADO, EN EL ARTÍCULO ADJUNTO, LOS CONCEPTOS UNIVERSALES EXPRESADOS POR NUESTRO AMIGO Y MENSAJERO, EL QUE ESCRIBE.
EN EL DÍA DEL GRAN CONTACTO ENTRE NOSOTROS “ALIENÍGENAS” Y VOSOTROS TERRESTRES COMPRENDERÉIS, FINALMENTE, TODA LA VERDAD SOBRE EL BIEN Y EL MAL, SOBRE DIOS Y EL HOMBRE, SOBRE EL CIELO Y LA TIERRA Y LA EVOLUCIÓN DEL COSMOS, SOBRE LA ETERNIDAD DEL ESPÍRITU Y DEL AMOR UNIVERSAL.
¡PAZ!

SETUN SHENAR SALUDA
Sant’Elpidio a Mare (Italia)
9 de Noviembre de 2016
15:26 hs.

EL VERBO SOLAR CRÍSTICO SE HACE PALABRA Y ANUNCIA LA VICTORIA SOBRE EL MAL Y SOBRE LA MUERTE

Setun Shenar259

Por Sandra De Marco
De rodillas, frente al Cristo Crucificado, se encontraba un hombre, absorto en estado de oración, orgulloso de ser de ejemplo. A su lado estaba sentado guardando compostura su hijo, igualmente era un poco inquieto, tenía una mirada brillante y un traje de paje que no veía la hora de sacarse. Con los ojos abiertos completamente y llenos de curiosidad le preguntó a quién se le habría ocurrido condenar al Niño Jesús, que luego llegó a ser grande, a un destino tan terrible. “-Judas le traicionó – le explicó el padre – cuando estaba en manos de una tremenda fuerza maléfica... Algunos la llaman Satanás, otros Lucifer... y otros el Príncipe del Mal, el Tentador, el diablo, o Belsebú...”

mozart100aPor Sandra De Marco
Reunión con Giorgio Bongiovanni
Como si fuera en medio de un hechizo, el paisaje exuberante e irreal del Tirol pasa frente a nuestros ojos: imponentes cimas montañosas, bosques silenciosos, lagos, torrentes y pequeñas cascadas que corren sinuosamente recorriendo senderos hasta llegar al valle. Y después... los fuertes encastrados en una naturaleza incontaminada, que se alternan con pueblitos de cuentos de hadas: la arquitectura tirolesa nos sorprende con sus techos a dos aguas, los Erker y sus balcones en flor, mientras que las vacas y las cabras pastan tranquilamente en medio de una sucesión de valles y cimas espectaculares.

sandrademarco100Por Sandra De Marco

No hay esfuerzo humano capaz de hacernos abrazar con la mirada el abismo infernal en el cual se ha precipitado el hombre. Donde sea que nos encontremos nuestros ojos y nuestros oídos capturan flashes de una profundidad trágica, de tonos turbios, luciferianos.

Su maldad degenerada en perversión ha lacerado la armonía del Cosmos: un virus que, en sus desafíos éticos, en su cultura de muerte, intenta espasmódicamente arrancar el último respiro de vida a una Madre Tierra en agonía, para venderla al mejor postor; una criatura narcisista, cínica y blasfema que, después de haber crucificado al Amor más grande, ya no es capaz de distinguir cuál es su verdadera esencia, o a interrogarse sobre su existencia.


038 400

Imagen de Bruce Pennington
El anciano de los antiguos días

Sin embargo, en ese viscoso enredo de siglos y derrotas, historias de diversidad y degradación naufragadas en el Océano de la indiferencia y de la ignorancia; a lo largo de tantas épocas de ciencia destructiva aplicada en todos los campos del conocimiento, de abusos, de políticas dañinas y de injusticias; es posible divisar, como flores en el desierto con sus extraordinarios perfumes y sus brillantes colores, historias de cambio y de redención. Y es en ese fugaz instante, envuelto en la oscuridad, cuando el objetivo del corazón humilde y sincero se enciende y se mueve a gran velocidad. Un zoom definido, preciso, que no da lugar a dudas; un paso adelante para colmar la distancia y la vida de aquel que se tropieza con el luminoso proyecto de Dios ya no será la misma.

Pero ¿quién es ese Cristo Crucificado que sigue golpeando la puerta de los sepulcros de los hombres acurrucados en la cáscara de su ego, prisioneros de los miedos más atávicos? ¿Quién es este Dios que tanto le cuesta aferrar al hombre y de repente, rompiendo con toda expectativa y con toda perspectiva, nos tiende la mano y nos sostiene a través de Su plan de salvación? ¿Quién? ¿Quién?

¿Quién es ese Jesús Resucitado que camina por los caminos de Emaús de este mundo, mostrando sus Heridas a los Tomás que meten el dedo en las llagas de su fe? ¿Quién?

¿Quién es el Eterno de los Ejércitos que, contra toda forma de violencia, saca a los poderosos de sus tronos y que alaba a los humildes; que nos pide que amemos a nuestro prójimo más que a nosotros mismos, que sirvamos al último de nuestros hermanos y que lo perdonemos hasta setenta veces siete; que nos pide que dejemos todo, que apoyemos a los justos a luchar con todas las fuerzas para liberar de la tiranía a quienes ya no tienen voz? ¿Quién? ¿Quién?

¿Quién es ese Dios que nos acompaña en el camino inaccesible a través del dolor de la humanidad, hasta revelarnos, paso a paso, Su verdadero rostro?

Es la potencia de todas las potencias, la más grande en absoluto, es la fuerza del Amor que mueve el Sol y las demás Estrellas; que crea, libera, transforma, irradia y se expande, que se entrega sin pretensiones y sin pedir recompensas. Esa fuerza que, sin pre-aviso, algún día sentiremos estallar en el corazón, correr por las venas, encenderse en el pecho, colmar la ola de cada una de las respiraciones, para luego abandonarnos en manos de ese loco sueño de amor y de justicia encarnado por el Hijo del Hombre. Un sueño reservado para quienes, a pesar de no vislumbrar Sus proyectos, será fiel a Su voluntad sin oponerse, sin imponerse entre la mente del Creador y la débil racionalidad humana.

Y es en ese momento, sólo ahí, cuando sus ojos llegarán a ver en el horizonte al Viejo de los antiguos días dirigirse hacia el Sol, alejarse con paso lento y antiguo para retomar su eterno viaje hacia los confines de la Creación, dejando esculpidas en las huellas de sus sandalias las respuestas a todas las preguntas.

13 DE DICIEMBRE DE 2015 – PORDENONE

Faltando pocos días para nuestra reunión de Navidad os  anuncio que el tema de las próximas conferencias será: “Las Religiones en el mundo y la Segunda Venida de Cristo”. Es importante estudiar el mensaje de todas las religiones desde el punto de vista espiritual.

El mensaje de Cristo que transmito desde hace treinta años no es sectario porque reconoce además el de los demás mensajeros que Dios ha enviado a la Tierra, a todos los pueblos y a lo largo de los milenios. Es el Mensaje de Cristo, como Hijo de Dios, el que hace la diferencia. La causa de lo que está ocurriendo en el mundo (catástrofes, guerras, divisiones, violencia, etc.) se debe a un puñado de hombres, los más ricos del planeta, criminales, mafiosos, poderosos que dominan la economía. No es la única causa, otra proviene del Anticristo, a la que yo considero peligrosa, preocupante y dramática. Hoy, así como a lo largo de toda la historia de la humanidad, hay asesinatos, el prójimo es aplastado, se conquista a través de las guerras y se amenaza en nombre de Dios; por lo tanto las religiones tienen una responsabilidad muy grande. Si la mayoría de ellas han sido fundadas por verdaderos mensajeros del Padre ¿por qué aún hoy se sigue matando en nombre del Dios cristiano, del Dios judío, o en nombre de Alá? Digámoslo de una vez: porque los poderosos se sienten llevados por el “mesianismo”, es decir que se consideran mesiánicos.

Hay una frase muy famosa que dice: “God bless America”, con la cual muchos Presidentes de los Estados Unidos suelen cerrar sus discursos en público. Durante la guerra del Golfo el Presidente George W. Bush, por dar un ejemplo, envió a sus tropas a Irak en nombre de Dios, mientras que “Dios bendiga a América” concluía tradicionalmente todos los mensajes presidenciales, además de destacar insistentemente la voluntad Superior, la fe en la Providencia y la libertad como don divino. Próximamente hablaremos de Jesús Cristo como única alternativa y de Su Segunda Venida.

Acabo de regresar de mi viaje a Sudamérica y os saludo en nombre de todos los hermanos de allí (Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, América Central...) y de los que, al no poder viajar, siguieron las actividades a través de internet, quienes hicieron lo mismo desde Italia seguramente habrán percibido la vibración, a pesar de no comprender el idioma español, pero hoy os daré también a vosotros el mensaje que les di a ellos.

Tuve otra experiencia con el Cristo, fui puesto a prueba.

Según la indicación recibida en una aparición Suya habría podido, si hubiera querido, retirarme y quedarme a la espera. Habría podido dar un paso al costado en la Obra y esperar que lleguen los acontecimientos, con el Signo de los estigmas que, como habéis leído en los mensajes, en forma alternada, sangran más o menos frecuentemente; en estas últimas semanas ha ocurrido varias veces.

La indicación, sin lugar a dudas, venía de parte del Señor. Si se hubiera presentado el diablo lo habría reconocido siempre, para él es muy difícil camuflarse; lo digo con toda humildad, pero es lo que sé y lo que siento. Como Jesús, que es el Hijo de Dios, lo sabe, no vino solamente a consolar, también puede poner a la prueba. Hace dos mil años Jesús también ponía a la prueba a los Apóstoles cuando se “humanizaba”: mientras lloraba, cuando se retiró al huerto del Getsémani y pidió que lo acompañaran porque tenía miedo. Todas las cosas que hizo Jesús han sido una enseñanza, incluso el hecho de necesitar a Sus amigos, que lamentablemente se durmieron y Lo dejaron solo. Somos nosotros los que a veces dejamos solo a Jesús Cristo...

El Padre Adonay, a través Suyo, nos pone a prueba cómo y cuándo quiere, para reforzar nuestra fe. Lo puede hacer incluso a través de Satanás pero esto es otra cosa.

En todas las apariciones de la Virgen y de Jesús, desde 1989 hasta el día de hoy, he recibido solicitudes, pero nunca han sido imposiciones. Si me hubieran dicho: “Tienes que hacer...”, habría sido una orden; en cambio siempre me han preguntado: “¿Quieres Hijo...?” Cuando recibí los Signos se me hizo la siguiente pregunta: “¿Quieres ser instrumento...?” por lo tanto es un pedido de disponibilidad.

Cada indicación que recibo, incluso si es un pedido que se me hace, para mí es siempre una orden, yo la cumplo y nada más; así que  hubiera tenido que obedecer.

Pero cuando Jesús me pidió que me detuviera, que me retirara y que esperara que llegaran los acontecimientos, después de haber reflexionado algunos días, le pedí nuevamente al Señor que me hablara. Aclaro que Le habría obedecido, que Le habría rogado, en el momento que yo me hubiera detenido, que me quitara la vida, que me llevara con Él. O sino que me dejara continuar porque quiero dejar este cuerpo en la batalla, si fuera posible, seguirlo en la cruz. En español yo decía): “-Quiero quedarme en la cancha, morir en la cancha”, quiero quedarme en el campo de batalla y morir mientras estoy tratando de dar testimonio de Tu Obra Señor). Esto es lo que deseo, de lo contrario sentiría que me muero. Frente a mi total disponibilidad me respondió: “-Si tú no lo hubieras hecho yo habría regresado en tu lugar y me habría dejado matar nuevamente”. En ese instante comprendí que había superado la prueba. Es una respuesta simbólica, pero sé lo que significa. Se lo expliqué a los hermanos de Sudamérica, a mi familia, a mis hijos, a mi compañera y ahora también os lo digo a vosotros: “He decidido definitivamente morir en el campo de batalla, mientras trabajo dando testimonio de la Verdad”, porque ahora estamos en guerra y es una guerra muy sutil, fuerte. Vosotros que me escucháis habéis sido llamados por Cristo.

El infierno que vivimos en Palermo, la batalla, en todo sentido, en contra del mal, me ha dado la prueba de que nosotros somos diferentes a todos, lo digo sin exaltaros, sin exaltarnos. Nosotros, con nuestros límites y pecados, tenemos un gran valor: podemos despertar a las almas, arrastrar al prójimo hacia la Libertad, la Paz y la Hermandad. Por lo tanto tenemos una gran responsabilidad. Yo soy la parte más visible, pero nosotros somos la fuerza y estoy contento por ello. En este momento tenemos que ser aún más fuertes, tenemos que seguir adelante de la forma en que lo estamos haciendo y quienes lo sienten y lo desean pueden seguir mi decisión entregándose con toda su vida. Creo que es nuestro deber hacerlo, porque hemos conocido el Mensaje Universal, los conceptos que llegan del Universo, hemos visto la enseñanza de Cristo y los Signos. Lo que os pido es que sigáis siendo como sois, que mejoréis, pero nadie se tiene que sentir más evolucionado que los demás, nos quedan muchas cosas por llevar a cabo. A través de Su Mensaje he comprendido que Cristo nos pide que de una vez por todas tomemos conciencia de quiénes somos, por qué estamos aquí y qué estamos haciendo. Muchas veces me habéis escuchado decir que no soy de este mundo; es así, pero vosotros tampoco lo sois. Nosotros no tenemos justificaciones porque el valor del cual somos portadores viene de un mundo universal y si nos perdemos iremos a la segunda muerte. ¡Es por ello que dije a Cristo que quiero morir aquí, sé perfectamente que mi presencia es el Cáliz de la Comunión, pero vosotros sois la fuerza de la Obra y la mía! No se os tocará ni siquiera un cabello de vuestras cabezas, ya no me pregunto si habrá un sacrificio, porque de todos modos he tomado mi decisión, si no me matan moriré mientras estoy trabajando. Tenéis que valorar lo que sois, lo que somos, porque hasta el año 2017 habrán acontecimientos terribles que nos obligarán a responder, a explicarle a todos los demás lo que está ocurriendo, llegarán grandes señales pero no será el fin. La exaltación de la humildad tiene que estar siempre en la base, pero el exceso de humildad, o la hipocresía, no nos tiene que hacer ocultar, u olvidar que hemos venido a este mundo para acompañar a Cristo, Él cuenta con todos nosotros y con lo que cada uno puede hacer. Jesús no nos pide la Luna sino que seamos mensajeros de Su Verdad. Por lo tanto os doy las gracias. Tenemos que estar siempre juntos, visitarnos, organizar actividades como estamos haciendo y aún más. Si nos aislamos el demonio nos tentará para hacernos creer que no somos nada y que no cambiaremos a nadie: no es así. Y si nos dejamos tentar por el deseo de poder tenemos que superarlo. Estamos revestidos de la naturaleza humana y la carne nos hace sufrir, a veces los problemas cotidianos nos deprimen pero tenemos que recordar quiénes somos.

Hoy más que nunca entre vosotros y entre nosotros tenemos que mirar la luz que existe en nuestro hermano, su parte mejor. Si el hermano que se encuentra frente a mi tiene cien pecados y yo tengo mil tenemos que amarnos y respetarnos porque sabemos que no venimos de este mundo, pero que juntos podemos cambiarlo. Todo esto nos servirá para afrontar las pruebas para despertar a los demás, no para seguir adelante, en eso no estamos siendo puestos a prueba. La Obra nos ha sido confiada y no tenemos que detenernos, jamás. No somos el único grupo del mundo, existen muchos grupos espirituales, escuelas y mensajeros en varios lugares, que hasta incluso son mejores que nosotros y a los que ni siquiera yo conozco. Ellos son nuestros hermanos pero han encarnado en diferentes partes porque tienen otra misión.

Nosotros tenemos que apoyar a los justos. He escrito un mensaje importante, no solo desde el punto de vista laico, sobre Gino Strada (Fundador de la asociación Emergency), una de las últimas esperanzas para la humanidad: http://www.antimafiadosmil.com/index.php/archivo-tematico/mafia-italiana/3441-gino-strada-una-de-las-ultimas-esperanzas-para-la-humanidad-2

Escuchar su discurso mientras retira el Premio Novel alternativo es simplemente conmovedor, un discurso Crístico en contra de la guerra, sin peros, porque la guerra jamás tiene razón de ser.

Tenemos que ver el mensaje que da el hermano, su luz. Todos nosotros tenemos problemas y defectos: es la naturaleza humana, pero tenemos que estar unidos en la Luz que nos ha llamado, porque somos Sus hijos, de esto tenemos que tomar conciencia. Nosotros no estamos en peregrinaje, ni en búsqueda de un camino: somos obreros de la viña del Señor y no podemos retirarnos y permitirnos pensar que no estamos a la altura; si así lo hiciéramos sufriríamos en el espíritu. La unión, esa palabra que repito hace treinta años, tiene que volverse cada vez más fuerte. Jesús juzgará nuestros pecados, nuestras carencias, pero estoy contento por lo que hacemos y que seguiremos haciendo.

Esto es lo que dije a los hermanos de Sudamérica. Vosotros, junto a ellos, sois una fuerza muy grande, mi escudo y el nuestro para las batallas civiles y espirituales que hemos emprendido. Los Extraterrestres me dicen que no nos damos cuenta de cuántas almas se acercan a la Obra gracias a la labor de cada uno y por ello nos respetan mucho, podría llegar a parecer que yo, o Pier Giorgio Caria, hacemos más, pero no es así y nos advierten para que no saquemos las manos del arado. Entonces os pido a vosotros y a mí mismo que valoremos lo que somos, lo que podemos y que tenemos que hacer para anunciar la próxima Venida de Cristo.

Esto es todo. No tengo ninguna novedad que daros pero con todo mi corazón quería transmitiros mi experiencia. Ahora hacedme preguntas.

P.: Nosotros no tenemos que pensar que hacemos mucho, de lo contrario corremos el riesgo de exaltarnos.

Giorgio:Nosotros no tenemos que exaltarnos sino tomar conciencia de lo que somos y por lo tanto hacer todo.

P.: ¿El demonio trabaja sobre nuestras dudas?

Giorgio: Las dudas surgen solo cuando tenemos miedo, sino no tendrían razón de ser. En nuestro caso el miedo parte de un motivo material: temor de perder algo, de ser atacados, de encontrarnos sin nada, en medio de la calle, de quedarnos solos, o sin alguien que nos ame, etc. Como dije anteriormente nosotros no somos de este planeta y antes de llegar hemos decidido conscientemente venir a la Tierra para acompañar a Jesús. Me dirijo a los hermanos de las Arcas que, aunque podría hablarle también a quienes no forman parte de ellas, yo soy consciente de cuántas personas pertenecientes a “otras” escuelas espirituales han venido en misión. Pero ahora quiero reducir el radio y hablar de nosotros: si hemos llegado hasta aquí es porque Cristo nos ha salvado dos veces. La primera fue en el momento que nos dijo que vengamos a este mundo desde otra dimensión, garantizándonos la eternidad de la Luz si llegáramos a cumplir nuestra misión. La segunda vez nos salvó a través de Su crucifixión y de la resurreción, porque sabía que en la encarnación el espíritu de Sus servidores que vienen de la Luz se habría visto sometido a la tentación y a caer. Cristo, con Su crucifixión, nos salva también en la encarnación por lo tanto garantiza para nosotros la exención del karma. Y, en el Evangelio, también dice: “Tened cuidado, vendrán falsos cristos y seréis tentados...” ¡Sería una necedad caer luego de que Cristo nos ha garantizado dos salvaciones!

Nosotros sabemos que somos eternos, esta encarnación es un paso no para experimentar, o para adquirir conocimiento, sino que para todos nosotros es una misión y podemos caer como Lucifer. Si la experiencia humana nos llegara a poner en dificultades hasta caer, abandonando el camino espiritual, no será una experiencia karmática, sino que será la victoria de Satanás en contra de los Ángeles y nosotros pasaremos a ser ángeles caídos. Como sabemos que estamos en misión, como justamente dijo antes Domenico, tenemos que trabajar más sin exaltarnos, pensando siempre que hemos hecho poco para intentar mejorar. Hay que alcanzar la conciencia y ser conscientes de que somos todos iguales y amarnos, nadie tiene que sentirse superior, o más evolucionado con respecto al otro, porque somos hermanos y venimos de la misma parroquia, del mismo mundo, que no es este. Después de la última cena Jesús Cristo salió y levantó su mirada al cielo y dijo: “No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, yo también los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico, para que ellos también sean santificados en la verdad” (Jesús 17, 15-20). Jesús se lo dijo a los doce Apóstoles, pero quienes Lo habrían seguido somos nosotros: los llamados a los que pide que no los saque del mundo porque tienen que predicar el Evangelio. No nos estamos exaltando, simplemente tenemos que tomar conciencia y en el momento que sepamos quiénes somos ya no tendremos que tener miedo, ni dudas.

P.: Hace tiempo que nos adviertes de que tenemos que estar listos para las pruebas que nos tocará afrontar, pero jamás habría creído que esto te habría ocurrido también a ti, lo que demuestra la absoluta veracidad de lo que nos has dicho. ¿En tu caso se trata exclusivamente de una prueba o implica algo malo?

Giorgio:No, lo que he comunicado a mi familia es el hecho de haber alcanzado una toma de conciencia, una decisión definitiva. Podrías pensar que no os he dicho nada nuevo, porque es lo que hago desde hace veintiseis años, pero estoy diciendo que es algo muy serio, sé a lo que me enfrento. No aludo a un eventual accidente de trabajo, a la posibilidad de que alguien me pueda hacer daño para detener la batalla que yo, junto a mis colegas, estoy llevando a cabo. Me refiero a quien podría hacerme daño en todo momento: a mí mismo. Soy un hombre y se perfectamente cuáles son los sentimientos que vive el ser humano: el deseo de pasar tiempo con la familia, con los hijos, de verlos con la vida resuelta, de soñar con que puedan ser felices, etc. Pero yo quiero morir en el campo, ésta es mi lucha; siempre la he vivido y espero ser un ejemplo, no os digo lo que tenéis que hacer. Sé lo que habría podido dar y no lo he hecho, sobre todo a mis familiares. Pero todos ellos, comenzando por mi madre, podrán dar testimonio de que he dedicado todo de mí por esta causa, no quiero pensar en otra cosa. ¡Cuando Jesús, que es el Hijo de Dios, entró en el huerto del Getsémani no estaba muy convencido, entonces pensemos en nosotros que somos la nada misma!

P.: Desde que te conozco esta es la segunda vez que te veo con un estado de ánimo “humanizado”. Esta noche te has emocionado y cuando nos hablabas del asesinato de nuestro hermano Pablo Medina te emocionaste.

Giorgio: Si, Pablo Medina es uno de los que me impulsan a seguir, a hacer nada más que esto.

P.: ¿A través de esta tentación nos estamos encaminando hacia el epílogo final y hacia el cambio de esta humanidad?

Giorgio:Si, absolutamente si, el epílogo final que es la Segunda Venida de Jesús. Tengo la certeza absoluta de que Cristo cumplirá con Su promesa; no sé si estaré presente físicamente pero de alguna forma lo haré. Nosotros somos la vanguardia, que cuando va a la guerra siempre cuenta con pocos soldados. Somos quienes van por delante para explorar, para hablar con el enemigo, para adivinar sus movimientos, para preparar el terreno, porque detrás nuestro está el Rey que está galopando con todas Sus legiones. A costa que paguemos con la vida, nosotros tenemos que anunciar el Retorno de Jesús con potencia y gloria a todos los que encontremos, ya sean hermanos, amigos y enemigos.

P.: Después de la reunión que se hizo en el Arca el 15 de Agosto, a la que yo llamo – si me permites – astronave Alea Lores, al final del discurso que diste después de haber compartido la comunión con los hermanos, dijiste: “No os olvidéis que yo no soy de este mundo”. En ese momento sentí muy fuerte que este mensaje habría tenido un prólogo y de hecho hoy hay algo más.

P.: ¿Que tu estés desde los tiempos de Elías, desde la Atlántida, hasta nuestros días en calidad de  Nibiru Arat Ra, es una casualidad, una expresa voluntad antigua tuya, o una voluntad del Padre? (...) ... realmente el viaje temporal no ha sido uno de los más cortos, de la misma forma que tampoco lo ha sido el sacrificio y el sufrimiento.

Giorgio:Yo, al igual que vosotros, estoy aquí por misión: nosotros hemos elegido venir a este mundo para acompañar a Jesús, el Hijo de Dios.

Hay miles de millones de mundos habitados, el nuestro no es el único que necesita ser redimido. Cuando un espíritu alcanza la cuarta dimensión, en un plano más astral que material, deja de estar sometido a encarnar por karma. Pasa a ser parte de la Confederación y, según sus cualidades, será elegido y enviado a esos mundos en los que hace falta. La humanidad no puede dar a luz a un mensajero de Dios, a menos que lo elija el Padre. Él puede elegir incluso a una piedra, al punto tal que Jesús, al entrar en Jerusalén, le dijo a los fariseos que Le pedían que prohibiera los gritos de alabanzas de la multitud: “Respondiendo Él, dijo: 'Os digo que si éstos callan, las piedras clamarán'”(Lucas 19, 40). Dios puede hacer esto y mucho más. Sus mensajeros y profetas de todas las épocas eran personas más evolucionadas. Nuestro planeta aún alberga a una tercera dimensión que no es pacífica, ni está experimentando, sino que repite el delito y persevera en el error. Aquí hay personas que se encuentran en su primera encarnación, otras que han reencarnado decenas de veces y que lamentablemente repiten el karma, pero también hay demonios. Esta situación provoca el caos en el planeta Tierra y emana energías mortíferas, funestas hacia los demás planetas, tanto desde el punto de vista espiritual como material, a través de las radiaciones y de la contaminación. Esta humanidad necesita Seres más evolucionados que la enderecen, pero si bien Dios los ha enviado no logra y no quiere aceptar la redención. Es por ello que Cristo regresará para juzgar y es un acontecimiento excepcional. En otros mundos no ocurre: existe la evolución de la especie con los diferentes procesos de reencarnación, donde los Seres espirituales, pertenecientes a la Confederación, descienden para ayudar a mejorar a quienes pasan por experiencias negativas. En cambio nosotros no solo estamos en caída veloz hacia las tinieblas sino que en los últimos cien años hemos desarrollado una tecnología fantástica que no se ve acompañada por la ética y la espiritualidad, que están por debajo del nivel cero. Esto provoca el caos y es por ello que vienen hasta aquí tantos de otros mundos en misión.

P.: ¿La humanidad no habría podido dar a luz en su seno a la voz en el desierto, a un cáliz viviente, así como a Nibiru Arat Ra?

Giorgio:No, no podía hacerlo. Jesús Cristo, el Hijo de Dios, descendió a la Tierra trayendo consigo a 144.000 personas, porque la involución en nuestro Planeta había alcanzado un punto hipercaótico, gravísimo. Es indispensable que haya una intervención divina, fuerte, de gran autoridad y para que así sea la Ley de Dios impone que ocurra en el momento en el que la humanidad amenaza con destruir el Planeta, o sea a través de una guerra nuclear que lamentablemente está muy próxima. Si no existiera este peligro tal vez Jesús habría regresado dentro de cien años. Hace algunos días el Presidente ruso, Vladimir Putin, hizo referencia al espectro de la guerra atómica, declarando: “Espero que nunca tenga que usar las armas nucleares”, por lo tanto todo es posible. Hace dos mil años Jesús sabía que nosotros habríamos desarrollado una ciencia sin conciencia al punto tal que, después de la Resurrección, no dejó que nadie Lo viera en este mundo, excepto Su Madre, una mujer y una docena de personas. Luego, a lo largo de los siglos, se le apareció a los estigmatizados, pero cuando resucitó no se presentó frente a Pilatos, ni tampoco frente al emperador. Se retiró al Cielo porque la humanidad había rechazado la redención, con la única excepción de esos pocos que recomendó al Padre. Las religiones no explican nada de todo esto por lo tanto la humanidad cree que con Dios todo está bien, pero no es así. El Padre también me ha dado un mensaje para que se lo transmita a mi familia y a la familia ampliada, que sois vosotros: nosotros somos todos hermanos. Teniendo presente y tomando conciencia de nuestra eternidad de quiénes somos, de dónde venimos, de la Luz de Cristo que tenemos, el Padre infinito y misericordioso me ha dicho que estamos en Su gracia. Él nos ayudará en las pruebas físicas, a veces incluso interiores, y siempre las superaremos. Además me dijo: “-¡Tened cuidado! Si hacéis lo que hizo el pueblo de Israel, mientras Moisés se encontraba en el Monte Sinaí para recibir las Tablas de la Ley – es decir, si nos relajamos, si nos detenemos, o si nos retiramos y no cumplimos nuestra función – dejaré a esta humanidad durante cuarenta años en las tinieblas. No veréis más nada y cuando todos vosotros hayáis muerto dejaré la Tierra Prometida como herencia para vuestros niños”. Nosotros tenemos una gran responsabilidad: ¡si no la asumimos el Señor nos abandonará a nuestra suerte, ¡otra que Signos...! Lo que pretende de nosotros es la disponibilidad y es eso lo que estamos haciendo, nos pide que permanezcamos íntegros, no es para nada imposible. El Padre, que no es solo Misericordia sino que además es Justicia, nos avisa, mi respuesta fue: “-Si, Señor. Haré de todo para evitar que nos des este castigo, que nos hagas peregrinar por el mundo, sin que ocurra nada”.

P.: En el ámbito de la Obra principalmente me dedico a la difusión de la presencia de los Hermanos Cósmicos y a menudo se me malinterpreta, casi como si quisiera tergiversar el tema. ¿Podrías darme algún consejo?

Giorgio:Entre nosotros hay quienes se dedican a ayudar a la asociación FUNIMA International, otros a Antimafia Duemila y otros más a la difusión del mensaje de los Extraterrestres, o sea, el Mensaje de Cristo; los tres son ámbitos de nuestra Obra, por lo tanto tienes que seguir adelante con lo que estás haciendo. Lo importante es divulgar “nuestro” mensaje, muchos contactados reciben mensajes que no tienen nada que ver con los Hermanos Superiores. Nosotros no somos ufólogos, no damos simplemente un material relacionado con el fenómeno ufológico (platillos voladores, esferas, etc.), nosotros divulgamos la verdad más grande de todas: la presencia mesiánica en la Tierra de Seres extraterrestres y su relación con la Obra del Mesías, Jesús Cristo.

Anoche tuve un sueño en colores, es diferente a una visión espiritual, en esta última puedes hasta incluso ver a Jesús crucificado y sufrir, pero siempre estarás en la beatitud, porque eres transportado hacia la otra dimensión. En cambio el sueño onírico en colores se vive tambíén físicamente, por lo tanto estás un poco “humanizado”. En el sueño me encontraba en un lugar muy oscuro, tenebroso, acompañado por una tormenta terrible. Lo único que lograba ver eran tres cruces, por lo tanto es fácil intuir donde estaba. Me sentía empapado de agua y me desesperaba porque no me podía acercar, no se qué era lo que me lo impedía, seguramente cuando Jesús expiró ocurrió de todo. Veía a una mujer que tocaba los pies de Su Hijo: era la Santísima Madre y yo era consciente de ello. Alrededor mío había gente, pero a la única que veía era a Ella. La Virgen estaba vestida de negro, pero no era en señal de luto: el negro que viste la Madre Santa es luz, tiene la vibración del blanco. José de Arimatea y Nicodemo todavía no habían llegado al patíbulo para bajar el cuerpo de la cruz, en un determinado momento logré acercarme y la sangre llegó a salpicarme. Jesús Cristo había expirado, tenía la cabeza baja, sus cabellos le caían en la cara. Durante el sueño, que obviamente no es lo que ocurrió hace dos mil años, quería hablar con Él. Estaba desesperado porque no había llegado a tiempo. Miré a la Virgen que lloraba desconsoladamente luego levanté la mirada y vi a Cristo que durante el sufrimiento  volvió a abrir los ojos y sonriendo me dijo: “Giorgio, te quiero”. Este es el sueño que tuve anoche. Cristo resucitó durante treinta segundos por un deseo mío. Lo habían matado a golpes. Tenía los dientes llenos de sangre, el rostro destrozado... luego me desperté. Es un mensaje simbólico: tuve la sensación de que la Santa Madre le había pedido a Su Hijo que me hablara. La Virgen es la Anunciadora, es la Mujer vestida de Sol.

Yo soy una voz, un loco desesperado que grita en el desierto para acompañar a la Santa Madre en Su Misión: anunciar la Venida de Cristo. Las apariciones de la Virgen alrededor del mundo sirven para esto, no tiene que decir cosas nuevas; en el Evangelio Jesús Cristo dijo todo. En cambio Ella se desespera, llora lágrimas de sangre, quiere salvar a todas las almas que pueda porque Su Hijo llegará con el Juicio. Muchos no entienden por qué la Virgen de Fátima me dio los estigmas: el Padre le confió a Ella la misión principal del anuncio del Retorno de Su Hijo. En un cierto sentido el verdadero Consolador, que es el Espíritu de Juan, el Mentor del Consolador, es la Virgen: aquella que inspira el contenido de nuestro mensaje con respecto a la voluntad celeste. Todo parte de la Santa Madre y termina con Cristo, que está por encima de Ella.

P.: ¿Por qué el Padre Adonay considera oportuno precisamente ahora, en proximidades del 2017, hacer explícita la toma de conciencia de quiénes somos?

Giorgio:Estas revelaciones nos llegan para que desarrollemos cada vez más el amor entre nosotros, este es el verdadero motivo. Para amarnos más, para superar la gran cantidad de barreras de nuestras dificultades humanas. Es la invitación para ver siempre lo mejor de nosotros mismos; si miramos el lado peor nos dividiremos, nos pelearemos, seremos el hermano en contra del hermano. También es una invitación para que jamás hablemos mal de los hermanos, nunca: nunca jamás. Si tenemos que decirle algo a un hermano tenemos que hacerlo directamente y con amor, en esto estamos mejorando, nos hemos superado y estamos superando nuestras dificultades. Es un acto de misericordia del Padre que nos invita a ser así, a mejorar, a dejar de lado nuestras miserias – no ocultarlas hipócritamente – y ver lo mejor que existe entre nosotros para amarnos con él. Es por ello que somos diferentes, por lo tanto tomemos estas perlas, permaneciendo en la humildad y en la sencillez.

P.: Tu misión conclusiva es desenmascarar el rostro del Anticristo. ¿Es probable que ocurra próximamente, antes de 2017?

Giorgio:No creo, pero de aquí al 2017 pasarán cosas que harán salir al Anticristo al descubierto, eso no significa que aparecerá en televisión y que dará una conferencia: lo pondremos cada vez más en evidencia. No conozco los tiempos del Padre. Mi opinión personal es la siguiente: todavía no es el principio del fin, estamos en el prólogo. Podría parecer una mala noticia pero no lo es porque ocurrirá todo junto, los acontecimientos llegarán uno detrás de otro. La espera a lo largo de estos dos mil años ha sido realmente mucha, pero en el momento que comience el Apocalípdis no se detendrá. No nos dará tiempo de respirar porque seremos espectadores de los acontecimientos. Si permanecemos como os he dicho, tomando conciencia de quiénes somos cien por cien, nada nos ocurrirá. Cristo dijo “Sin embargo, ni un cabello de vuestra cabeza perecerá” (Lucas 21, 18). Nosotros no somos mejores que los demás pero tenemos que explicarle a ellos lo que está ocurriendo, ofrecer la Verdad.

Un abrazo con todo el corazón.

24 DE ABRIL DE 2016 – EXPOSICIÓN DE GIORGIO BONGIOVANNI
CONFERENCIA “GEOMETRÍA SAGRADA. LA MATEMÁTICAS DE DIOS” – BRUGNERA (PORDENONE)

Pier Giorgio: Hoy hemos tocado el tema de la matemática de Dios, la geometría Sagrada y hemos mostrado algunos Signos, sobre los cuales has recibido mensajes muy importantes, como el Corazón Solar Crístico http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2015/6742-cristo-en-el-corazon-del-sol.html  y la gigantesca mancha solar en forma de corazón roto http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2016/7298-las-manchas-solares-y-los-vacios-de-amor.html 

¿Qué significado tienen los Signos que la Creación nos da y qué puedes añadir al mensaje que has recibido de Cristo mismo?

G: La existencia de Cristo es nuestra certeza, junto a la de Sus justos servidores que consagran nuestra fe. Nosotros tenemos que comprender si dichos signos provienen de este Ser y si Él existe. Si la encarnación de Dios en Jesús de Nazareth existe, y yo estoy convencido de ello porque lo vivo, son un lenguage, como lo es la matemáticas sagrada. Nosotros estamos acostumbrados a expresar nuestros sentimientos con las cuerdas vocales (palabra) o la escritura. En el planeta en que vivimos se hablan miles de idiomas y de dialectos diferentes y, a pesar de que somos todos hermanos, muy a menudo no somos capaces de comprendernos, ni siquiera cuando hablamos en italiano. El lenguage del Cielo tiene que descender entonces al nivel humano para que podamos entender a través de una metodología Suya. Los mensajes importantes que la humanidad ha recibido son frecuentemente en sentido figurado (figuras que expresan símbolos o discursos), en su mayoría matemáticos o simbólicos. Si en el Sol aparece una mancha solar en forma de corazón, la ciencia ortodoxa dirá que se trata de un hecho curioso. Para aquellos que en cambio tienen en cuenta el lenguage del espíritu, el corazón en el Sol es un mensaje y si el corazón está roto, significa que el Sol sufre, no es feliz. Lo mismo vale para las lagrimaciones de las estatuas de la Virgen, los estigmas, las astronaves extraterrestres, los signos en el Cielo y en la Tierra. Nosotros tenemos que tener la humildad de entender lo que nos quiere decir el Cielo. Los científicos y los estudiosos laicos no deben pretender de nosotros los periodistas e investigadores la explicación de estos fenómenos; les corresponde a ellos y si no son capaces de hacerle, que digan con humildad: “no lo sabemos. Hay cosas que trascienden la ciencia”. Sólo de esta forma se puede recorrer un camino juntos. Yo, si acaso, como creyente, podré dar una interpretación espiritual y, si soy laico, tendré que admitir que existe una Verdad que está por encima de nosotros; tenemos sólo que tener la humildad de aceptarla y de estudiarla. Para mi está muy claro: los mensajes son un llamamiento al amor, al arrepentimiento y a cambiar.

Pier Giorgio: En este caso, el llamado al arrepentimiento por parte de la Santa Madre se expresa directamente en la manifestación física de Cristo, que es el Sol.

G: Ayer divulgamos la entrevista de una joven de la India, concedida a la NBC americana. La joven estaba embarazada y mostraba las imágenes de la ecografía del feto, donde aparecía la imagen tridimensional de Cristo crucificado. A pesar del escepticismo, el laicismo y la severidad de las televisiones estadunidenses de corte científico, la entrevista salió al aire en uno de los más importantes canales televisivos. Ninguna televisión italiana ha transmitido esta extraordinaria noticia, mucho menos el Papa Francisco, y nos presumimos de ser cristianos. Los médicos podrán incluso decir que es una casualidad, pero se trata de un mensaje: está naciendo una vida, es Cristo que renace, Su Segunda Venida; nosotros lo interpretamos de esta forma. Los Signos les llegan a todos, pero no son para todos: son para aquellos que, en este valle de lágrimas, buscan un camino y lo encuentran gracias a Pier y a otros como él, que los divulgan dentro de lo que pueden hacer. El público que está presente hoy en la sala demuestra que la gente quiere saber; si a Pier Giorgio se le concediera presentar un programa en la Rai, mucha gente empezaría a hacer preguntas más serias, pero eso significaría ir en contra del poder.

Pier Giorgio: En el Evangelio, el Señor dijo que en aquella época no podía explicarnos las cosas del Cielo, porque no las habríamos comprendido. No se refería solamente a los mensajes de los contactados (Eugenio, Adamsky, Bongiovanni), sino también a la manifestación de estos signos, que no podían ser entendidos, obviamente por las limitaciones tecnológicas?

G:Si, son lenguages bien precisos: los últimos, en particular, son signos que llaman la atención hacia el materialismo en el que nos hemos hundido. No habrá otros, seguirá habiendo grandes catástrofes porque la naturaleza reaccionará con mucha fuerza; también estos serán signos.

Pier Giorgio: Gian Giacomo ha soñado el pictograma que representa el Cáliz de la Comunión y ha notado que el número de los brazos del caliz, que contiene la hostia, equivale a los años que pasan entre el 2017 y el año en el que el Papa Benedicto se desmintió a si mismo sosteniendo junto a Bertone que el Secreto de Fátima se había cumplido. Como se evolverán los eventos a partir del 2017?

G:Según mi opinión, será un año muy importante porque es el centenario de las apariciones de Fátima. Si algo llegara a suceder, no me sorprendería, pero yo ya no razono más en base a las fechas. Sinceramente, con toda humildad, mi respuesta es: no lo se. Pero sé con certeza que éste es el timpo de la Segunda Venida de Cristo: mañana, dentro de un año, dos, cinco o quizás diez, pero es éste el tiempo. Todos los signos que han aparecido en los último cien años –desde las apariciones de la Virgen de Fátima, Garabandal, Medjugorje, la Salette, mi experiencia mística y la de otros, los Signos en el Cielo, etc. – acompañan al Anunciador y a la Anunciadora de la Segunda Venida de Cristo, que es la Madre Celeste. La Virgen es el verdadero Anunciador de la Venida de Su Hijo y nosotros somos pequeños colaboradores de la Madre Celeste. Aun siendo invisible, la Virgen está presente, aparece por todo el mundo y está desesperada porque Sus mensajes nos llaman al arrepentimiento, pero pocos de los que han sido divulgados hablan del Retorno de Cristo.

Pier Giorgio: En relación a este hecho y a la percepción que tienes de las cosas futuras ¿qué aconsejas hacer en previsión de lo que sucederá?

G: Yo puedo dar dos consejos, uno para nosotros los creyentes y uno para los laicos. Nosotros decimos sin pudor: “Creo en Cristo, soy cristiano, voy a misa, tomo la Comunión, quiere decir que yo creo”, pero creer en Cristo no conviene. Es una elección contraproducente que te lleva al sufrimiento físico y a la gloria espiritual. Significa dejar todo y dar todo a los pobres, amar a tu prójimo como a ti mismo, perdonar, acusar y denunciar a los corruptos, a los criminales, estar al lado de los pobres, de los débiles, de los que no tienen voz. Significa ser siempre enemigo, por definición, del poder porque en este momento todos los poderes del mundo son nuestros enemigos. Algunos todavía ofrecen algo a la gente, pero en la gran mayoría el poder es enemigo de Cristo, porque es egoísta, materialista, lo tienen personas que por la mayor parte son incompetentes, y demasiado a menudo criminales. En la espera de la Segunda Venida de Jesús, los cristianos tienen que hacer su parte, lo cual no significa estar sin pecado, nadie lo está, todos nosotros tenemos debilidades y Cristo las perdona. Tenemos que ser coherentes, es decir, luchar por el Evangelio, tener una vida correcta, participar en la sociedad y ayudar a los justos.

Gracias a Dios no todo está podrido, en esta sociedad hay también hombres justos: curas, jueces, doctores, algún político, ecc. Es importante ayudar a las personas, nosotros somos humildes ya que no poseemos ningún cargo. Si soy cristiano debo buscar a las personas que según mi opinión están iluminadas por Dios para apoyarlas; salir del recinto de mi pequeña ciudad y dar la cara, no quedarme encerrado en mi jardín con el pretexto de querer proteger a mi familia. Yo soy el hombre más feliz de la tierra, porque Dios ha hecho que mi familia me acompañe y crea en todo lo que yo hago. A mis hijos les he dicho: “Buscaros un trabajo, estudiad, pero sabed que no os dejaré nada, todo lo que tengo lo gastaré en esta causa”. Si no lo hiciera, repetiría los errores de mis padres, que han pensado solo en su familia en vez de luchar en contra de la bomba atómica, de la corrupción y de la mafia. La mafia en Sicilia existe porque mis padres han cometido errores, han hecho como que no existía y ahora yo me encuentro con los atentados, los muertos, los asesinos, etc. Es bonito pensar en la familia y en el futuro de los hijos, pero tienes que participar también en la sociedad. Si logras hacer ambas cosas será perfecto, pero si no lo logras, tendrás que dar a los hijos solo amor, educación, ética, enseñarles a ser correctos, la disciplina y, si eres cristiano, la cristiandad. Pier, si somos también amantes de los temas que tú divulgas, tendremos que dar testimonio de los signos que aparecen en el mundo. ¿Y los laicos qué tienen que hacer? Simplemente sacar la palabra Cristo, porque ellos no lo tienen en cuenta, por todo lo demás vale lo mismo. Yo tengo muchos amigos que no son creyentes y es extraordinario. Las Fés religiosas tienen el deber primario de animar, de empujar a las personas a poner en práctica las obras, gracias a la fe. El credo tiene sentido si haces obras, de lo contrario es anticrístico, una gran hipocresía, una mentira. Si digo: “Yo creo en Cristo” y después mato a los musulmanes, o viceversa, estoy haciendo el trabajo de Satanás.

El Papa ha renovado su fuerte llamado a favor de los inmigrantes definiéndolo como un don, y no un peso, y condenando duramente a aquellos que, sin embargo, les rechazan. El grito del Pontífice se ha hecho sentir en contra de la criminalidad organizada y ha excomulgado a los mafiosos, ha amonestado: “Convertíos o iréis al infierno”. En dos mil años de historia ningún Papa había osado tanto. Esto significa ser creyentes; en otras cosas no estoy de acuerdo con él, pero substancialmente son las obras buenas las que cuentan. Si el Papa no pone en práctica las obras, tampoco él irá al paraíso, mientras el pobre desgraciado que las cumplirá, heredará el Reino de Dios, aunque no lleve la cruz colgada en el cuello ni los estigmas. A menudo me acusan de ser catastrofista, pero es exactamente lo contrario: yo creo que Cristo restablecerá las cosas y habrá un mundo mejor donde reinarán la justicia, la fraternidad y la paz ¡pero nadie lo cree y me consideran un loco!

Pier Giorgio: ¿Las civilizaciones Extraterrestres que nos visitan entran en este contexto?

G:Absolutamente si, pero no tenemos conciencia de ello. No nos sorprendemos de la existencia de un universo infinito, cuando la verdad es que somos parte desde siempre de una gran familia cósmica. Estos Seres existen, gracias a Dios, son bellísimos y vienen de otras estrellas. Os aseguro que muchos están aquí, entre nosotros, y pronto todos les veréis. Puede suceder que se siente al lado vuestro, mientras estáis en el restaurante o en el cine: si sentís un poco de aire fresco, un olor particular, una vibración extraña, es porque ahí hay una presencia que no es de este mundo; a mi me ha pasado muchas veces. Aquí veo muchos jóvenes, pero espero que también las personas ancianas que están aquí tengan la alegría de verles, si no será así lo harán con el espíritu. No es cuestión de creer por fe que sean buenos; la fe es la que se tiene hacia Cristo, no hacia Seres que tienen un poder militar y científico de miles de años más evolucionado que el nuestro. Es una dedución lógica. La mayor parte de ellos proviene de civilizaciones externas al sistema solar, es decir que tienen que viajar en astronaves que superan la velocidad de la luz. De esto se deduce que poseen una tecnología más avanzada que la nuestra y que no se han autodestruído, significa que viven juntos en su mundo pacíficamente, sin hacerse la guerra entre ellos. Si además han pensado en explorar el universo es obvio que no tienen nada que ver con la violencia, porque una civilización capaz de viajar en el universo no puede no ser buena. El 15 de julio de 1975, en plena guerra fría, fue efectuado el primer vuelo conjunto en el espacio: la cápsula soviética “Soyuz 19” se enganchó al módulo americano “Apollo 18”, y ofrecieron al mundo entero el primer abrazo en órbita URSS-USA. En aquella ocasión, ambas tripulaciones, entre abrazos y emociones, dijeron que querían la paz. Los astronautas, yo he conocido a muchos, tienen una visión diferente de la vida. ¡Cualquier persona que vaya al espacio se arrodilla, se echa a llorar y a rezar ante la Creación! Nosotros hemos desembarcado en la luna a 400.000 km. de la Tierra, imagináos lo que sería contemplar el universo. Los extraterrestres son buenos porque tienen que serlo, no porque dependa de ellos. El Cosmos te impone serlo, no puedes odiar porque no hay territorios que conquistar ¡ante el infinito no tienes la ambición de apropiarte de nada!

El instinto de supervivencia y de conservación de la especie está presente en todos los grupos animales, pero nosotros los hombres de la Tierra somos bestias feroces y sanguinarias injustificadas. En el universo no hay territorio que conquistar, está todo simplemente para explorar. Las civilizaciones extraterrestres que nos visitan consideran nuestra Tierra estupenda, una oasis en el desierto pero sienten mucha pena porque se ha convertido en un hospital psiquiátrico criminal, donde los pacientes, por la mayor parte, son asesinos feroces y los médicos son misioneros. Consideran ridículo y aberrante el hecho de que nos enriquecemos y nos empobrecemos con pedazos de papel sucio, en los que están impresos números. No sólo eso, hemos basado toda nuestra vida sobre el dinero, nos atacamos y nos matamos para tener más y someter a los demás. Nos consideran enfermos mentales que necesitan ayuda y medicinas. En el universo no existe el intercambio de dinero, existe la meritocracía; puede parecer banal. Su sistema económico está basado en el bienestar para todos; el mejor es elegido como representante del planeta, pero también el que no es de los mejores disfruta de la misma riqueza. Todos creen en Cristo, porque Le han conocido y en la Inteligencia Omnicreante (que nosotros llamamos Dios), que reside sobre todo en el Sol.

Pier Giorgio: ¿Estos seres tienen un rol en relación con la Segunda Venida de Jesús?

G:Estos seres son conscientes de que el Universo está vivo, y es precisamente esa inteligencia material y espritual en varias dimensiones la que hace dos mil años se encarnó en Jesús de Nazareth. Cristo ha vivido en otras civilizaciones, las ha educado, acunado hasta que llegaron a convertirse en supercivilizaciones. También estuvo aquí, pero con gran pesar Le crucificamos, aunque después resucitò y salvó a una parte de la humanidad. Estos Seres, a los que vosotros en la Biblia llamáis Ángeles, estaban presentes y todavía hoy nos visitan. Los Ángeles no existen, es un gran cuento de la Iglesia Católica, existen sólo en la simbología espiritual. Jesús dijo a Sus discípulos: “No todo el que me dice: ``Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Si alzamos la mirada al Cielo, ¿qué vemos? El universo es el Paraíso, tanto físico como espiritual; el primero lo vemos en parte con los telescopios, pero el segundo no es menos grande que el primero.

P: Los poderosos del mundo están seguramente en conocimiento de estas informaciones y del hecho de que, después de la muerte, les espera una vida bestial. ¿Por qué entonces perseveran en el mal?

G: Es una pregunta muy inteligente e interesante que da lugar a una respuesta seria. Haré algunos ejemplos prácticos para facilitarte la comprensión, sino es solo teoría. Frecuentemente, la persona que tiene poder piensa que sirve a Dios. Como ya se sabe, desde hace años me desempeño también como periodista antimafia y os quiero contar un hecho. El poderoso boss de Cosa Nostra Leoluca Bagarella, el número tres de la mafia siciliana, está en la cárcel y está cumpliendo muchas cadenas perpetuas. Su brazo derecho, que ahora es un colaborador de la justicia, declaró que el feroz jefe de mafia mataba incluso por motivos banales, como por ejemplo una mirada que no le agradaba. Domingo Buscetta, por ejemplo, fue asesinado porque, después de haberle ofrecido sin saberlo un café, le había ‘manchado’ haciéndole dar la mano a un familiar de un arrepentido de mafia.. Cuando le preguntaron porque mataba incluso inutilmente, Bagarella respondía: “Tú no entienes: mis víctimas quieren ser matadas, porque ésta es la voluntad de Dios”. Y ahora hablemos de Occidente. Durante la guerra en Afganistán y en Irak, nuestro presidente de los Estados Unidos George W. Bush –digo nuestro, porque Italia es una colonia de América- declaró que todas las mañanas, en el Estudio Oval de la Casa Blanca, se arrodillaba y rezaba a Dios, y pretendía que sus colaboradores hicieran lo mismo. Hoy como entonces, Dios es el inspirador de la política mundial de los Estados Unidos.

Yo he hecho al Cielo la misma pregunta que ahora tú me haces a mi. Lamentablemente los poderosos tienen una visión de Dios que la religión les ha inculcado durante siglos. No creen para nada que terminarán mal: están convencidos de que tienen una misión en el mundo y todo el mal que hacen, lo están haciendo al servicio de Dios. “In God we trust” (Confíamos en Dios) es el slogan oficial de los Estados Unidos y está impreso en la parte de atrás de los billetes de un dólar, así como está el ojo de Dios que da a entender su prosperidad como voluntad divina. También Israel se considera el pueblo elegido de Dios y se arroga el derecho de aplastar la cabeza a los palestinos, como los elefantes hacen con las hormigas. Una parte de los árabes piensa igual, en particular los supermillonarios más ricos del planeta. El rey de Arabia Saudita está convencido de que castigar los delitos amputando las extremidades, la horca, la decapitación pública y los latigazos sean voluntad de Alah; así como lo es también negar a las mujeres los derechos civiles y políticos elementales, amputar los genitales o castigar el adulterio con la lapidación pública. Si lo desea Alah creen que sea justo. Una vez que sabes esto puedes comprender el porqué sucede todo esto: vuestro mundo está gobernado por el Anticristo y os hace creer que exista un Dios que, en realidad, no es Dios. Los textos sagrados (Biblia, Corán, Bhagavad Gita y otros) están constelados de guerras, asesinatos, homicidios, violaciones en el nombre de Dios; por ahora dejo a parte las religiones orientales, que para mi son más serias que las nuestras, pero en futuro explicaré más. Después tenemos a un Dios que interviene, que ayuda al pueblo para que se libre de la esclavitud, abre el Mar Rojo y mata a través de las fuerzas de la naturaleza, ante un hecho como este yo siento mucho respeto. También en el Corán se ensalza la violencia y la guerra. Mahoma mismo combate en varias batallas. Es así que el hombre hereda una cultura de Dios equivocada, donde gana el más fuerte, poderoso y que posee más armas. Pero si Dios se alia con los poderosos y los reyes ¿dónde está el Dios de los pobres, de los débiles y de los perseguidos?

El Dios que extermina y hace justicia por medio de las fuerzas de la naturaleza, es justo; pero si lo hace valiéndose de hombres que torturan, violan a las mujeres, a los niños y matan en Su nombre, es un Dios que yo no entiendo: tirano, fascista, dictador. Es el mismo que cuando te conviertes en un hombre de poder, te autoriza a pensar: “Si he llegado a ser el Presidente de los Estados Unidos, el Gobernador del Banco Mundial o el Jefe de la mafia, Dios lo ha querido, así que ésta es mi misión, aunque tenga que matar a tanta gente, precisamente porque están en contra de Dios”. Así que Él para demostrarnos que no hemos entendido nada, no obstante todos los Signos que nos ha dado, hace una obra de arte: el Evangelio, donde Él mismo se encarna y toma forma humana. Si hubiésemos vivido hace dos mil años, nos habríamos esperado un Hijo de Dios que diera fuerza a los ricos, a los hombres del Sinedrín, a los obispos y a los papas; que ignorara a los pobres, a los desgraciados, que se sentara a la mesa con los poderosos y que nos librara del imperio romano. Le habríamos elegido Rey y se habría convertido en el jefe del mundo. Sin embargo, Cristo no es así: es enemigo de los poderosos, ayuda a los pobres, a los marginados, a los enfermos, a los perseguidos, resucita a los muertos, manda sobre las fuerzas de la Naturaleza y se hace enemigo del poder hasta el punto de dejarse matar.

Después dice: “Yo soy Dios, el Hijo de Dios. Miradme, seguidme y haced lo que hago yo”. Para haceros entender que está en contra del poder, se deja matar. Después añade: “Yo puedo destruíros, pero dejo que me maten para demostrar que yo soy el AMOR, no la violencia como tú piensas y has leído en esos malditos textos sagrados”; yo soy un provocador y digo que son malditos. Jesús en el Evangelio destruye todos los textos sagrados, porque Él personifica la instigación a la no violencia. El Evangelio significa recibir bofetadas, amar a quien te odia, apuntar el dedo en contra de los malhechores y creer que el Hijo de Dios, que es siempre Dios, hará justicia en el Juicio Universal. Agrego además: yo no creo en Dios, porque no lo conozco; yo creo en Jesús Cristo, Hijo de Dios. Si Dios y Jesús Cristo se identifican, yo creo en Dios, pero si Dios es separado de Cristo y está en su contra, yo ya no creeré más en Dios. Yo he conocido la Fe y creo en el gran Monarca Universal, porque conozco a Jesús: Él es la Revelación, la novedad absoluta. Vosotros tenéis que seguir a Jesús Cristo, no existe salvación fuera del Señor, no lo digo porque sea fanático, lo demuestro científicamente. Jesús es Aquel que podía destruirnos, eliminarnos y sin embargo dice que le maten, porque el amor resucita, no puede morir ni siquiera si lo desea, mientras el odio muere, se vuelve estéril. Entonces los hombres de poder son siervos de aquel Dios asesino, injusto, fascista; también la Iglesia Católica ha asesinado en Su nombre. El Hijo de Dios se dejó sacrificar y el hombre mata... Sigamos a Cristo, el Camino más rápido para llegar hasta el Padre (Nadie va al Padre sino por mi” (Juan 14, 6). Yo creo en la justicia de Dios a través de las fuerzas de la naturaleza, no en el hombre que empuña la espada y hace justicia por cuenta del Padre. Yo estoy con Cristo, por Cristo y en Cristo.

P: De hecho, los poderosos no creen en Cristo.

G:Los poderosos creen en su Dios, que es el Dios del odio, de la violencia, de la injusticia y creen en él firmemente. Cuando vuelva Jesús, tendrán que recreerse.

P: ¿Cómo regresará Cristo?

G:Con la misma figura, Cuerpo y Espíritu, de hace dos mil años, pero volverá como Juez. Os hago un ejemplo. Es bonito cuando una persona te visita en tu casa y te da alegría, paz, pero no lo es si quienes se presentan son los carabinieri con una citación a juicio; exactamente es lo que Cristo hará con todos nosotros. Si hicimos el bien, sentiremos solo alegría, de lo contrario habrá dolor. Él elegirá a las personas dignas de formar parte del nuevo Reino, no puede repoblarlo con los Totò Riina y sus aliados políticos. Os puedo prometer que no habrá políticos y tampoco bancos: el mundo será gobernado por científicos, teólogos, filósofos y será habitado por personas que lo aman. La política existirá en lo que se refiere al significado griego de la palabra; hoy por desgracia, a nivel mundial, es sinónimo de poder, y hasta en la forma equivale a corrupción. Salvo algunos políticos honrados, moscas blancas verdaderamente, que desempeñan este oficio por misión, incluso sacrificando su propia vida (Pio la Torre, Aldo Moro fueron asesinados porque molestaban).

Eugenio, mi maestro, decía: “La política es una gran prostituta, porque prostituye las mentes de los hombres”. Y tenía razón. Yo no entraré jamás en política; he hecho el milagro de hacerme periodista, me basta y me sobra. Por desgracia también esta categoría, como dice Marco Travaglio, es un gran “slurp”.

P: Si Jesús Cristo ya está en la Tierra ¿significa que solo tiene que manifestarse?

G:Cristo se manifestará ante todos. Es suficiente que lo haga en cualquier punto del planeta, porque hoy estamos dotados de medios tecnológicos muy potentes y todas las televisiones del mundo Le filmarían. Hoy hay muchos trucos, pero Él tiene todos los medios para poder demostrar quién es. Si regresara solo, Le matarían de nuevo, pero nadie osará atacarlo porque será acompañado por los Seres visibles.

P: ¿El Retorno de Cristo coincide con el contacto con las civilizaciones?

G:El Retorno de Cristo coincide con el contacto con los Extraterrestres. Nos darán un signo de su presencia: un contacto extraordinario pero no definitivo, que dejará a todos con la boca abierta, porque ignoran su naturaleza mesiánica. Nosotros, pobres que no cuentan  mucho, lo sabemos, pero no nos escucha nadie. Después volverá Cristo.

P: Escuchando estos discursos, generalmente una persona simple se asusta porque intuye el fuerte cambio que tendrá que adoptar en su vida. ¿Qué consejo darías para superar el impasse inicial del que abraza un camino, más o menos rápìdo, de arrepentimiento? 

G:Yo no puedo impartir órdenes, ni dar consejos, porque el cambio no ocurre con un chasquido de dedos; pero me permito decir que las personas pueden hacerlo sólo si se enamoran de la Vida y del prójimo. Espero que eso ocurra por razones espirituales, que Cristo ilumine su camino y que no sea después de un sufrimiento; mientras se queden cerrados dentro de las paredes de su propia familia, no lo harán nunca y no sabría qué consejos dar. El día en que las personas logren enamorarse de la vida, de su prójimo, luchando por los derechos de quién no tiene voz, empezarán a recorrer el camino, cambiarán por si solas y serán felices. Pero esto no puede ocurrir nunca con la imposición, lo tienes que sentir dentro, por lo tanto espero que todos lo sintáis. 

Un abrazo a todos. 

 “Yo soy la Luz que ilumina el mundo… el Camino, la Verdad y la Vida…” Pero quién es este Dios que, con insistencia, llama a la puerta de nuestro corazón? ¿Por qué nos hace dignos de Su presencia aunque no seamos nada, no contemos, aunque a veces seamos frágiles, débiles, a veces tontos... aunque seamos pecadores, cometemos errores y a menudo repetimos las mismas equivocaciones? ¿Quién? ¿Quién es este Dios que cree en nosotros más que nosotros mismos, que nos quiere fuertes y listos para luchar por la paz y la libertad, contra todo tipo de injusticia? ¿Qué nos anima a ser mejores, íntegros, a vivir el Evangelio sin hipocresías y sin compromisos? 

Es el amor más grande, la instigación a la no violencia, que no conoce odio, ninguna guerra; el Sol que ilumina el camino, que da calor a lo bueno y a lo malo, que nos quiere también cuando somos arrogantes, cuando dudamos, aunque no Le queramos. 

Es aquel Dios que todavía muere y resucita ante nuestros ojos, que da la vida por Sus amigos, por los que Le siguen, por los que Le creen; que consuela nuestros espíritus con la existencia de infinitos mundos, que nos hace reír y alegrarnos, que llora, sufre junto a nosotros y luego seca nuestras lágrimas.... Es aquel Dios que está a punto de volver, que insiste: "¡Estad unidos!... ¡Estad unidos!... Amaos como yo os he amado!", un Amor infinitamente grande porque merece la pena de vivir y morir cada día, para siempre. 

Con amor, 

Sandra De Marco
3 de Julio 2016
S. Giovanni di Polcenigo

 

GesunonabbiatePor Sandra De Marco

“¿Por qué teméis, hombres de poca fe?” (Mt 8, 26).

El miedo es el verdadero antónimo del amor. Es tremendo, excava lentamente y se lleva el alma. Impulsa al hombre a atrincherarse detrás de miles de medidas de seguridad para no afrontar el riesgo, hasta convertirlas en su dios personal.
¿Si el amor verdadero es entregarse incondicionalmente, cómo puede verse obstaculizado por miedo a perder algo? Amar es arriesgarse. Y quienes no se arriesgan no viven, jamás podrán saborear el gusto de soñar, de aprender, de crecer, de realizar grandes obras. Quienes no arriesgan no aman y quienes no aman han perdido su libertad, el regalo más grande, en lo absoluto, que Dios ha hecho a todas las criaturas del Universo.